Revista Cambio
Cultura · Economía · Política · Periodismo inspirado en ti Jueves 02 de Julio 2020

Polonia: renuncia jefe de fundación contra abusos del clero

02 de Junio 2019
AP Photo, Marek Lisicki, Agata Diduszko-Zyglewska, Joanna Scheuring-Wielgus,En esta imagen de archivo, tomada el 8 de octubre de 2018, el presidente de la fundación polaca
AP Photo, Marek Lisicki, Agata Diduszko-Zyglewska, Joanna Scheuring-Wielgus,En esta imagen de archivo, tomada el 8 de octubre de 2018, el presidente de la fundación polaca "No tengas miedo", que representa a víctimas de sacerdotes pedófilos, Marek Lisinski (izquierda), con las activistas Agata Diduszko-Zyglewska (centro) y la legisladora opositora Joanna Scheuring-Wielgus, durante una reunión para pedir castigos más duros para los agresores, en el parlamento de Varsovia, en Polonia. (AP Foto/Czarek Sokolowski, archivo)

VARSOVIA, Polonia (AP) — El fundador y presidente de una organización polaca dedicada ayudar a las víctimas de sacerdotes pedófilos renunció el jueves luego de la publicación de acusaciones de que habría intentado extorsionar dinero a una víctima y pidió una compensación económica a los productores de un documental sobre abusos sexuales.

La fundación “No tengas miedo” dijo que el presidente de su junta, Marek Lisinski, dimitió y que se abrió una auditoria interna sobre las acusaciones reportadas el jueves por el diario Gazeta Wyborcza.

La auditoría también revisará si los actos de Lisinski a título personal afectaron a las finanzas y a la actividad de la fundación, explicó el organismo en un comunicado en su cibersitio.

El papa Francisco besó la mano de Lisinski durante una reunión con víctimas de abusos celebrada en febrero en el Vaticano. El activista formaba parte de un grupo que entregó al pontífice un informe sobre abusos sexuales a menores cometidos por sacerdotes en Polonia.

Una víctima de un cura pedófilo contó que ofreció una suma de dinero a Lisinski y le prestó otra cantidad luego de que él le dijese que padecía cáncer de páncreas, dijo Gazeta Wyborcza en su reporte. La mujer, que se identificó solo como Katarzyna, de 29 años, fue secuestrada y sufrió abusos de un sacerdote cuando tenía 13 años. Un tribunal polaco halló culpable al religioso y el año pasado decretó que la Iglesia católica obligase al cura a indemnizarla por daños.

La renuncia se produjo en un momento en el que el país, de mayoría católica, ha empezado a reconocer el problema de los abusos sexuales cometidos por el clero.

Lisinski, que también es un sobreviviente de este tipo de abusos, jugó un papel clave para forzar a la población a enfrentar el problema con la creación de la fundación hace cinco años.

Prometió que seguirá trabajando para ayudar a las víctimas.

Recientes