Mundo

¿Sabemos viajar?

Mucha gente sueña con recorrer el mundo, pero cree que se trata sólo de hacer check in en el mayor número de países posible. Lo que parecen olvidar es que viajar significa escuchar y entender a las personas que lo habitan

por Revista Cambio

07 de Enero 2018

Foto Revista Cambio

POR STEPHANIE MONTERO Y VÍCTOR OLIVARES

¿ Por qué viajamos? Probablemente por esa curiosidad casi pulsional que nos despierta el otro, por enfrentarnos y medirnos con otras culturas, por la necesidad de la mirada de saturarse de otros paisajes, por el impulso humano de vivir aventuras, o por la necesidad de los sentidos de oler, tocar y probar nuevas texturas y sabores.

Sin embargo, existe un proceso durante los viajes que pasa inadvertido aunque también es parte infalible de esta realidad: en los viajes podemos ser nosotros y quitarnos las máscaras que usamos en nuestros círculos de interacción inmediata (familia, trabajo, amigos) y entonces, por unos días, no tenemos que actuar conforme a las normas de la sociedad en que vivimos.

Es así que viajar puede fácilmente convertirse en una especie de vicio lúdico –si tal cosa es permitida–, ya que nos da la posibilidad de ser desde lo más esencial y transparente de nosotros frente a otros que nos resultan desconocidos e igualmente transparentes, y que nos invitan a descubrirlos en esa pureza que sólo otorga esa otredad que nos es completamente ajena.

Pese a esta posibilidad saturada de contrastes y experiencias, en los tiempos de las redes sociales como Instagram, Facebook y Snapchat, los viajes se han vuelto una ansiosa acumulación de imágenes que se repiten infinitamente en selfies y labios sensuales que apuntan hacia la cámara con los mismos paisajes de fondo, en el que únicamente cambia el protagonista de la imagen que apenas miramos.

En estos días, las personas comparten la ansiedad por acumular fotos de lugares turísticos –saturados de gente que hace fila para tomar la misma imagen– que pierden valor e interés cuando hacemos clic desde el celular a fin de coleccionar una instantánea que probablemente ni siquiera volveremos a ver en ese carrete digital que nos permite acumular miles de imágenes que pasarán al olvido de inmediato, lo que nos hace cuestionar si vivimos una desvalorización de la imagen ante la facilidad con la que la reproducimos, a diferencia de la selectividad obligada del rollo fotográfico, en el que el viajero primero observaba y después escogía los mejores spots.

Corren tiempos en que los turistas viven su experiencia pegados a una pantalla que jamás será tan grande para abarcar lo que los ojos pueden mirar y que obstaculiza la riqueza del contacto con el otro y la comprensión de una realidad ajena a la nuestra, haciendo que esta pase de largo en la mayoría de este tipo de circunstancias.

La acumulación –ese concepto tan propio de la cultura de consumo– no es ajena a los viajes y a la manera en que la gente promedio los planea, y es que existe una tendencia a querer “comerse el mundo”, lo que lleva a itinerarios extenuantes mediante los cuales se visitan varios países a costa de vivir en terminales aéreas, pasar horas arriba de una Van para llegar a visitar los “sitios de interés” por apenas algunos minutos, tomarse selfies y partir de vuelta a algún aeropuerto con el propósito de abordar un viaje a deshoras y visitar otro lugar bajo esta misma modalidad que impide al viajero compenetrarse realmente con el lugar que visita.

Así, el contacto se vuelve efímero e incapaz de hacernos salir de la zona de confort (o disconfort normalizado) que implica introducirse en otras realidades. Estas opciones que pululan en las agencias de viajes sólo darán la posibilidad de comprar souvenirs provenientes de China en locales acondicionados para turistas, pagar costos elevados en regiones que si nos tomáramos más tiempo en conocer, podrían darnos experiencias únicas a precios locales. Viajar como un turista sólo se reduce a palomear el mapamundi de los lugares que se visitan con la finalidad de generar un estatus ficticio con nuestros conocidos (una máscara más), dejándonos una experiencia hueca y poco gratificante.

Viajar de verdad significa entender, y para lograrlo no sólo se requiere mirar sino también escuchar –y escuchar lleva tiempo–, por lo que nuestras experiencias personales en los viajes que hemos realizado nos han dejado una máxima infalible: es mejor pasar más tiempo en un lugar para realmente entender a las personas que lo habitan, el por qué de sus costumbres, de su comida, de su moneda, de su forma de ser y ver el mundo, sus modos de sentarse a la mesa, de sus peculiaridades físicas y de pensamiento, de sus monumentos y de sus huellas históricas, de sus gobiernos, de sus problemas sociales y cómo los enfrentan, de cómo sonríen, se enojan, lloran, y de cómo resuelven sus diferencias.

