Revista Cambio
Cultura · Economía · Política · Periodismo inspirado en ti Martes 26 de Octubre 2021

Ecos indígenas

25 de Febrero 2018
No disponible
No disponible

A través de un smartphone en algún lugar del mundo, un migrante mexicano emite una nostálgica sonrisa mientras escucha cómo el sonido de la banda de viento comienza a expresar sus primeros sonidos, al tiempo que una voz grave en lengua zapoteca, invita a los radioescuchas a no dejar de sintonizar la emisora.

Gracias a la plataforma digital “Ecos indígenas. La voz de la diversidad”, de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), miles de connacionales alrededor del orbe pueden reencontrarse con su tierra al escuchar la música de sus pueblos y las voces cálidas que, en su lengua materna, les platican los acontecimientos de estos.

El subdirector del Sistema de Radiodifusoras Culturales Indigenistas de la CDI, Jesús Astorga, señala que esta iniciativa, que aglutina a 21 emisoras localizadas en 16 estados del país, nació en 2008 con el objetivo de conectar a la población migrante con sus comunidades así como de preservar y difundir 36 lenguas maternas.

“Ecos indígenas. La voz de la diversidad” es una plataforma digital que cuenta con aplicaciones para dispositivos móviles con sistemas Android y Apple, desde los cuales los migrantes y el público en general pueden sintonizar las estaciones de radio indígena en un smartphone, PC, tablet o laptop.

En cuanto al contenido de los programas radiofónicos que se emiten en lenguas maternas como el maya, náhuatl, yaqui, mazateco, zapoteca, mixe, triqui, entre otras, Astorga destaca que estos se centran principalmente en las tradiciones y costumbres de los pueblos, sin olvidar, por supuesto, la música “la columna vertebral de cualquier radiodifusora”.

Es precisamente gracias a este contenido transmitido en lenguas maternas, que los migrantes mexicanos, radicados principalmente en ciudades estadounidenses como Nueva York, Florida, Los Ángeles y Washington, e inclusive en países como Japón y Noruega, se sienten nuevamente en su tierra.

Notimex

Recientes