Mundo

Venezuela y los restaurantes en plena crisis humanitaria

Llenar el vació emocional que deja vivir actualmente en Venezuela con un plato lleno de comida pagada a sobreprecio, y elaborada con ingredientes contrabandeados, nunca había sido tan revolucionario

por Revista Cambio

17 de Junio 2018

Foto Revista Cambio

POR JULIÁN VERÓN

Recuerdo estar manejando el auto de mis padres con el volumen de la radio muy alto, en cualquier noche por mi ciudad de nacimiento: Maracaibo, Venezuela. Uno de mis ejercicios favoritos era estar pendiente de los alrededores de la ciudad para ver qué restaurante nuevo abría, ya que como a todo ser humano de bien me fascina comer en lugares nuevos cada vez que mi terrible salario me lo permite.

Cuando veía un restaurante nuevo, solía abrir las notas de mi celular y escribía su nombre con el propósito de tener una lista gigante de restaurantes y disfrutarlos con alguna cita o con mis amigos. Soy esa clase de persona.

Todo mi dinero lo gastaba en comida y bebida, ya que vivir en una ciudad con tantas deficiencias, poca oferta cultural y terrible calidad de vida provocaba que lo único que hiciera que valiera la pena despertarme de mi cama con cubrecama de pelotillas de futbol, fuera intoxicar mi cuerpo con hermosos platos de comida y muchísimo alcohol. Y así como yo, pensaban todos mis amigos y conocidos.

Vivir en Venezuela es lo más parecido a estar en un constante estado de estrés y ansiedad, y una de las cosas que ha sido ocultada con el tapete político y la crisis migratoria es la cantidad de enfermedades mentales que ha disparado la situación venezolana. Pero en este texto no hablaré de eso.

“Buscar el placer en la comida y bebida como finalidad es un consuelo emocional: vivir en un país con tantas imposibilidades económicas hace factible el uso de los alimentos como forma de afrontar las emociones negativas”, me explica Ana Garcés, psicóloga con treinta años de experiencia. Además, me dice que es mucho más fácil que comamos de más si estamos pasando por un terrible momento emocional. “No hay explicación fisiológica, cuando hay alteraciones del estado anímico o situaciones de mucho estrés se dispara la ansiedad y nos hace comer de más. Es común confundir al hambre con la ansiedad”.

Venezuela es un país cuya inflación está desbordada, y “está creciendo a un ritmo de un 2.4 % cada día”, según el diputado Rafael Guzmán, presidente de la Comisión de Finanzas de mi país. Para que se hagan una idea: el 2.4 % corresponde la inflación que tiene Chile al año.

Hay una crisis de desabasto y escasez de alimentos tremenda, y hasta problemas que no se veían en el país, como la hambruna, hoy en día son realidades. Diversos organismos internacionales han definido que el 30 % de la población de Venezuela está desnutrida. Además, la Encuesta nacional de condiciones de vida de la población venezolana (Encovi) 2017 reveló que 87 % de los hogares venezolanos se encuentran en condición de pobreza, y que en 80 % de estos se ingieren dos o menos comidas al día.

“No hay mejor negocio hoy en día en Venezuela que el de la comida. La gente no tiene dinero para salir del país, comprar ropa o viajar. Es muy triste, pero es la inversión con mayor probabilidad de ganancia que existe hoy aquí”, me dice Juan Colmenares, comerciante dueño de dos restaurantes de sushi en Las Mercedes, una de las zonas más concurridas de Caracas.

“El precio de un roll de sushi de 10 piezas es de uno o dos salarios mínimos, entonces podríamos decir que con que una persona coma ese plato y se pague una bebida, se pueden pagar salarios”.

Es difícil entrar un poco en el día a día de la sociedad venezolana y entender cómo siguen abriendo restaurantes a un ritmo de Ferrari en Fórmula. Antonio Berardinelli, dueño de un restaurante italiano con más de treinta años de antigüedad en Maracaibo, dice que la única razón por la que siguen operando exitosamente es “porque no hay otra cosa mejor para hacer en la ciudad que comer”. Además, “ningún negocio seguiría abierto por gusto, si seguimos operando es porque las ganancias lo justifican”.