Para que esto sea posible habrá que evitar los grandes resorts, los tours exprés que apresuran al turista y le impiden respirar lo local, decir no –aunque implique voluntad de monje– a las grandes cadenas de comida rápida que no sólo han cambiado el paisaje de barrios locales, sino que han destruido la dieta de países gastronómicamente ricos como México, pero sobre todo, habrá que ser tolerantes ante aquello que se estrella con nuestra manera de concebir las cosas e intentar comprender aquello que nos resulta contradictorio antes de condenarlo al prejuicio o la soberbia de sentirnos parte de algo mejor.

Salir de ese pequeño mundo personal que erróneamente consideramos debe regir al universo entero nos hace analizarnos como seres humanos desde una posición menos rigorista, comprender nuestra realidad de otra forma –muchas veces más clara– y descubrir que “aquellas pequeñas cosas” que hemos normalizado y naturalizado –como la violencia o sentirnos inseguros al caminar por la calle a cualquier hora– no son  normales y que es posible cambiarlas. Hemos aprendido que los viajes también permiten crear conciencia social y hasta política, ya que a veces es necesario ocupar el espacio del otro con el propósito de despertar y comprender que exigir derechos básicos como vivir en un ambiente seguro y sano no es algo que deba esperar hasta finales de sexenios.

Para hacer de la experiencia algo redondo, hay que buscar alojarse en casas de locales, que además de ser excelentes opciones en precio, nos permite ser partícipes de sus rutinas y sus maneras de disponer de sus espacios, de compartir charlas espontáneas y conocer a sus familias, sus historias y su linaje. Sólo así podremos acercarnos a intentar entender su lenguaje o sus frases de cortesía y practicarlas frente a ellos como gesto de agradecimiento. Generalmente quienes abren las puertas de sus casas a las personas que deciden adentrarse en estas otredades son voces expertas en dar las mejores recomendaciones de lugares que no aparecen en ninguna guía turística por sofisticada que sea, y al final del viaje, uno no deja un alojamiento, sino un hogar y a veces una familia.

Ser un verdadero viajero es atreverse a trasladarse (y a veces perderse en el trayecto) en el transporte público que usa la población en general. El metro, los camiones, los trenes, los bicitaxis, los mototaxis (verdaderos kamikazes en Tailandia, por ejemplo, o esas extrañas adaptaciones llamadas “tuk tuk” del país asiático) nos permiten empaparnos del ritmo de vida local y nos ahorran muchos pesos de los taxistas cazaturistas. Caminar es otra manera eficiente de adentrarse en los lugares que probablemente uno nunca pisará arriba de un taxi o un tour guiado.

Usar el transporte público también nos obliga a agilizar nuestra mente con la finalidad de buscar soluciones –no es lo mismo el sistema para pedir un boleto en el Metro de la Ciudad de México que en Tokyo o en Bangkok–, lo que nos obliga a interactuar con otras personas con el objetivo de preguntar por direcciones, transbordos o tiempos de traslado, en una dinámica en la que quitarse la pena o la absurda resistencia a abordar a las personas es clave para dar el siguiente paso que nos hará sentir cada vez más integrados a una sociedad ajena, a una cultura que nos apropiaremos poco a poco, a un lenguaje que comienza a no ser tan complicado de entender. Ser local en tierra desconocida es una de las experiencias más liberadoras que existen para el ser humano.

Este tipo de contactos también enriquecen aspectos relacionados con nuestra conciencia del mundo, los problemas ambientales que vivimos y cómo cada sociedad busca plantear soluciones específicas –unas con más éxito que otras–, de las diferencias que nos imponemos entre países, de las contradicciones atraviesan regímenes de gobierno, religiones y sociedades, hasta la manera en que trazamos nuestras ciudades y calles, o en cómo preparamos un alimento que jamás pensamos podría combinarse de otra manera, y entonces descubrimos algo completamente nuevo y diferente.

