Aprende a educar

Ni los equipos de cómputo, ni las tablets, ni copiar modelos de países desarrollados han sido el camino para mejorar la educación básica en México, y en medio de experimentos fallidos, niños y niñas están atrapados en escuelas que cada día les quedan más chicas.

por Revista Cambio

01 de Mayo 2017

Foto Revista Cambio

POR CARLOS TOMASINI

“Estamos en los últimos lugares de educación del mundo”, “Deberíamos ser como en Finlandia” y otras frases parecidas abundan en los comentarios de las redes sociales cuando se toca el tema del sistema educativo en México.

Los números demuestran que el sistema educativo mexicano es uno de los más grandes y complejos del mundo, por lo cual compararlo con sistemas líderes en el mundo, como el de Singapur o el de Finlandia, en donde la población total ronda los 5 millones de habitantes en cada nación, resulta un tanto ocioso pues no se pueden contrastar peras con manzanas.

Entonces, aun con semejante diferencia cuantitativa, ¿podría mejorar la educación en México si se adoptan las mejores prácticas de otros países? Quizá, pero tomando conciencia de que el planteamiento debe ir mucho más allá de una simple adecuación de los modelos exitosos. Demos un rápido vistazo.

EU: contenido y método

Durante años, en México se nos ha hecho creer que llevando más computadoras a las aulas se logrará mejorar la educación. Sin embargo, en 2015, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) publicó el informe Estudiantes, computadoras y aprendizaje: haciendo la conexión el cual reveló que aquellos países que habían hecho grandes inversiones en tecnología para el sector educativo no habían visto una mejora representativa en el rendimiento de sus jóvenes en las pruebas de lectura, ciencias y matemáticas.

Por ejemplo, en México se utilizan más las computadoras a fin de enseñar Matemáticas que en el promedio de los países de la OCDE; pero los estudiantes que afirmaron usarlas con frecuencia en clase alcanzaron resultados más bajos que los que dijeron no utilizarlas.

Y esto no es nuevo. En 2006 viajé a Filadelfia para conocer la “Escuela del Futuro”, un proyecto educativo que impulsaba Microsoft en cooperación con diversas instituciones públicas.

Que lo impulsara una empresa de tecnología, que estuviera en Estados Unidos y el nombre que le dieron, me hicieron pensar que llegaría a un sitio rodeado de computadoras, chips, Internet o hasta robots (como en película de El Santo, pues) dentro de un espacio parecido al campus de cualquier prestigiada universidad del mundo.

Sin embargo no fue así. Al llegar a esta escuela —rodeada de barrios marginados– no vi un solo dispositivo electrónico que me transportara a ese “futuro” que yo había imaginado.

Para los diseñadores de este proyecto educativo, el “futuro” estaba en un diseño arquitectónico en el cual los salones de clases invitaban a la colaboración y al trabajo en equipo (no tenían las bancas de un lado y el pizarrón al frente); el toque futurista también estaba en los planes de estudio, donde las materias que se impartían eran diferentes a las tradicionales, ya que fusionaban varias disciplinas mientras que el desempeño de las y los estudiantes era evaluado con proyectos y no con exámenes. En resumen: los contenidos y los métodos de aprendizaje eran más importantes que la tecnología.

Y es que la Escuela del Futuro pensó primero en un replanteamiento de los planes de estudio y las necesidades tanto de estudiantes como del profesorado, para después identificar cuáles serían las soluciones tecnológicas que se podían integrar, aunque sí, a todos los estudiantes les entregaron una laptop —todavía no existían las tablets—, que sustituía a libros y cuadernos.

A pesar de lo bien que suena, no todo resultó perfecto. Ha pasado una década desde entonces y ese proyecto tan innovador en el pasado, actualmente atraviesa una etapa difícil. Lo primero que enfrentó fueron importantes recortes de presupuesto que le han impedido enfrentar el crecimiento de la matrícula. Por otro lado, los materiales diseñados ya no eran compatibles con los siguientes niveles en el sistema educativo. Por si fuera poco, las evaluaciones generales de los alumnos del plantel no fueron las mejores del estado.

