Revista Cambio
Cultura · Economía · Política · Periodismo inspirado en ti Viernes 29 de Mayo 2020

Luzbel desata el armagedon en Azcapotzalco

17 de Febrero 2020
CULTURA
CULTURA

Por Cristóbal Torres

*La escena capitalina de heavy metal se presentó ante aproximadamente medio millar de personas

México, 17 de febrero (Notimex).— La banda Luzbel realizó su primera presentación del año en Ciudad de México en Azcapotzalco, en el marco de la segunda edición del Armageddon Fest; el cartel reunió también a otras agrupaciones de Diamante Rojo, Tritton, Tonath Zonalli y Almas Militares, convirtiéndose en una interesante mirada a lo que la escena ofrece actualmente.

      Las acciones iniciaron desde muy temprano, aproximadamente a las 15:00 horas del 15 de febrero, horario poco común para este tipo de eventos; el intento por respetar el horario anunciado en los carteles dio resultado pues para las 18:00 horas el público ya era cuantioso. Entre asistentes e invitados la audiencia logró alcanzar casi medio millar de personas, una muy buena entrada para un evento de esta índole.

      Aunque Luzbel era el platillo principal dentro de las revelaciones más interesantes estuvo la participación de Devilbite, una banda de heavy que sorprendió a propios y extraños con un estilo directo y bien balanceado; el sonido del recinto jugó a su favor llevándose las palmas del respetable. Trtitton fue la siguiente agrupación en subir a la tarima, haciendo gala de un acoplado muy aventajado que logró conectar de inmediato con personas que nunca los habían visto en vivo y terminaron vitoreando; su repertorio de canciones emanó de sus dos únicas producciones, evidenciando que hace falta nuevo material.

      En un cambio de último momento, Garrobos subió al escenario antes que Diamante Rojo, pese a que las jerarquías sugerían un orden a la inversa; debido a que tenían que viajar a Puebla, la banda de punk hizo lo suyo, convocando tanto a fanáticos propios como a los que también esperaban a Luzbel. “Esto se trata de que apoyen a sus bandas, sin hablar mal de las que no les gustan”, dijo Miguel Ángel “Lagarto Garrobo”, en un diplomático mensaje de buena voluntad que fue bien recibido por los escuchas.

      Enseguida, Diamante Rojo subió al escenario con mucha expectativa. Garrisan, su vocalista, es una de las mejores voces del heavy mexicano, una de tantas joyas perdidas en el subterráneo. Su actuación no desmereció ni un segundo, piezas como “Infierno y gloria” o “Nueva esperanza”, fueron interpretadas en su tonalidad original dejando escuchar su increíble timbre; aunque el resto de la banda no carecía de presencia escénica, el saturado audio impidió escuchar con precisión el resto de los instrumentos.

      Cuando Luzbel finalmente salió al escenario, sorpresivamente había menos personas que horas antes; sin embargo, ninguna estaba dispersa, casi todos aguardaban a los pies de la tarima. Fieles a su estilo, iniciaron con “Pasaporte al infierno” sin que eso significara un recorrido por puros clásicos, ya que interpretaron su último EP: Retorno a la oscuridad, de forma íntegra sin que eso apagara a la gente, demostrando la importancia no sólo de seguir componiendo nueva música sino de saberla introducir a los oídos de los fanáticos. Con el tiempo justo, la agrupación se despidió con “El Loco”, dando fin a un concierto que demostró la buena salud de la que goza la escena heavy capitalina.

NTX/CTM/AFG

Recientes