¿Cómo mantienen los restaurantes sus anaqueles llenos de productos básicos, que para la población venezolana son imposibles de conseguir? Pues fácil: traficantes de comida (bachaqueros) o contactos en distribuidoras de alimentos a precio regulado por el gobierno. “Cada dueño de restaurante o negocio que tenga comida debe tener algunas personas que ayuden a que su local esté siempre lleno. Cuando me hace falta azúcar, llamo a mi bachaquero de confianza y compro por kilos. Comprar al mayoreo es más fácil que comprar individual, y si llega a ser otro producto que me hace falta, pues siempre tengo que tener dinero disponible para pagarle a oficiales. Varias veces he autorizado pagos a militares que vigilan el tráfico de comida para que todo esté en orden en mi local. Económicamente vale la pena”.

Mis citas en Venezuela consistían en ir a cenar, tomar muchísimo, y luego ir a coger. Si era un fin de semana y, con muchísima suerte, contábamos con alguna fiesta en casa de algún amigo a quien no le tocaran cortes de luz, entonces íbamos a comer y beber pero en su casa. Salir a bares o antros es muy peligroso, y los precios de los tragos sobrepasan el salario de muchísima gente dentro del país.

Hoy que escribo estas palabras, el salario mínimo en Venezuela (2.5 millones de bolívares) equivale a tener un poco más de un dólar (cuyo valor en el mercado negro es de 2.3 millones de bolívares). “Una Cuba libre en cualquier lugar con precios relativamente estándares, no baja de los dos millones de bolívares. En los menús de comidas ya no les ponemos precios a los platos, porque eso significaría tener que imprimir menús nuevos semanalmente para actualizar precios. Ahora los comensales piden precios directamente a los meseros, o los escribimos con lápiz para poder borrarlos”, relata Pedro Aguirre, dueño de un pequeño bar en la avenida 72, una de las más concurridas e importantes de Maracaibo.

Mi psicoanalista no me dejó entrevistarlo, según él para no hacer otro tipo de conexión conmigo. Sin embargo, al yo contarle sobre mi experiencia al comer y beber en mi país, me dijo que incluso él llamaría eso “entendible”, ya que “ante tanta incertidumbre y ansiedad, los niveles de serotonina pueden bajar y de alguna forma hay que subirlos”. Aunque también me dijo que una salida más normal hubiese sido hacer ejercicio o liberar endorfinas de otra manera.

Se preguntarán, ¿por qué si hay escasez de alimentos en los anaqueles, no se vuelve al campo con el objetivo de sembrar nuestra propia comida? A ver: si googlean “agricultura sustentable en Venezuela”, obtendrán información del 2011 y 2015, no más. Y encontrarán planes a los que no se les dio seguimiento, o una especie de publirreportajes para el gobierno.

Como venezolano, sé que una de nuestras mayores características es disfrutar hoy y ver cómo se resuelve mañana. Muchas veces lo hice; prefería gastar todo mi dinero en un restaurante mientras en mi hogar no había agua o luz, para llegar al menos feliz e intoxicado de alcohol y olvidar lo que estaba sucediendo. Como si cuando recostara mi cabeza sobre mi almohada todo fuera a mejorar y al otro día la alacena de mi hogar y la de millones de venezolanos estuviera llena.

“No nos hemos ido del país porque la cantidad de dinero que hacemos vendiendo helados acá, jamás la haríamos en otro país. Ya lo intentamos en Puerto Vallarta y no nos fue bien. Los hábitos de consumo son distintos, los precios de la materia prima son más costosos y pagar salarios es mucho más alto. Un helado cuesta millón y medio. El más vendido es el de fresa”. Eso me dijo Leonardo Gutiérrrez, gerente de una de mis heladerías favoritas. Conclusión: dos helados de fresa pagan el salario mínimo de la persona que sirve el helado.