Viajar con los ojos y la mente abierta es una experiencia de vida que genera procesos internos de conciencia en los que el sujeto comienza a cuestionar prejuicios y tabúes que suelen llegarnos de la familia y nuestra sociedad que terminan fortalecidos en los medios de comunicación y la mercadotecnia, que buscan establecer una realidad general aplastando las expresiones individuales. Cuando comprendemos esto, la mente despierta y comienza a generar nuevas ideas, a elaborar relaciones y comparaciones que derivan en nuevas estructuras de pensamiento. Una libreta –y un buen libro– es imprescindible en un viaje de estas características, ya que ahí podemos plasmar todo aquello que observamos, sentimos y pensamos al estar inmersos en esa otredad.

La tecnología como facilitadora es una herramienta excepcional que (con un poco de nuestro tiempo para investigar) nos permite encontrar rutas turísticas amigables con el ambiente que permitan conocer un espacio de manera auténtica, buscar rutas con el propósito de llegar a los lugares donde comen los locales (mercados, fondas, puestos de comida) para atrevernos a probar la gastronomía local y todas las excentricidades que uno encuentra en rincones insospechados. Como mexicanos, el estómago nos permite este lujo que puede darnos gratas sorpresas, y si se extraña el picante, siempre habrá espacio en la maleta donde quepa un par de latas de chiles.

Ejemplo de toda esta variedad de posibilidades para interactuar y descubrir es Tailandia, ese país asiático en el que está basado este relato y donde los coautores de este artículo decidimos pasar nuestro viaje de bodas. Pese a que pudimos haber desplegado banderas hacia países que atraen desde el nombre, como Cambodia, Birmania, Vietnam y Laos, optamos por quedarnos en el país de los elefantes y el pad thai y únicamente hacer una pequeña escala en Tokyo –una ciudad que funciona como relojería suiza– que nos permitió visitar lugares como el emblemático cruce peatonal de Sibuya y la estatua del entrañable perro Hachiko usando su eficiente transporte público en cuestión de pocas horas.

Así, decidimos adentrarnos por completo en una cultura fascinante (la tailandesa) donde descubrimos una monarquía omnipresente en la vida de la gente, fastuosos monumentos en torno a buda que contradicen la esencia misma de una religión que apela a la vida sencilla y sin ataduras materiales, a monjes en las calles que pueden ser vistos como vividores de un sistema religioso en el que la sociedad regala el sustento del día a estos predicadores que, en muchos casos, han encontrado bajos sus túnicas naranjas la manera de abandonar condiciones de pobreza extrema.

¿Por qué decidimos viajar a lugares como Tailandia? Quizá de entrada no lo sabemos exactamente. Exuberancia, aventura, elefantes, pad thai y aguas cristalinas son quizá las primeras imágenes que vienen a la mente cuando esta idea se inserta en la cabeza y comienza a crecer, sin más, como virus que se propaga en un software. Ya tocará a cada quien escoger su propio viaje y su propia experiencia personal a vivir. 

COMENTARIOS


FACEBOOK

MÁS POPULARES


MÁS HISTORIAS


Amantes del teatro

Con una nueva sede y más de 40 puestas en escena, que abordan des...


#EsDiscriminación

Acéptalo, tienes un yo discriminatorio bien arraigado en el subco...


Luther King: el hombre que puso a soñar al mundo

Decir que fue uno de los mayores defensores de los derechos civil...


“No le deseo sentir a nadie un desprecio por su color de pie...

Uno de los miedos más presentes que puede tener una persona inmig...


Otros mundos simbólicos posibles para Palestina

Las y los jóvenes de Palestina se informan y comunican entre sí,...


Jazz: la banda sonora de la integración

Muchos músicos usan su talento y su arte como medios para expresa...


CLIMAX

Gaspar Noé nos presenta un viaje alucinante, incómodo, perturbado...


Tecnología para la paz

El área de oportunidad para utilizar la tecnología con el fin de ...


Memoria de mi infancia

Para escribir El nervio principal, Daniel Saldaña París recurrió ...


Un ritmo multi-cultural

Surgió en Jamaica, pero la música, como las personas, viaja por t...


El paraíso de las ratas

Para Luigi Amara era importante plasmar una historia que hablara ...


Un voto para los juguetes tradicionales

Olvídate de juegos electrónicos costosos y aparatos digitales. Es...


Realidad virtual al estilo Zaha Hadid

El Museo Universitario de Arte Contemporáneo presenta una origina...


Somos una amenaza

Existen más de 200 000 reservas naturales alrededor del mundo –ju...


El parque de la esquina

¿Cuándo fue la última vez que visitaste un parque? Con el paso de...


