Revista Cambio
Cultura · Economía · Política · Periodismo inspirado en ti Sábado 16 de Octubre 2021

El día que la tercera base fue cuidada por una mujer

Llegó a la Liga Mexicana de Beisbol gracias a un programa de equidad de género y gracias a su debut, la infraestructura beisbolera dará inicio a un proyecto que incluya a las mujeres
31 de Mayo 2018
No disponible
No disponible

Fotos: Carlos Tomasini

La tercera base del estadio Fray Nano, en la Ciudad de México, fue el centro de atención el pasado 15 de mayo durante el primer juego de la serie entre los Guerreros de Oaxaca y los Diablos Rojos del México, y no por alguna jugada espectacular, sino porque el ampáyer que la vigilaría durante las nueve entradas era Luz Alicia Gordoa Osuna.

Procedente de Sinaloa, ella se convirtió en la primera mujer ampáyer en 92 años de historia de la Liga Mexicana de Beisbol.

“No soy ninguna improvisada”, había dicho un día antes en la conferencia de prensa en la que se anunció su designación, y es que ya había hecho su debut meses atrás en la liga invernal, aunque también lleva más de 20 años practicando o arbitrando diferentes deportes, como softbol o futbol, además de remo y voleibol.

Su hija estuvo presente en el campo del Fray Nano para desearle suerte, al igual que su padre quien, de acuerdo con Luz Alicia de 41 años, la ha apoyado siempre en su carrera deportiva.

Al ser presentada antes del “play ball” en el Fray Nano, la afición le brindó un afectuoso aplauso que tuvo como fondo un fragmento de la canción “Si yo fuera mujer”, de Patxi Andión, que fue entonada a través del sonido local y le dio el ambiente beisbolero que se vive con cada juego en ese inmueble de la Magdalena Mixhuca.

La primera acción que le tocó marcar fue un apretado safe que ella vio sin problema al inicio de la primera entrada, con lo que empezó a escribir su historia. Las cámaras se mantuvieron atentas a Luz Alicia durante un par de entradas, y después todo fue naturalidad en la tercera base y el resto del campo.

Ella llegó a la Liga Mexicana de Beisbol gracias a un programa de equidad de género y a que pasó por el mismo entrenamiento técnico, teórico y físico que cualquier otro ampáyer que quiera llegar al máximo circuito beisbolero del país. Además, durante las próximas semanas, tendrá la misma rotación y evaluación que cualquier otro debutante ampáyer nacional.

El proyecto también incluye infraestructura en la que no se había pensado en un estadio de beisbol en México, como acondicionar vestidores exclusivos para mujeres, ya que sólo en Monterrey existe uno. Por ello, Luz Alicia tiene que llegar temprano para cambiarse o pedir a sus compañeros que salgan en lo que ella se prepara.

Así que apenas se juega algo así como la parte alta de la primera entrada de un largo partido que culminará con la integración de las mujeres en distintas áreas de este deporte, aunque por lo pronto, Luz Alicia ya conectó el equivalente a un memorable batazo de hit que le permitió llegar, sí, a la tercera base.

Recientes