Mientras termino de escribir este texto, veo cómo varios restaurantes de mi país siguen ganando miles de seguidores en Instagram, y veo más y más personas que van a consumir en ellos. Ahora, como inmigrante y parte del exilio venezolano, pienso cada vez más como extranjero y digo “¿pero cómo le hacen?”, cuando en mi subconsciente está la respuesta: yo mismo fui uno de ellos y dejaba todos mis ahorros en cada nuevo restaurante brillante de mi ciudad. Y es que llenar el vació emocional que deja vivir actualmente en Venezuela con un plato lleno de comida pagada a sobreprecio, y elaborada con ingredientes contrabandeados, nunca había sido tan revolucionario.

COMENTARIOS


FACEBOOK

MÁS POPULARES


MÁS HISTORIAS


Amantes del teatro

Con una nueva sede y más de 40 puestas en escena, que abordan des...


#EsDiscriminación

Acéptalo, tienes un yo discriminatorio bien arraigado en el subco...


Luther King: el hombre que puso a soñar al mundo

Decir que fue uno de los mayores defensores de los derechos civil...


“No le deseo sentir a nadie un desprecio por su color de pie...

Uno de los miedos más presentes que puede tener una persona inmig...


Otros mundos simbólicos posibles para Palestina

Las y los jóvenes de Palestina se informan y comunican entre sí,...


Jazz: la banda sonora de la integración

Muchos músicos usan su talento y su arte como medios para expresa...


CLIMAX

Gaspar Noé nos presenta un viaje alucinante, incómodo, perturbado...


Tecnología para la paz

El área de oportunidad para utilizar la tecnología con el fin de ...


Memoria de mi infancia

Para escribir El nervio principal, Daniel Saldaña París recurrió ...


Un ritmo multi-cultural

Surgió en Jamaica, pero la música, como las personas, viaja por t...


El paraíso de las ratas

Para Luigi Amara era importante plasmar una historia que hablara ...


Un voto para los juguetes tradicionales

Olvídate de juegos electrónicos costosos y aparatos digitales. Es...


Realidad virtual al estilo Zaha Hadid

El Museo Universitario de Arte Contemporáneo presenta una origina...


Somos una amenaza

Existen más de 200 000 reservas naturales alrededor del mundo –ju...


El parque de la esquina

¿Cuándo fue la última vez que visitaste un parque? Con el paso de...


El arte también es cosa de juego

En este paraíso de los coleccionistas cada juguete y artículo exh...


Recorre el mundo, conoce sus parques

Si lo tuyo es la naturaleza, grandes paisajes, bosques y montañas...


Quiero ser surfista

De niño no medía el peligro: qué importaba jugar con el agua trat...


Mi parque ideal

Los parques de diversiones forman parte de los recuerdos más feli...


Un personaje a la medida

Joaquín Cosío explora en Belzebuth un terreno poco explorado y di...


Lo más esperado en la gran pantalla este 2019

No es sorpresa, 2019 será nodal para Marvel y su cine. Todo indic...


Lo mejor está por venir

El 2018 fue un año lleno de trabajo para Manolo Caro: dirigió la ...


De baño en baño

No es la primera vez que Por Piedad Teatro monta Los baños, del d...


Roma, más que una colonia

Una de las joyas de la Ciudad de México, sobrevive entre recuerdo...


Un futuro de científicas

Los papás y las mamás pueden ayudar a eliminar los estereotipos q...


Tecnología para una nueva era

Cada año hay un nuevo modelo de celular, o una pantalla con mejor...


Caminar más por la Ciudad

De algo estoy seguro, no soy una persona que tenga propósitos al ...


A salvar el planeta

Cuando te comas las doce uvas, recuerda guardar una para prometer...


Adiós lonjitas

Con el paso del tiempo, me di cuenta de que ya no puedo entrarle ...


Reencauzar el agua

Este 2019, el cuidado del agua debe ser una verdadera prioridad. ...