El arte también es cosa de juego

En este paraíso de los coleccionistas cada juguete y artículo exh...


Recorre el mundo, conoce sus parques

Si lo tuyo es la naturaleza, grandes paisajes, bosques y montañas...


Quiero ser surfista

De niño no medía el peligro: qué importaba jugar con el agua trat...


Mi parque ideal

Los parques de diversiones forman parte de los recuerdos más feli...


Un personaje a la medida

Joaquín Cosío explora en Belzebuth un terreno poco explorado y di...


Lo más esperado en la gran pantalla este 2019

No es sorpresa, 2019 será nodal para Marvel y su cine. Todo indic...


Lo mejor está por venir

El 2018 fue un año lleno de trabajo para Manolo Caro: dirigió la ...


De baño en baño

No es la primera vez que Por Piedad Teatro monta Los baños, del d...


Roma, más que una colonia

Una de las joyas de la Ciudad de México, sobrevive entre recuerdo...


Un futuro de científicas

Los papás y las mamás pueden ayudar a eliminar los estereotipos q...


Tecnología para una nueva era

Cada año hay un nuevo modelo de celular, o una pantalla con mejor...


Caminar más por la Ciudad

De algo estoy seguro, no soy una persona que tenga propósitos al ...


A salvar el planeta

Cuando te comas las doce uvas, recuerda guardar una para prometer...


Adiós lonjitas

Con el paso del tiempo, me di cuenta de que ya no puedo entrarle ...


Reencauzar el agua

Este 2019, el cuidado del agua debe ser una verdadera prioridad. ...


Feliz Año Nuevo… ¡sustentable!

Todo es abundancia en estas fiestas; se derrocha amor y felicidad...


Lo mejor del cine de 2018

Como marca la tradición, en CAMBIO hicimos el conteo anual de las...


Playlist: un recuento musical del 2018

10 canciones para recordar lo que fue el 2018 y las historias que...


Floshic: consumo responsable a la moda

Paula Montoya es la creadora de una aplicación que funge como red...


Las colectoras de residuos

Alejandra y Lizeth renunciaron a sus trabajos para fundar Ecolana...


Las bailarinas de paz

Desmoronar ideas arraigadas sobre la violencia 
de género es posi...


Los neta-
artistas

Bajo la consigna de que cualquiera puede ser artista, un grupo de...


Los poliamorosos

En la Argentina, hay dos organizaciones que impulsan el debate so...


Los ciclistas de sueños

Somos una familia y trabajamos para construir una ciudad más huma...


Los jardineros de la ciudad

Con el paso de los años, las zonas urbanizadas han fracturado el ...


Las guardianas del bosque

Cuando apenas tenía 25 años, Lucía llegó a Amanalco. Su pasión po...


Los captadores de agua

Si vives en la Ciudad de México, seguro te ha tocado al menos que...


Los rescatistas de arrecifes

¿De qué hablas con tus amigos en una tarde de calor y cervezas? T...


Las coleccionistas de mezclilla

Inspiradas por la tradición de las abuelas que con hilo, aguja y ...


Los rescatistas de colmenas

Con la idea de patrocinar una “vivienda” para abejas, hace cinco ...


Los agricultores mayas

¿Sabías que Tulum y su identidad podrían recuperarse gracias a la...


Los ingenieros del orden

Carlos Gershenson diseñó el sistema probado en el metro Balderas ...


Los aprendices del código

Como un modelo disruptivo que invierte en el talento y apuesta po...


Los robots ingeniosos

Con la intención de llevar la robótica al alcance de todos, José ...


"Yo no soy racista, pero...": 6 mitos sobre las personas mig...

Argumentos que se repiten, no porque sean ciertos, sino porque se...


“La cultura no es una cosa fifí”: Daniel Giménez Cacho

De concretarse el recorte de más de 500 millones de pesos al sect...


Pequeños viajeros

Los niños y las niñas son las personas más vulnerables a la hora ...


Un sueño de verano

Durante la universidad, era común ver a mis amigos pasar sus vaca...


Dulce tradición

En Tlaquepaque, una familia que se dedica únicamente a vender dul...


Sopa de migrantes

En toda América, de norte a sur, somos una sopa de migrantes; una...


Ser o no ser… del pueblo

Luego de que fueron desalojados del inmueble en la colonia Condes...


¿Qué culpa tengo yo?

La migración venezolana ya es “la peor de la historia latinoameri...


Los pollitos dicen 
pío, pío

En Estados Unidos, un país donde habitan 42 millones de personas ...