A principios de 2017, en una entrevista con el diario USA Today, la directora de la Escuela del Futuro, Rosalind Chivis, describió a este proyecto como “tratar de construir un avión mientras volaba”, por lo cual tuvieron que ajustar procesos y ahora corrigen un poco el rumbo manteniéndolo en niveles todavía aceptables, mas no óptimos.

¿Qué pasaba en México en 2006? Se presumían programas como Enciclomedia, que consistía en equipar todas las aulas del país con una computadora y una pizarra electrónica. Nunca obtuvo los resultados anunciados y, con el tiempo, se descuidó y fusionó con otros proyectos. Murió porque, comparado con la Escuela del Futuro, no tenía un buen diseño detrás, en lo referente a planes de estudio y metodologías de enseñanza-aprendizaje.

La habilidad de Singapur

No obstante sí hay ejemplos en los que pensar en el futuro y enseñar tecnología parecen funcionar bien.

El Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA, por su siglas en inglés) es una evaluación que hace la OCDE; se aplica con el objetivo de medir si los alumnos que están a punto de terminar la educación básica han adquirido o no los conocimientos y habilidades necesarios para concluir ese nivel educativo que, en México, equivale al tercer año de secundaria.

En la última edición, participaron 72 países, 35 de ellos miembros de la OCDE (como México) y la evaluación se aplicó a un total de 540 000 estudiantes, una muestra que busca representar a los 29 millones de jóvenes que cursan dicho grado en todos los países participantes.

El promedio de México en PISA fue uno de los más bajos de la OCDE, con resultados similares a los de Colombia y Costa Rica, y por debajo de España, Chile y Uruguay.

El país que encabeza la evaluación de PISA es Singapur, una nación de 5 000 000 de habitantes y sin muchos recursos naturales explotables, por lo que, a mediados de la década de los 90, decidió que la “materia prima” para su desarrollo sería el talento de sus habitantes.

Así, entre otras estrategias, creó su propio modelo de “escuela del futuro”, que consiste en enseñar a niñas y niños habilidades tecnológicas desde el nivel preescolar, para que a los 11 años ya puedan, por ejemplo, diseñar un videojuego. Estas habilidades tecnológicas están inmersas en un sistema educativo basado en el desarrollo de aptitudes, el cual adapta los planes de estudio a las necesidades e intereses de cada niño, enfocándose en competencias como el trabajo en equipo, la resolución de problemas y el liderazgo.

Algo también importante: las y los profesores perciben salarios similares a los de cualquier otro profesional (por ejemplo, un arquitecto) y la educación bilingüe desde los niveles básicos es obligatoria. Además, actividades como las artes, la música o los deportes son elegidas por niñas y niños desde temprana edad a fin de identificar los talentos de cada uno de ellos.

Al finalizar la primaria, los estudiantes realizan una prueba para determinar el nivel de competencias que adquirieron; así, se sabrá a qué nivel avanzan, ya sea una secundaria especial, normal o técnica. Aunque todos pueden aspirar a la universidad, este proceso ayuda a identificar quiénes tienen mayores aptitudes para alcanzar ese nivel educativo.

No todo es miel sobre hojuelas, pues la exigencia hace que niñas y niños de familias con poder adquisitivo cursen materias extracurriculares. A pesar de que en este país se busca que los méritos académicos definan la capacidad de los estudiantes, esta alta exigencia académica provoca un estrés importante en las y los alumnos, además de enfatizar las desigualdades sociales.

Y justo este factor, la desigualdad social, es uno de los problemas que más se repite en la educación de todos los países. Por ejemplo, en Estados Unidos, el lugar geográfico en el que se encuentre la escuela y si esta es privada o pública, son factores que inciden en la preparación de las y los pequeños, y en sus aspiraciones para seguir una carrera profesional.

En México, la desigualdad social se refleja en temas como la deserción escolar. El primer y segundo año de la preparatoria presentan el mayor grado de abandono, principalmente por falta de recursos económicos, revelan datos de la organización International Youth Foundation.