Feliz Año Nuevo… ¡sustentable!

Todo es abundancia en estas fiestas; se derrocha amor y felicidad...


Lo mejor del cine de 2018

Como marca la tradición, en CAMBIO hicimos el conteo anual de las...


Playlist: un recuento musical del 2018

10 canciones para recordar lo que fue el 2018 y las historias que...


Floshic: consumo responsable a la moda

Paula Montoya es la creadora de una aplicación que funge como red...


Las colectoras de residuos

Alejandra y Lizeth renunciaron a sus trabajos para fundar Ecolana...


Las bailarinas de paz

Desmoronar ideas arraigadas sobre la violencia 
de género es posi...


Los neta-
artistas

Bajo la consigna de que cualquiera puede ser artista, un grupo de...


Los poliamorosos

En la Argentina, hay dos organizaciones que impulsan el debate so...


Los ciclistas de sueños

Somos una familia y trabajamos para construir una ciudad más huma...


Los jardineros de la ciudad

Con el paso de los años, las zonas urbanizadas han fracturado el ...


Las guardianas del bosque

Cuando apenas tenía 25 años, Lucía llegó a Amanalco. Su pasión po...


Los captadores de agua

Si vives en la Ciudad de México, seguro te ha tocado al menos que...


Los rescatistas de arrecifes

¿De qué hablas con tus amigos en una tarde de calor y cervezas? T...


Las coleccionistas de mezclilla

Inspiradas por la tradición de las abuelas que con hilo, aguja y ...


Los rescatistas de colmenas

Con la idea de patrocinar una “vivienda” para abejas, hace cinco ...


Los agricultores mayas

¿Sabías que Tulum y su identidad podrían recuperarse gracias a la...


Los ingenieros del orden

Carlos Gershenson diseñó el sistema probado en el metro Balderas ...


Los aprendices del código

Como un modelo disruptivo que invierte en el talento y apuesta po...


Los robots ingeniosos

Con la intención de llevar la robótica al alcance de todos, José ...


"Yo no soy racista, pero...": 6 mitos sobre las personas mig...

Argumentos que se repiten, no porque sean ciertos, sino porque se...


“La cultura no es una cosa fifí”: Daniel Giménez Cacho

De concretarse el recorte de más de 500 millones de pesos al sect...


Pequeños viajeros

Los niños y las niñas son las personas más vulnerables a la hora ...


Un sueño de verano

Durante la universidad, era común ver a mis amigos pasar sus vaca...


Dulce tradición

En Tlaquepaque, una familia que se dedica únicamente a vender dul...


Sopa de migrantes

En toda América, de norte a sur, somos una sopa de migrantes; una...


Ser o no ser… del pueblo

Luego de que fueron desalojados del inmueble en la colonia Condes...


¿Qué culpa tengo yo?

La migración venezolana ya es “la peor de la historia latinoameri...


Los pollitos dicen 
pío, pío

En Estados Unidos, un país donde habitan 42 millones de personas ...


Un himno de justicia

La Unesco declaró Patrimonio Inmaterial de la Humanidad al reggae...


Marea sin fin

Aunque los centroamericanos han migrado desde hace varias décadas...


Teatro privilegiado

De acuerdo con Maya Zapata, hoy en día las puestas en escena se d...


Pájaros de verano

Ciro Guerra nuevamente hace ruido con su más reciente película, y...


Esto le costaría a México la censura de una red social por u...

Aunque estas prácticas de censura parecen lejanas, en 2018 se cal...


¿Y los derechos humanos, señor presidente?

No cabe duda de que el nuevo gobierno recibió un país en números ...


Nación desconectada

Mientras que tú pides la cena por Uber Eats, hay un montón de gen...


‘Pues si no te gusta, vete en taxi’

La CNDH establece que el derecho a la movilidad es un deber del E...


Todos somos personas

Oliver Jeffers escribe una carta a su hijo recién nacido. Quiere ...