Un himno de justicia

La Unesco declaró Patrimonio Inmaterial de la Humanidad al reggae...


Marea sin fin

Aunque los centroamericanos han migrado desde hace varias décadas...


Teatro privilegiado

De acuerdo con Maya Zapata, hoy en día las puestas en escena se d...


Pájaros de verano

Ciro Guerra nuevamente hace ruido con su más reciente película, y...


Esto le costaría a México la censura de una red social por u...

Aunque estas prácticas de censura parecen lejanas, en 2018 se cal...


¿Y los derechos humanos, señor presidente?

No cabe duda de que el nuevo gobierno recibió un país en números ...


Nación desconectada

Mientras que tú pides la cena por Uber Eats, hay un montón de gen...


‘Pues si no te gusta, vete en taxi’

La CNDH establece que el derecho a la movilidad es un deber del E...


Todos somos personas

Oliver Jeffers escribe una carta a su hijo recién nacido. Quiere ...


Los niños y niñas no son el futuro, son el presente

Será en 2019 cuando la Convención sobre los Derechos del Niño cum...


La inestabilidad del planeta

El cambio climático ha demostrado, en los últimos años, todo su p...


Historias de injusticia

La escritora Dacia Maraini estuvo recluida por dos años en un cam...


Acusada

Gonzalo Tobal dirige una cinta que genera el debate y despierta u...


Suspensión de derechos

Organismos internacionales lo confirman: Venezuela vive una crisi...


No te preocupes, no irá lejos 

Postrado en una silla de ruedas, con una tremenda frustración y u...


La genialidad del ballet

Regresa El cascanueces, el espectáculo de la Compañía Nacional 
d...


No todos los héroes llevan capa

Graciela no se asumía como defensora de los derechos humanos, per...


"Roma": la experiencia humana es una misma

El Centro de Cultura Digital proyectará "Roma" de Alfonso Cuarón ...


Necesitamos que más personas con discapacidad diseñen tecnol...

Tenemos drones, tenemos vehículos autónomos y tecnología que prác...


Un ritmo diferente

La vida de Ricardo y Víctor dio un giro luego de dos sucesos ines...


Capacidad es ser diferentes

Les presento a un hombre que todos los días sale a ganarse la vid...


Materia pendiente

El gobierno que recién concluyó no sólo dejó de lado las discapac...


Ganar a ciegas

Jessica es atleta de alto rendimiento, también canta, tiene un di...


Música social

Jesse Baez es un tipo alto y relajado, no se preocupa por sus det...


Tecnología: más que una moda, debe ayudar

Tener acceso a las tecnologías es una manera 
de superar las desv...


Ilusionista profesional

El cine, la literatura y la televisión han provocado que cada vez...


Central de murales

Desde agosto de 2017 que comenzó este proyecto, suman ya 56 mural...


Rodando hacia ti

Un guion que a primera vista pareciera irreverente e irrespetuoso...


El mal querer

Con tan sólo 25 años, Rosalía se metió en todas las conversacione...


Rodar y volar

Somos una familia y trabajamos para construir una ciudad más huma...


Carta a otra mujer que me ataca

“Entre nosotras podemos destrozarnos, pero jamás nos haremos daño...


El costo de ser acosada sexualmente en el trabajo

El acoso u hostigamiento en el ámbito laboral contra las mujeres ...


El amor de la audiencia

Roger Waters ha tomado a México como uno de sus lugares obligados...


Danzas 
para la paz

Desmoronar ideas arraigadas sobre la violencia 
de género es posi...


No estás sola

El 35 % de las mujeres en el mundo ha sufrido algún tipo de viole...


Atadas por dinero

Pertenecen a distintos niveles socioeconómicos y educativos. Dent...


Vallarta en Azul

En una onda bien golosa, el chef Joel Ornelas prepara los platill...


Somos todo aquello

Desde la caída del Ángel de la Independencia hasta fotos inéditas...


WiFi Ralph

Los directores Phil Johnston y Rich Moore lo vuelven a hacer: tra...


Aliados

Para plantear caminos y transitar hacia mejores condiciones libre...


Búnker antistalkers

De acuerdo con un estudio del 2016 del Instituto Nacional de las ...


Abuso normalizado

La violencia psicológica que se ejerce cuando hay abuso sexual es...


#CuandoDicen
TodasJuntas

¿Qué hace una mujer que recorre el mundo con sus palabras? Porque...


