El nuevo avión de Boeing se convierte en un dolor de cabeza

16 de Marzo 2019

Foto Revista Cambio

WASHINGTON (AP) — Se suponía que la versión más moderna del avión de Boeing con más ventas en la historia le daría un fuerte impulso a las finanzas de la compañía durante años.

Sin embargo, en lugar de ello se ha transformado en su mayor dolor de cabeza, con más de 40 países _incluido Estados Unidos, que había sido uno de los últimos en aceptarlo_ ordenando mantener en tierra al 737 Max 8 tras un segundo choque fatal que demostró ser la gota que derramó el vaso.

La Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA por sus siglas en inglés) emitió el miércoles una orden de emergencia para que los 737 se quedaran en las pistas después de negarse a hacerlo en los días que siguieron al desplome de un Max 8 operado por Ethiopian Airlines, lo que dejó 157 muertos.

Según la FAA, lo que le hizo cambiar de opinión fue nueva información mejorada de rastreo satelital y evidencia física en el terreno que vinculó los movimientos del jet etíope con los del vuelo de Lion Air de Indonesia que se desplomó en octubre en el mar de Java con 189 personas a bordo.

“Esa evidencia orienta el vuelo etíope más cerca del de Lion Air”, dijo Daniel Elwell, administrador interino de la FAA.

Representantes de Lion Air han dicho que los sensores de su avión proporcionaron información errónea sobre sus últimos cuatro vuelos, lo que activó la orden automática de inclinar la trompa de la aeronave hacia abajo, que los pilotos del último vuelo no pudieron cancelar.

La FAA se encontraba bajo intensa presión para que ordenara mantener los aviones en tierra, y se resistió incluso después de que Canadá se unió el miércoles a más de 40 países, incluidos la Unión Europea y China, en prohibir que el Max surque los aires, con lo que Estados Unidos se quedó prácticamente solo.

La agencia, que se enorgullece en tomar decisiones con base en datos, había sostenido que no había nada que mostrara que los jets de Boeing fueran inseguros, y los vuelos continuaron.

Pero el presidente Donald Trump, que anunció la orden de mantenerlos en tierra, fue informado el miércoles de nuevos hallazgos en una sesión con Elwell y Elaine Chao, la secretaria de Transporte, y ellos determinaron que los aviones no debían volar, indicó la Casa Blanca. Posteriormente Trump habló con el director general de Boeing, Dennis Muilenberg, y la compañía estuvo de acuerdo.

“A fin de cuentas, es una decisión que tiene todo el respaldo de la secretaria, del presidente y de la FAA como agencia”, señaló Elwell.

Aunque los primeros datos de rastreo satelital mostraron similitudes entre la trayectoria de vuelo del jet etíope y del de Lion Air, Elwell dijo que la FAA se mostró escéptica de las imágenes de baja resolución. Los datos mostraban movimientos que no correspondían con la forma en que los aviones vuelan, agregó.

Boeing, la empresa de supervisión del tráfico aéreo mundial Aireon, y la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos lograron realzar los datos iniciales el miércoles y hacerlos más precisos “para crear una descripción del vuelo que lo hizo suficientemente similar al de Lion Air”, indicó Elwell.

No quiso dar detalles sobre la evidencia hallada en el terreno, argumentando que la FAA es una de las partes en la investigación en curso.

Estados Unidos también ordenó mantener en tierra una versión de mayor tamaño del avión, el Max 9.

Las grabadoras de datos y de voz del avión etíope iban a ser enviadas a Francia el miércoles para su análisis, agregó Elwell. Algunos expertos de aviación han advertido que hallar respuestas sobre las causas del choque, en el que murieron 157 personas, podría llevarse meses.

Boeing emitió un comunicado en el que dijo que respalda la decisión de la FAA, aunque “continúa teniendo una confianza total” en la seguridad de los aviones. También indicó que había recomendado suspender los vuelos de la flotilla Max tras consultas con el gobierno.

La decisión de mantener a las aeronaves en tierra tendrá un impacto financiero de largo alcance sobre Boeing, cuando menos en el corto plazo, dijo John Cox, piloto veterano y director general de la empresa Safety Operating Systems.

Además de los que se ordenó mantener en tierra, hay más de 4.600 Boeing 737 Max 8 que aún no han sido entregados a las aerolíneas.

A pesar de todo, Boeing se recuperará, porque los aviones suelen volar hasta 40 años, y cualquier corrección que se requiera será efectuada rápidamente, agregó.

Tewolde Gebremariam, director general de Ethiopian Airlines, dijo que sus pilotos habían recibido entrenamiento especial sobre cómo manejar el software del Max contra la pérdida de sustentación aerodinámica que podía hacer que la trompa de la nave se inclinara hacia abajo.

“Además de los entrenamientos básicos proporcionados para los tipos de aeronaves 737, se otorgó un entrenamiento adicional para la versión Max”, les dijo Tewolde a los reporteros. “Después del choque de Lion Air, se plantearon interrogantes, por lo que Boeing envió instrucciones adicionales que dijo debían conocer sus pilotos”.

___

Krisher informó desde Detroit y Gillies desde Toronto. El videoperiodista de The Associated Press, Manuel Valdes, y los periodistas Elias Meseret y Yidnek Kirubel en Hejere, Etiopía, y Cathy Bussewitz y Alexandra Olson, en Nueva York, contribuyeron a este despacho.

COMENTARIOS


FACEBOOK

MÁS POPULARES


MÁS HISTORIAS



Capital Media
Capital Coahuila
Capital Hidalgo
Capital Querétaro
Capital Michoacán
Capital Edo. de Méx.
Capital Oaxaca
Capital Puebla
Capital Quintana Roo
Capital Morelos
Capital Jalisco
Capital Veracruz
Capital México
Capital Mujer
Reporte Índigo
Estadio Deportes
The News
Efekto
Green TV
Radio Capital
PirataFM
Capital Máxima
Capital FM


CAMBIO

es una marca registrada de Capital Media

Dirección: Montes Urales No. 425 Col. Lomas de Chapultepec México, Distrito Federal, C.P. 11000 Teléfono: (55) 30 99 3000

NEWSLETTER

* Campos requeridos