Los niños y niñas no son el futuro, son el presente

Será en 2019 cuando la Convención sobre los Derechos del Niño cumpla 30 años. Es un tratado muy joven, si consideramos que es el primer instrumento legal internacional que incorpora los derechos humanos para esta población, aunque México no termina de cumplirla cabalmente

09 de Diciembre 2018

Foto Revista Cambio

Diego es un niño de siete años que juega afuera de su edificio bajo la supervisión de su madre. Por el momento no le interesa hablar con adultos, pero al distraerse brevemente de su balón de futbol y al hacerle la pregunta, él enlista  los derechos de los niños y las niñas más primordiales, como si fueran nombres de frutas.

— ¿Y crees que tus derechos son respetados?

— Sí.

— ¿Crees que a los niños de México y el mundo les hacen valer sus derechos?

— Mmm… no, veo niños trabajar y no van a la escuela y creo que no deberían hacerlo.

— ¿Por qué no?

— Porque están trabajando y eso no es divertido. La escuela tampoco me gusta, pero jugar sí.

En 2019 apenas se celebrarán 30 años de la firma de la  Convención sobre los Derechos del Niño, el primer instrumento legal internacional que incorpora los derechos humanos para esta población. Al menos 196 naciones lo han ratificado –es el documento más signado por países– menos Estados Unidos, pues no completó el proceso.

Hace 50 años, las personas afroamericanas todavía no podían acceder a servicios como subir al transporte público o entrar a las universidades, y las mujeres en México apenas votaron, me explica Juan Martín Pérez, director ejecutivo de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) sobre por qué es tan nuevo este tratado.

“Las personas indígenas hasta hace menos de 20 años lograron que se les reconociera la obligación de consulta y sus territorios, entonces niños y niñas no han estado ajenos a la invisibilidad”, añade.

La Convención tiene 54 artículos en los que desarrolla, entre otros, el derecho de los niños y niñas a la protección contra todo tipo de violencia y explotación, a la educación, al más alto nivel posible de salud, y a beneficiarse de políticas sociales que garanticen un nivel de vida adecuado para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral y social.

México, no apto para niños

Uno de los problemas más importantes que aquejan a la infancia a nivel global y nacional es la violencia. Ya sea en casa, en comunidades o la violencia homicida que azota Latinoamérica, es la situación que más vulnera a los niños y las niñas.

En ese contexto de violencia e impunidad, la población ha hecho cambios en su comportamiento con el fin de evitar ser víctima de algún delito, de acuerdo con el informe Desafíos en el acceso a la justicia para niñas, niños y adolescentes en México de Redim hecho en 2017. “Esa crisis en materia de justicia está orillando a que nuestras niñas, niños y adolescentes normalicen la vulneración a sus derechos”, dice el texto.

En el 2016, la Encuesta nacional de victimización y percepción sobre seguridad pública (Envipe) reportó que el 70.5 % de la población de 18 años y más evitó que las personas menores de edad salieran de casa solas por miedo a que fueran víctimas de algún delito.

Y es que, en México, si eres adolescente de 15 a 17 años de edad, tienes 30 % más probabilidad de ser asesinado que si eres adulto, pues los y las adolescentes de este rango de edad se han convertido en un blanco fácil de grupos criminales; además, la impunidad estimula que se siga repitiendo el delito. Si eres mujer adolescente de 15 a 17 años tienes de 30 a 40 % más probabilidades de ser víctima de feminicidio y desaparición

“Estamos hablando de que los indicadores nos dicen que el país no es un lugar apropiado para los niños y las niñas, y eso significa una omisión del Estado”, acota Juan Martín Pérez.

Ser defensor

Si normalmente la sociedad ignora a los infantes, lo mismo ocurre a nivel defensorías. Asumirse como procurador de derechos humanos en México por los menores es también una constante insistencia, a pesar de que los niños y las niñas representan el 32 % de la población a nivel nacional.

“Estamos indignados de todo lo que vemos y de todo lo que nos ha tocado acompañar, y padecemos exactamente lo mismo que la infancia: nuestra agenda se considera un derecho chiquito”, continúa Juan Martín Pérez.