Otra vez a brindar con extraños

Los hombres no tienen permitido mostrar sus emociones en público,...


Me llamo ____ y soy adicto a la tecnología

¿Sientes que el corazón se te detiene durante unos segundos si so...


El humo blanco también mata

Repasamos los riesgos de fumar con cigarro electrónico, para que ...


Dormir hasta la muerte

Mi doctor me recetó alprazolam para calmar mi ansiedad. La dosis ...


Puentes culturales

Son ya más de 10 ediciones del Festival Internacional de Escritor...


Con alma y corazón

Quizás no imaginemos a Bárbara en otro papel que no sea el de Ros...


Cinco personajes, una actriz

A Eréndira Ibarra el teatro le da la oportunidad de buscar camino...


¿Sigues ahí? Lo adictivo de lo virtual

¿No es una droga aquella que te provoca un bienestar momentáneo d...


A bailar y cantar

Consolidado ya como uno de los eventos más importantes de América...


Narcos: México

Al tope de sus habilidades, Diego Luna interpreta con gran solven...


El último cigarrillo

 Nariño fumó durante 50 años hasta que le dio un infarto. Hoy, al...


El padre de los dioses comunes

Stan Lee estuvo ahí antes que tú, que tus padres y quizás incluso...


Romper con el alcohol

En México, el alcohol mata a más personas que el narcotráfico: 24...


Hecho en casa

Ellas decidieron dar un giro a su vida. Comenzaron a buscar produ...


El crédito eterno

Natalia sacó su primer tarjeta con un tope de 2000 pesos, pasó la...


La maldita obsolescencia programada

Hoy en día la humanidad tiene que pensar en cómo alargar la vida ...


Arriba del ring

Luego de su paso por el Festival Internacional de Morelia, llega ...


Una guitarra, un dragón y Led Zeppelin

Jimmy Page tenía el sonido de Led Zeppelin antes de que existiera...


¿De verdad lo necesitas?

Aquí te dejamos nueve tips que te ayudarán a comprar de manera in...


No me puedo resistir a las compras

El fin de semana más capitalista ha llegado, y aunque no deberías...


Ropa sin caducidad

Este proyecto busca darle una alternativa a la gente para que com...


First Man

Damien Chazelle filma una película, no sobre una misión espacial,...


Caminatas feministas

Platicar de frente con Vivian Gornick (1935) es una experiencia e...


Vehículos autónomos: diseñando ciudades para el futuro

Suena disparatado, pero compartir un auto entre varios pasajeros ...


Tres estampas de un ícono

 A 45 años de su muerte, el comediante Germán Valdés sigue siendo...


Reconstruir una nación

Un país como Venezuela, donde todos los días aparece un problema ...


Una apuesta por la arquitectura para sanar

El entorno puede influir drásticamente en el bienestar de una per...


El trazo perfecto

Su traza urbana podría funcionar hasta nuestros días como un mode...


Música, maestro

Morelia ahora le abre la puerta a la música, y es que este 9 de n...


Realidad Virtual: Una dimensión para soñar

Steven Spielberg no está tan equivocado en cómo plantea el futuro...


Tecnología a nuestro servicio 

La relación entre la tecnología y los seres humanos se está reinv...


Crímenes por resolver

Canal Once produce una original serie de suspenso, protagonizada ...


Bohemian Rhapsody

Bryan Singer dirige una biopic absolutamente convencional que nar...


Playlist: 10 canciones para #DíaDeMuertos

Desde el son regional, hasta el pop mexicano: un repaso por la ce...


Ser bruja está de moda

Ser bruja está de moda, aún cuando siglos atrás esto significaba ...


La historia
 de un hit sin igual

“Despacito”, la canción más gigante del reggaetón, fue un parteag...


PUNTOS DE VENTA



Capital Media
Capital Coahuila
Capital Hidalgo
Capital Querétaro
Capital Michoacán
Capital Edo. de Méx.
Capital Oaxaca
Capital Puebla
Capital Quintana Roo
Capital Morelos
Capital Jalisco
Capital Veracruz
Capital México
Capital Mujer
Reporte Índigo
Estadio Deportes
The News
Efekto
Green TV
Radio Capital
PirataFM
Capital Máxima
Capital FM


CAMBIO

es una marca registrada de Capital Media

Dirección: Montes Urales No. 425 Col. Lomas de Chapultepec México, Distrito Federal, C.P. 11000 Teléfono: (55) 30 99 3000

NEWSLETTER

* Campos requeridos