Pequeños viajeros

Los niños y las niñas son las personas más vulnerables a la hora de migrar, y es que en su paso por nuestro país con rumbo a Estados Unidos, el crimen organizado suele tenerlos en la mira para actividades como trata, explotación sexual y tráfico de órganos

Foto Revista Cambio

16 de Diciembre 2018

Alrededor de 106 niños, niñas y adolescentes sin familiares o personas que los acompañaran formaban parte de la caravana migrante que salió de Honduras a mediados de octubre y que a finales de ese mes llegó a México con el fin de cruzar la frontera hacia Estados Unidos.

Esa cifra la dio a conocer hace unos días la organización Save the Children, y advirtió que los menores migrantes son los más vulnerables ante el crimen organizado que opera en México, especialmente el que se dedica a actividades como trata, explotación sexual y tráfico de órganos.

Hay que decirlo: los niños migrantes son un gran atractivo para las fotos de primera plana, las crónicas de los noticiarios de televisión y de los tuiteros que quieren “mostrar el drama de la migración” desde su sofá, pero ese problema es muy grande a nivel mundial y hay pocas acciones efectivas con el propósito de resolverlo.

En números fríos

Primero, para entender el problema, aquí hay unas cifras de Save the Children: a partir del 2011, se duplicó el número de niños migrantes no acompañados desde México y Centroamérica hacia Estados Unidos; y durante 2017, el gobierno estadounidense deportó a más de 40 000 niñas, niños y adolescentes que viajaban solos, mientras que 90 000 menores provenientes de México y Centroamérica han sido detenidos en su cruce a Estados Unidos.

La misma organización describe que la migración de niños, niñas y adolescentes tiene diversas causas, como la reunificación familiar o la tradición, así como huir de desastres naturales y los conflictos armados.

También la inequidad, la pobreza y la violencia, así como la búsqueda de una mejor calidad de vida ocasionan que este sector de la población salga de su comunidad.

Por su parte, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), en su Informe de seguimiento de la educación en el mundo 2019, dice que el número de menores migrantes y refugiados en edad escolar en todo el planeta podría llenar medio millón de aulas, lo que equivale a un aumento de 26 % desde el año 2000.

La Unesco indica que en lugares de América Latina y el Caribe cada vez hay más menores no acompañados en los centros de detención, donde no cuentan con acceso a diversos derechos, como la educación.

Durante la presentación del informe, la directora general de la Unesco, Audrey Azoulay, reveló que entre 2013 y 2017, cerca de 50 000 niños de El Salvador, Guatemala, Honduras y México son detenidos cada año por ser migrantes.

Un problema global

En Europa, donde los problemas sociales, económicos, políticos, de salud y otras índoles relacionados con la migración han crecido exponencialmente en los últimos años, también existe este problema.

De acuerdo con Save the Children, tan sólo en España, en 2017 llegaron 28 349 migrantes por mar y tierra, de los cuales 14 % son niños y niñas, principalmente de nacionalidades marroquí y argelina. Solamente en patera, se contabilizaron 2 177 menores solos, casi cuatro veces más que en 2016.

En países como Francia y Grecia, el problema no es menor. En el primero, la organización Human Rights Watch reveló que las autoridades suelen tener prácticas arbitrarias que ocasionan que los niños y las niñas migrantes no acompañados sean considerados erróneamente como adultos, por lo que no tienen acceso a protecciones como el derecho a recibir refugio.

“Muchos menores de edad que solicitan protección del sistema de bienestar infantil son rechazados de manera sumaria e inexacta, basándose sólo en la apariencia. Otros son rechazados sin decisiones escritas después de entrevistas que no duran más de cinco minutos, en un incumplimiento de las regulaciones francesas”, denunció Human Rights Watch.

El problema de las niñas, niños y adolescentes que migran solos es, como puede verse, muy grande en diversas partes del planeta, y en la mayoría de los casos rebasa a las autoridades globales y locales.

¿Qué hay que hacer?