Señala también que en los discursos que ha ofrecido Andrés Manuel López Obrador, como presidente electo y en su toma de protesta, a pesar de la longitud de puntos y temas a tratar, casi no mencionó la niñez como un tema primordial.

La red recordó que la niñez mexicana nunca había vivido en un país tan peligroso, como lo fue la administración de Enrique Peña Nieto. “De los casi 7 000 niñas, niños y adolescentes desaparecidos en México, el 70 % ocurrió en esa administración”.

Y compara esta percepción de defensores de derechos humanos por la niñez con el concepto feminicidio, que remite a pensar en mujeres adultas: sin embargo, lo que no se hace visible es que 50 % de los feminicidios son de mujeres adolescentes.

Por ello, señala que la Redim se dedica a la defensoría de los derechos humanos con enfoque de perspectiva de género, porque la convención siempre habló de “el niño”, pero en este mundo, donde más de 150 niñas y mujeres son violadas en un lapso de 12 días en un país como Sudán del Sur, no es que se les dé diferente importancia, sino que es otro tratamiento para entender por qué existe esta epidemia de violencia contra mujeres y niñas.

“Todo lo que hagamos para las niñas beneficia a los niños”, dice Juan Martín Pérez.

Por los niños y sin niños

Es en las redes sociales donde se manifiestan dos tipos de discursos bastante conocidos, pero ahora más evidentes: el de los grupos que en su agenda piden “por los niños” –casi siempre pensando en varones– y el de los grupos que buscan excluirlos de lugares públicos como el cine o los restaurantes.

Ejemplo claro fue que en 2017 una empresa de cine en Campeche tenía un anuncio en el que prohibía la venta de boletos a quienes llevaran consigo a niños menores de tres años. La imagen de este anuncio fue compartida entre comentarios divididos, pues unos lo celebraban y otros lo consideraban discriminatorio.

“Los discursos antiniños siempre han existido, creo que ahorita tienen un poco más de proyección por las redes sociales, pero cada vez en este país tenemos personas que tienen un menor número de hijos o no tienen, y se convierten en un nicho de mercado que lleva a que algunos segmentos busquen no ser ‘interrumpidos’, aunque se consideró discriminatorio”, indica el defensor de los derechos humanos.

Cuatro de cada diez niñas y niños en México reportan haber experimentado violencia asociada a la discriminación, de acuerdo con la Encuesta nacional sobre discriminación 2017 (Enadis).

El otro discurso busca dar prioridad a su agenda, y poner a los niños como los más afectados de alguna problemática en particular. Suelen presentarlos como la “esperanza del futuro”, la cual es una construcción social de la infancia que niega su presente, en tanto no hay cambios para ellos aun cuando son la bandera de estos grupos.

“Tendríamos que hablar sobre indicadores, porque sólo así podríamos decir que algo está cambiando. El papel lo aguanta todo y el discurso también, sin embargo, los indicadores son los concretos. En tanto eso no cambie, pueden decir todo lo que quieran, pero no sirve”, añade el director de la Redim.

Marco jurídico

A nivel nacional, el reconocimiento de los derechos de niñas, niños  y adolescentes es relativamente reciente. El 12 de octubre de 2011 se reconoció en la Constitución Política, en su artículo 4°, el principio del interés superior. Posteriormente, el 5 de diciembre de 2014, entró en vigor la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

COMENTARIOS


FACEBOOK

MÁS POPULARES


MÁS HISTORIAS



Capital Media
Capital Coahuila
Capital Hidalgo
Capital Querétaro
Capital Michoacán
Capital Edo. de Méx.
Capital Oaxaca
Capital Puebla
Capital Quintana Roo
Capital Morelos
Capital Jalisco
Capital Veracruz
Capital México
Capital Mujer
Reporte Índigo
Estadio Deportes
The News
Efekto
Green TV
Radio Capital
PirataFM
Capital Máxima
Capital FM


CAMBIO

es una marca registrada de Capital Media

Dirección: Montes Urales No. 425 Col. Lomas de Chapultepec México, Distrito Federal, C.P. 11000 Teléfono: (55) 30 99 3000

NEWSLETTER

* Campos requeridos