Finlandia ejemplar
Uno de los países que durante años ha sido referencia obligada en educación ha sido Finlandia. Sin tareas en casa, con pocas horas de clase, preparando profesores de calidad, empezando la primaria a los siete años y utilizando libros de texto acordes al lugar en el que viven, en este país todas las escuelas son públicas y todas tienen el mismo nivel, además de que en ellas conviven niños de diferentes clases sociales.

El Gobierno está obligado a transportar a los alumnos que vivan a más de cinco kilómetros de la escuela, no se aplican exámenes y no hay calificaciones hasta el quinto grado; antes de ese nivel, se realizan evaluaciones descriptivas del avance de los alumnos, las cuales son entregadas a los padres de familia, quienes tienen un contacto permanente con la escuela.

Asimismo, es casi mítico su modelo en el que se detectan las habilidades de los estudiantes a fin de encauzarlos al área para la cual tienen más talentos. Aunque en los últimos años tuvo un retroceso en las evaluaciones mundiales, esta nación poco a poco recupera terreno.

Noruega sin presiones

¿Qué pasa cuando un mexicano se incorpora a un sistema educativo como este? Otro país de características similares a Finlandia es Noruega, en donde todos los niños tienen el derecho y obligación de terminar la educación básica, la cual abarca hasta los 16 años. Las escuelas son gratuitas y sólo hay un par de opciones privadas para gente de muy alto poder adquisitivo.

La mexicana Carmen Pacheco emigró a Noruega cuando sus dos hijos estaban en edad preescolar, y la primera diferencia que notó fue que en ese país los niños empezaban a desarrollar capacidades, como leer, a una edad mayor que los estudiantes en México.

“Llegaron a la primaria sin saber escribir su nombre, ni leer, ni matemáticas, y la transferencia del kínder a la primaria es muy sutil porque acá no les gustan los cambios drásticos, así que los primeros meses parecía que seguían en el kínder. Yo veía videos de niños en México de la misma edad que ya leían libros y hablaban inglés, mientras que a mi hijo le costó un año aprender a escribir”, describe la egresada de la Universidad Iberoamericana.

“Lo que te ‘venden’ aquí es que dejes a los niños ser niños, y que cuando lleguen a la adolescencia se nivelarán”.

Carmen describe que en las escuelas públicas noruegas nunca se presiona a los niños y sólo se utiliza un libro de texto que otorga el Gobierno; sin embargo, en los estudiantes de las dos escuelas privadas noruegas, como en la que ella trabaja, sí se notan diferencias, como el dominio de idiomas y la resolución de problemas tecnológicos.

“En Noruega la gente puede ser mediocre porque son pocos y son ricos”, subraya. “En México pagamos por una buena educación, y en Noruega es gratis para todos, además de que todas las escuelas son iguales”.

Esto último es otro contraste para ella, pues siente que eso le impide decidir qué clase de educación quiere para sus hijos, quienes asisten a la escuela de 8:30 a 13:00 horas.

Cuba: peras y manzanas

El problema de comparar la educación de México con la de grandes potencias económicas es que está muy por debajo de ellas; no obstante, cuando se analiza frente a las de América Latina, parece que no se ve tan mal. ¿Eso es bueno o malo?

Diego Juárez Bolaños, académico de tiempo completo del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación de la Universidad Iberoamericana reitera que no es parejo compararnos con toda Europa, Canadá, Estados Unidos, Corea, Japón, Australia o Nueva Zelanda. Por eso, es mejor analizar los resultados de SERCE, un estudio realizado por la UNESCO que evalúa el aprendizaje en Matemáticas, lectura, escritura y Ciencias Naturales de 100 752 estudiantes de tercer grado y 95 288 de sexto grado que viven en 16 países de América Latina y el Caribe (por cierto, al estado de Nuevo León lo evalúa aparte).

Ahí, sólo Cuba, Uruguay, Chile y Costa Rica superan a México que, a su vez, está por encima de otras potencias de la zona, como Argentina. Para Juárez Bolaños, la ventaja de los países mejor calificados consiste en que sus sistemas educativos son pequeños, ya que no rebasan los 2 millones de estudiantes.

