Revista Cambio
Cultura · Economía · Política · Periodismo inspirado en ti Lunes 20 de Enero 2020

Frenaron explotación de la Presa Madín con demanda de Acción Colectiva

13 de Enero 2020
Feed-ntx-mundo
Feed-ntx-mundo

*Los niveles de polución representaban un grave riesgo para el ecosistema

Tlalnepantla, 13 Ene (Notimex).- Mediante la figura legal de la Acción Colectiva, los abogados Miguel Esteban Miramontes Lira, Eduardo Espinosa Medel y Yésica Cristóbal Gutiérrez, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), frenaron la explotación de la Presa Madín, que por su grado de contaminación representaba un riesgo para la salud.

Al considerar que dos de los temas más importantes a nivel mundial son el cambio climático y el calentamiento global y que cada país, región, estado, localidad o individuo debe hacer lo necesario para solucionar los problemas que generan, la División de Ciencias Sociales y Humanidades, del Departamento de Derecho de la Universidad Autónoma Metropolitana, presentó el caso específico de contaminación de la represa y de las acciones que resolvieron el asunto.

La presa -ubicada en el río Tlalnepantla, en el Estado de México- regula caudales y abastece de agua a los municipios de Atizapán y Naucalpan, principalmente; originalmente tenía gran cantidad de flora y fauna y era una zona receptora de aves migratorias.

Estudios realizados por especialistas del Instituto Politécnico Nacional (IPN), de la UNAM y de la Universidad de Barcelona, España, demostraron una gran cantidad de contaminantes provenientes de descargas domésticas, industriales, agrícolas y ganaderas que iban directo a la presa, entre los que destacaron agentes químicos y biológicos, metales, hidrocarburos, plásticos y otros, que impactan directamente en la salud.

Esa polución provocó la transformación del ecosistema, menoscabó la calidad del recurso hídrico usado para consumo humano, dañó la salud de los organismos, provocó pérdidas en la biodiversidad acuática, de mamíferos y aves, e invasión de fauna nociva.

Por otro lado, la excesiva creación de desarrollos inmobiliarios implicó cambios en el uso de suelo, reducción de áreas protegidas, mayor densidad de población, sobreexplotación del acuífero y aumento de la deforestación.

El agua contenía altos niveles de metales como aluminio, fierro y mercurio, además de contaminantes emergentes como diclofenaco, ibuprofeno y naproxeno, entre otros, lo cual disminuyó la cantidad de peces por estrés oxidativo, malformaciones congénitas, retraso en el desarrollo, daño material genético y muerte celular en los tejidos de la carpa común, propia de la zona.

De igual forma, las aves residentes y migratorias enfrentaron amenazas como la modificación de su entorno a causa de la deforestación y la contaminación. Estas aves son piezas clave para el funcionamiento del ecosistema, al ser polinizadoras de plantas y controladoras biológicas de plagas.

Por otra parte, los investigadores detectaron que la degradación ambiental tuvo un impacto considerable sobre la salud humana, al haber menor cantidad y calidad de agua, independientemente de que la exposición a contaminantes puede afectar la salud, ya que muchos elementos han sido ligados a enfermedades como diabetes, Alzheimer, mal de Parkinson y cáncer, entre otras.

La División de Ciencias Sociales y Humanidades de la UAM mencionó que es prioritario realizar campañas de reforestación y limpieza; impulsar la educación ambiental que fomente el consumo responsable; promover la preservación e incremento de áreas verdes; impedir el cambio de uso de suelo y apoyar las demandas ciudadanas.

Recordó que en 2010, las acciones comunales surgieron para dar acceso a la justicia mediante la figura de la Acción Colectiva, un mecanismo legal en el que una persona física, un grupo, una organización civil o una autoridad puede demandar la reparación del daño.

A través de un solo procedimiento se pueden resolver cuestiones de derechos difusos, colectivos o individuales, y este procedimiento se ha utilizado, básicamente, en el sector ambiental. En este caso específico, finalizó, la reparación del daño corresponde a intereses tanto individuales como colectivos y la Acción Colectiva se dirige en contra de la autoridad y de particulares.

-Fin de nota-

NTX/MADA

Recientes