Algunas de las acciones que exigen las diversas organizaciones del mundo que se dedican a proteger a estos menores son evitar que sean detenidos por las autoridades por el simple hecho de ser migrantes, vigilar que estén protegidos y lejos de la violencia y la explotación, así como impulsar que tengan acceso a rutas seguras y a la reunificación familiar con el fin de no poner en riesgo sus vidas.

Asimismo, los niños, niñas y adolescentes migrantes que lleguen a su destino, deben integrarse en las comunidades de acogida y no deben sufrir discriminación, racismo o xenofobia, señala Save the Children.

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) pidió hace unos días que las autoridades de México apliquen medidas permanentes con el objetivo de cuidar a los niños migrantes que se hayan quedado varados en el país. Esto incluye proveer de servicios como alojamiento, agua potable, alimentación y acceso a un espacio libre de violencia.

También se pide que los gobiernos locales tengan legislaciones, organismos y planes de acción con el propósito de estudiar, detectar y resolver el problema, porque los niños, niñas y adolescentes migrantes deben ser cuidados en su salud física y psicoemocional para garantizar sus derechos y que tengan un mejor futuro.

Migrar es un derecho y es una actividad normal en la historia de la humanidad, pero nunca como ahora la seguridad y los derechos básicos de los migrantes han estado tan amenazados.

Una alternativa de solución

Una de las instituciones que más aboga por los derechos de los niños, niñas y adolescentes migrantes es Save the Children, organización que propone establecer y fortalecer mecanismos de protección ante el fenómeno de la migración en comunidades de origen, tránsito y destino.

Además, propone contribuir en la mejora de las condiciones relacionadas con educación, salud, protección y medios de sustento en las comunidades de origen, involucrando a las comunidades en zonas originarias de migración; así como desarrollar profesionales que atiendan a la niñez con habilidades y conocimientos que favorezcan la prevención, contra la explotación, el abuso y la negligencia.

Con sus labores, busca impactar en la niñez, entre otras cosas, previniendo la migración infantil riesgosa; impulsando la participación de niñas, niños y adolescentes en el mejoramiento de las comunidades migrantes; incidir a nivel local para proteger los derechos de los menores mediante la promoción de una cultura de paz, y fortalecer las oportunidades para que este sector cuente con una una transición adecuada a la vida productiva.

María Josefina Menéndez, directora general de Save the Children México, explica que en ese organismo trabajan más de 400 personas en 20 estados y 23 regiones de México, por lo que viven cotidianamente estos y otros problemas.

En México, el programa dedicado a los niños migrantes se enfoca principalmente en Baja California, Chiapas, Oaxaca y Puebla; además, cubre Guatemala, Honduras y El Salvador.

Así que quien quiera ayudar a solucionar este problema puede acercarse a Save the Children (savethechildren.mx) con el fin de conocer la organización más a fondo y hacer donaciones para que los programas puedan seguir funcionando, así como ver en qué se puede colaborar como voluntario.

Obviamente, esta es solamente una opción, pero lo importante es tomar conciencia del problema con el objetivo de poder ser parte de su solución. Ahora sí, a moverse.

Periodista independiente, estudió en la UNAM y la Ibero, colabora en diversos medios digitales e impresos y maneja una amplia variedad de temas

@carlostomasini

COMENTARIOS


FACEBOOK

MÁS POPULARES


MÁS HISTORIAS



Capital Media
Capital Coahuila
Capital Hidalgo
Capital Querétaro
Capital Michoacán
Capital Edo. de Méx.
Capital Oaxaca
Capital Puebla
Capital Quintana Roo
Capital Morelos
Capital Jalisco
Capital Veracruz
Capital México
Capital Mujer
Reporte Índigo
Estadio Deportes
The News
Efekto
Green TV
Radio Capital
PirataFM
Capital Máxima
Capital FM


CAMBIO

es una marca registrada de Capital Media

Dirección: Montes Urales No. 425 Col. Lomas de Chapultepec México, Distrito Federal, C.P. 11000 Teléfono: (55) 30 99 3000

NEWSLETTER

* Campos requeridos