Sin embargo, el experto en educación destaca el caso cubano: “Es un país más pobre que nosotros pero, durante 50 años, ha invertido 10 % de su producto interno bruto en educación; mientras que en México no llegamos ni a 5 %. La educación en Cuba es una política de Estado, es lo más importante para ese país junto con la salud, y con eso han alcanzado una enorme equidad educativa, algo en lo que en México estamos muy lejanos”.

El investigador subraya que, en Cuba, independientemente de dónde se viva, los niños tienen garantizado el acceso a la educación, la cual también es de calidad.

“En México, no es que todo el sistema educativo sea malo, pero los maestros, las instalaciones y los planes educativos son disparejos”, apunta. “Nuestro principal problema es la equidad. En las zonas pobres o indígenas se oferta una peor educación que en las zonas más prósperas”.

Juárez Bolaños sentencia que mientras en México no se invierta en la educación y se termine con las diferencias sociales, no se podrá avanzar en este tema.

Los nuevos modelos

Lo cierto es que el mundo avanza tan rápido, que la educación ya no se adquiere solamente en la escuela.

Salman Khan, Sal, subió sus clases de Matemáticas a YouTube en 2004, las cuales, inicialmente, había grabado para un familiar; sin embargo, rápidamente se popularizaron entre los usuarios y, sin querer, se convirtió en un pionero de la educación virtual gratuita.

Hoy, tiene la organización Khan Academy, la cual genera contenidos (10 000 videos, 3 000 artículos y 50 000 ejercicios) de Matemáticas, Economía, Historia, Biología y otras disciplinas que están traducidos en 36 idiomas y que cada año son consumidos por más de 100 millones de personas.

“Hoy, el conocimiento está colgado en el aire”, describe Julieta Manzano, directora de Nuevos Negocios de Mercer, empresa de consultoría en capital humano.

La especialista menciona que en la actualidad los jóvenes saben encontrar lo que buscan con las herramientas tecnológicas, y su objetivo no es solamente llenarse la cabeza de conocimientos.

“Es una generación sumamente inteligente, que domina el uso de la tecnología y que se ha preparado de manera distinta a como lo hicieron otras generaciones, quienes aprendieron con mucho más repeticiones, más memoria y, literal, cuando perdían el cuaderno lo perdían todo”, expone.

Mientras más avancen los modelos educativos y la tecnología impulse nuevas herramientas que puedan servir para el aprendizaje, crecerá más la brecha entre los países rezagados y los que le apuestan a la educación. ¿En dónde nos gustaría ver a México?

COMENTARIOS


FACEBOOK

MÁS POPULARES


MÁS HISTORIAS


Amantes del teatro

Con una nueva sede y más de 40 puestas en escena, que abordan des...


#EsDiscriminación

Acéptalo, tienes un yo discriminatorio bien arraigado en el subco...


Luther King: el hombre que puso a soñar al mundo

Decir que fue uno de los mayores defensores de los derechos civil...


“No le deseo sentir a nadie un desprecio por su color de pie...

Uno de los miedos más presentes que puede tener una persona inmig...


Otros mundos simbólicos posibles para Palestina

Las y los jóvenes de Palestina se informan y comunican entre sí,...


Jazz: la banda sonora de la integración

Muchos músicos usan su talento y su arte como medios para expresa...


Tecnología para la paz

El área de oportunidad para utilizar la tecnología con el fin de ...


Memoria de mi infancia

Para escribir El nervio principal, Daniel Saldaña París recurrió ...


El paraíso de las ratas

Para Luigi Amara era importante plasmar una historia que hablara ...


Un voto para los juguetes tradicionales

Olvídate de juegos electrónicos costosos y aparatos digitales. Es...


Realidad virtual al estilo Zaha Hadid

El Museo Universitario de Arte Contemporáneo presenta una origina...


Somos una amenaza

Existen más de 200 000 reservas naturales alrededor del mundo –ju...


El parque de la esquina

¿Cuándo fue la última vez que visitaste un parque? Con el paso de...