Los niños y niñas no son el futuro, son el presente

Será en 2019 cuando la Convención sobre los Derechos del Niño cum...


La inestabilidad del planeta

El cambio climático ha demostrado, en los últimos años, todo su p...


Historias de injusticia

La escritora Dacia Maraini estuvo recluida por dos años en un cam...


Acusada

Gonzalo Tobal dirige una cinta que genera el debate y despierta u...


Suspensión de derechos

Organismos internacionales lo confirman: Venezuela vive una crisi...


No te preocupes, no irá lejos 

Postrado en una silla de ruedas, con una tremenda frustración y u...


La genialidad del ballet

Regresa El cascanueces, el espectáculo de la Compañía Nacional 
d...


No todos los héroes llevan capa

Graciela no se asumía como defensora de los derechos humanos, per...


"Roma": la experiencia humana es una misma

El Centro de Cultura Digital proyectará "Roma" de Alfonso Cuarón ...


Necesitamos que más personas con discapacidad diseñen tecnol...

Tenemos drones, tenemos vehículos autónomos y tecnología que prác...


Un ritmo diferente

La vida de Ricardo y Víctor dio un giro luego de dos sucesos ines...


Capacidad es ser diferentes

Les presento a un hombre que todos los días sale a ganarse la vid...


Materia pendiente

El gobierno que recién concluyó no sólo dejó de lado las discapac...


Ganar a ciegas

Jessica es atleta de alto rendimiento, también canta, tiene un di...


Música social

Jesse Baez es un tipo alto y relajado, no se preocupa por sus det...


Tecnología: más que una moda, debe ayudar

Tener acceso a las tecnologías es una manera 
de superar las desv...


Ilusionista profesional

El cine, la literatura y la televisión han provocado que cada vez...


Central de murales

Desde agosto de 2017 que comenzó este proyecto, suman ya 56 mural...


Rodando hacia ti

Un guion que a primera vista pareciera irreverente e irrespetuoso...


El mal querer

Con tan sólo 25 años, Rosalía se metió en todas las conversacione...


Rodar y volar

Somos una familia y trabajamos para construir una ciudad más huma...


Carta a otra mujer que me ataca

“Entre nosotras podemos destrozarnos, pero jamás nos haremos daño...


El costo de ser acosada sexualmente en el trabajo

El acoso u hostigamiento en el ámbito laboral contra las mujeres ...


El amor de la audiencia

Roger Waters ha tomado a México como uno de sus lugares obligados...


Danzas 
para la paz

Desmoronar ideas arraigadas sobre la violencia 
de género es posi...


No estás sola

El 35 % de las mujeres en el mundo ha sufrido algún tipo de viole...


Atadas por dinero

Pertenecen a distintos niveles socioeconómicos y educativos. Dent...


Vallarta en Azul

En una onda bien golosa, el chef Joel Ornelas prepara los platill...


Somos todo aquello

Desde la caída del Ángel de la Independencia hasta fotos inéditas...


WiFi Ralph

Los directores Phil Johnston y Rich Moore lo vuelven a hacer: tra...


Aliados

Para plantear caminos y transitar hacia mejores condiciones libre...


Búnker antistalkers

De acuerdo con un estudio del 2016 del Instituto Nacional de las ...


Abuso normalizado

La violencia psicológica que se ejerce cuando hay abuso sexual es...


#CuandoDicen
TodasJuntas

¿Qué hace una mujer que recorre el mundo con sus palabras? Porque...


Otra vez a brindar con extraños

Los hombres no tienen permitido mostrar sus emociones en público,...


Me llamo ____ y soy adicto a la tecnología

¿Sientes que el corazón se te detiene durante unos segundos si so...


El humo blanco también mata

Repasamos los riesgos de fumar con cigarro electrónico, para que ...


Dormir hasta la muerte

Mi doctor me recetó alprazolam para calmar mi ansiedad. La dosis ...


Puentes culturales

Son ya más de 10 ediciones del Festival Internacional de Escritor...


