Revista Cambio
Cultura · Economía · Política · Periodismo inspirado en ti Domingo 23 de Febrero 2020

Emmanuel y Mijares, dos gallos musicales en palenque

26 de Enero 2020
ENTRETENIMIENTO
ENTRETENIMIENTO

*Entre copa y copa, bellas señoras y puros soldados del amor

Por Oscar Dávalos Becerril

León, Guanajuato, 26 Ene (Notimex).- Los conciertos de los cantantes Emmanuel y Mijares, se regodean en las canciones que éstos dos emblématicos de los 80 y 90, han impulsado con sabia sed de nostalgia de un público que los sigue, canta sus canciones, y ahora los aplaude en el proyecto de andar los escenarios juntos, compartiendo el aplauso.

En una Feria de León 2020, abarrotada de paseantes, que se forman en los puestos de comida, o llegaron desde cuatro horas antes para ver a la banda Cuisillos, el foro del Palenque, una cúpula que puede albergar hasta a siete mil personas, es el recinto donde se da vuelo el público que puede pagar hasta dos o tres mil pesos por ver a, entre otros, Pepe Agular, Ángeles Azules, Bronco o Gloria Trevi.

Con Emmanuel y Mijares, los boletos se agotaron rapidamente. Anunciado para arrancar a las once de la noche, el concierto espera a que se jueguen las dos últimas tandas del bingo; el juego de números que levanta gritos, mientras el anunciador oficial anuncia el 7, el 14, el 13. Y ahí van las pelotas de tenís que sirven como fieles mensajeros, que unas expertas lanzadoras hacen llegar a los apostadores.

Se acabó, grita el trajeado del micrófono y se apagan las luces. “Al fin”, dice una señora, que aguanta parada todo el concierto, sin dejar de corear las canciones. Aparecen los íconos de lo romántico, Emmanuel con un saco dorado, plateado, rosa; un modelo sicodélico que marida con unos zapatos brillosos, justo para lucir en el baile de antaño. Y Mijares, más rocanrolero, encontró en una chamarra negra el atavío para arrancar los alaridos.

Y se arma el alboroto con un popurrí de los temas clásicos. Bella señora encuentra en la combinación de voces el equilibrio con el coro de más de seis mil almas que, entre trago y trago, acompañan cada frase, como si de su vida se tratara. Como también se entonaron con Soldado del Amor, o, ya casi para cerrar, con la gente de pie, lo mejor que se pueda Toda la vida.

En el escenario donde todavía se dan las pólémicas peleas de gallos, corazón de las apuestas, Emmanuel y Mijares, hacen el mismo ritual que las aves antes de la pelea, bailan, se tocan, saltan, pero ellos nunca se picotean. Si a caso, se pelean un pedazo de público, que lo mismo se entusiasma con el ronco moldeo de Mijares cuando canta No se murió el amor, o Para amarnos más.

Emmanuel sabe que a la fanaticada le gusta su pasito de baile. Y le da gusto a la grada con la música de La chica de humo. Y va más allá con Detenedla ya. Los dos gallos de la música romántica, colmillos afilados por los años en los escenarios, saben que el público de un palenque se mueve en otras arenas, diferentes a las del Auditorio Nacional. Acá, en los terrenos de las “navajas de pulgada”, no importa que el sonido retumbe, o que nose entiendan las letras. El pequeño rodeo está preparadora cantar, jugar, bailar y reparar la sed, entre canción y canción.

-Fin de nota-

NTX/ODB/URE

Recientes