El arte también es cosa de juego

En este paraíso de los coleccionistas cada juguete y artículo exh...


Recorre el mundo, conoce sus parques

Si lo tuyo es la naturaleza, grandes paisajes, bosques y montañas...


Quiero ser surfista

De niño no medía el peligro: qué importaba jugar con el agua trat...


Mi parque ideal

Los parques de diversiones forman parte de los recuerdos más feli...


Lo mejor está por venir

El 2018 fue un año lleno de trabajo para Manolo Caro: dirigió la ...


De baño en baño

No es la primera vez que Por Piedad Teatro monta Los baños, del d...


Un futuro de científicas

Los papás y las mamás pueden ayudar a eliminar los estereotipos q...


Tecnología para una nueva era

Cada año hay un nuevo modelo de celular, o una pantalla con mejor...


Caminar más por la Ciudad

De algo estoy seguro, no soy una persona que tenga propósitos al ...


A salvar el planeta

Cuando te comas las doce uvas, recuerda guardar una para prometer...


Adiós lonjitas

Con el paso del tiempo, me di cuenta de que ya no puedo entrarle ...


Reencauzar el agua

Este 2019, el cuidado del agua debe ser una verdadera prioridad. ...


Feliz Año Nuevo… ¡sustentable!

Todo es abundancia en estas fiestas; se derrocha amor y felicidad...


Floshic: consumo responsable a la moda

Paula Montoya es la creadora de una aplicación que funge como red...


Las colectoras de residuos

Alejandra y Lizeth renunciaron a sus trabajos para fundar Ecolana...


Las bailarinas de paz

Desmoronar ideas arraigadas sobre la violencia 
de género es posi...


Los neta-
artistas

Bajo la consigna de que cualquiera puede ser artista, un grupo de...


Los poliamorosos

En la Argentina, hay dos organizaciones que impulsan el debate so...


Los ciclistas de sueños

Somos una familia y trabajamos para construir una ciudad más huma...


Los jardineros de la ciudad

Con el paso de los años, las zonas urbanizadas han fracturado el ...


Las guardianas del bosque

Cuando apenas tenía 25 años, Lucía llegó a Amanalco. Su pasión po...


Los captadores de agua

Si vives en la Ciudad de México, seguro te ha tocado al menos que...


Los rescatistas de arrecifes

¿De qué hablas con tus amigos en una tarde de calor y cervezas? T...


Las coleccionistas de mezclilla

Inspiradas por la tradición de las abuelas que con hilo, aguja y ...


Los rescatistas de colmenas

Con la idea de patrocinar una “vivienda” para abejas, hace cinco ...


Los agricultores mayas

¿Sabías que Tulum y su identidad podrían recuperarse gracias a la...


Los ingenieros del orden

Carlos Gershenson diseñó el sistema probado en el metro Balderas ...


Los aprendices del código

Como un modelo disruptivo que invierte en el talento y apuesta po...


Los robots ingeniosos

Con la intención de llevar la robótica al alcance de todos, José ...


"Yo no soy racista, pero...": 6 mitos sobre las personas mig...

Argumentos que se repiten, no porque sean ciertos, sino porque se...


“La cultura no es una cosa fifí”: Daniel Giménez Cacho

De concretarse el recorte de más de 500 millones de pesos al sect...


Pequeños viajeros

Los niños y las niñas son las personas más vulnerables a la hora ...


Un sueño de verano

Durante la universidad, era común ver a mis amigos pasar sus vaca...


Sopa de migrantes

En toda América, de norte a sur, somos una sopa de migrantes; una...


Ser o no ser… del pueblo

Luego de que fueron desalojados del inmueble en la colonia Condes...


¿Qué culpa tengo yo?

La migración venezolana ya es “la peor de la historia latinoameri...


Los pollitos dicen 
pío, pío

En Estados Unidos, un país donde habitan 42 millones de personas ...


Un himno de justicia

La Unesco declaró Patrimonio Inmaterial de la Humanidad al reggae...


Marea sin fin

Aunque los centroamericanos han migrado desde hace varias décadas...