Con alma y corazón

Quizás no imaginemos a Bárbara en otro papel que no sea el de Ros...


Cinco personajes, una actriz

A Eréndira Ibarra el teatro le da la oportunidad de buscar camino...


¿Sigues ahí? Lo adictivo de lo virtual

¿No es una droga aquella que te provoca un bienestar momentáneo d...


A bailar y cantar

Consolidado ya como uno de los eventos más importantes de América...


Narcos: México

Al tope de sus habilidades, Diego Luna interpreta con gran solven...


El último cigarrillo

 Nariño fumó durante 50 años hasta que le dio un infarto. Hoy, al...


El padre de los dioses comunes

Stan Lee estuvo ahí antes que tú, que tus padres y quizás incluso...


Romper con el alcohol

En México, el alcohol mata a más personas que el narcotráfico: 24...


Hecho en casa

Ellas decidieron dar un giro a su vida. Comenzaron a buscar produ...


El crédito eterno

Natalia sacó su primer tarjeta con un tope de 2000 pesos, pasó la...


La maldita obsolescencia programada

Hoy en día la humanidad tiene que pensar en cómo alargar la vida ...


Arriba del ring

Luego de su paso por el Festival Internacional de Morelia, llega ...


Una guitarra, un dragón y Led Zeppelin

Jimmy Page tenía el sonido de Led Zeppelin antes de que existiera...


¿De verdad lo necesitas?

Aquí te dejamos nueve tips que te ayudarán a comprar de manera in...


No me puedo resistir a las compras

El fin de semana más capitalista ha llegado, y aunque no deberías...


Ropa sin caducidad

Este proyecto busca darle una alternativa a la gente para que com...


First Man

Damien Chazelle filma una película, no sobre una misión espacial,...


Caminatas feministas

Platicar de frente con Vivian Gornick (1935) es una experiencia e...


Vehículos autónomos: diseñando ciudades para el futuro

Suena disparatado, pero compartir un auto entre varios pasajeros ...


Tres estampas de un ícono

 A 45 años de su muerte, el comediante Germán Valdés sigue siendo...


Reconstruir una nación

Un país como Venezuela, donde todos los días aparece un problema ...


Una apuesta por la arquitectura para sanar

El entorno puede influir drásticamente en el bienestar de una per...


El trazo perfecto

Su traza urbana podría funcionar hasta nuestros días como un mode...


Música, maestro

Morelia ahora le abre la puerta a la música, y es que este 9 de n...


Realidad Virtual: Una dimensión para soñar

Steven Spielberg no está tan equivocado en cómo plantea el futuro...


Tecnología a nuestro servicio 

La relación entre la tecnología y los seres humanos se está reinv...


Crímenes por resolver

Canal Once produce una original serie de suspenso, protagonizada ...


Bohemian Rhapsody

Bryan Singer dirige una biopic absolutamente convencional que nar...


Playlist: 10 canciones para #DíaDeMuertos

Desde el son regional, hasta el pop mexicano: un repaso por la ce...


Ser bruja está de moda

Ser bruja está de moda, aún cuando siglos atrás esto significaba ...


La historia
 de un hit sin igual

“Despacito”, la canción más gigante del reggaetón, fue un parteag...


PUNTOS DE VENTA



Capital Media
Capital Coahuila
Capital Hidalgo
Capital Querétaro
Capital Michoacán
Capital Edo. de Méx.
Capital Oaxaca
Capital Puebla
Capital Quintana Roo
Capital Morelos
Capital Jalisco
Capital Veracruz
Capital México
Capital Mujer
Reporte Índigo
Estadio Deportes
The News
Efekto
Green TV
Radio Capital
PirataFM
Capital Máxima
Capital FM


CAMBIO

es una marca registrada de Capital Media

Dirección: Montes Urales No. 425 Col. Lomas de Chapultepec México, Distrito Federal, C.P. 11000 Teléfono: (55) 30 99 3000

NEWSLETTER

* Campos requeridos