Teatro privilegiado

De acuerdo con Maya Zapata, hoy en día las puestas en escena se d...


Esto le costaría a México la censura de una red social por u...

Aunque estas prácticas de censura parecen lejanas, en 2018 se cal...


¿Y los derechos humanos, señor presidente?

No cabe duda de que el nuevo gobierno recibió un país en números ...


Nación desconectada

Mientras que tú pides la cena por Uber Eats, hay un montón de gen...


‘Pues si no te gusta, vete en taxi’

La CNDH establece que el derecho a la movilidad es un deber del E...


Todos somos personas

Oliver Jeffers escribe una carta a su hijo recién nacido. Quiere ...


Los niños y niñas no son el futuro, son el presente

Será en 2019 cuando la Convención sobre los Derechos del Niño cum...


La inestabilidad del planeta

El cambio climático ha demostrado, en los últimos años, todo su p...


Historias de injusticia

La escritora Dacia Maraini estuvo recluida por dos años en un cam...


Suspensión de derechos

Organismos internacionales lo confirman: Venezuela vive una crisi...


La genialidad del ballet

Regresa El cascanueces, el espectáculo de la Compañía Nacional 
d...


No todos los héroes llevan capa

Graciela no se asumía como defensora de los derechos humanos, per...


Necesitamos que más personas con discapacidad diseñen tecnol...

Tenemos drones, tenemos vehículos autónomos y tecnología que prác...


Un ritmo diferente

La vida de Ricardo y Víctor dio un giro luego de dos sucesos ines...


Capacidad es ser diferentes

Les presento a un hombre que todos los días sale a ganarse la vid...


Materia pendiente

El gobierno que recién concluyó no sólo dejó de lado las discapac...


Ganar a ciegas

Jessica es atleta de alto rendimiento, también canta, tiene un di...


Tecnología: más que una moda, debe ayudar

Tener acceso a las tecnologías es una manera 
de superar las desv...


Ilusionista profesional

El cine, la literatura y la televisión han provocado que cada vez...


Rodar y volar

Somos una familia y trabajamos para construir una ciudad más huma...


El costo de ser acosada sexualmente en el trabajo

El acoso u hostigamiento en el ámbito laboral contra las mujeres ...


El amor de la audiencia

Roger Waters ha tomado a México como uno de sus lugares obligados...


Danzas 
para la paz

Desmoronar ideas arraigadas sobre la violencia 
de género es posi...


No estás sola

El 35 % de las mujeres en el mundo ha sufrido algún tipo de viole...


Atadas por dinero

Pertenecen a distintos niveles socioeconómicos y educativos. Dent...


Vallarta en Azul

En una onda bien golosa, el chef Joel Ornelas prepara los platill...


Somos todo aquello

Desde la caída del Ángel de la Independencia hasta fotos inéditas...


Aliados

Para plantear caminos y transitar hacia mejores condiciones libre...


Búnker antistalkers

De acuerdo con un estudio del 2016 del Instituto Nacional de las ...


Abuso normalizado

La violencia psicológica que se ejerce cuando hay abuso sexual es...


#CuandoDicen
TodasJuntas

¿Qué hace una mujer que recorre el mundo con sus palabras? Porque...


Otra vez a brindar con extraños

Los hombres no tienen permitido mostrar sus emociones en público,...


Me llamo ____ y soy adicto a la tecnología

¿Sientes que el corazón se te detiene durante unos segundos si so...


El humo blanco también mata

Repasamos los riesgos de fumar con cigarro electrónico, para que ...


Dormir hasta la muerte

Mi doctor me recetó alprazolam para calmar mi ansiedad. La dosis ...


Puentes culturales

Son ya más de 10 ediciones del Festival Internacional de Escritor...


Con alma y corazón

Quizás no imaginemos a Bárbara en otro papel que no sea el de Ros...


Cinco personajes, una actriz

A Eréndira Ibarra el teatro le da la oportunidad de buscar camino...


¿Sigues ahí? Lo adictivo de lo virtual

¿No es una droga aquella que te provoca un bienestar momentáneo d...


A bailar y cantar

Consolidado ya como uno de los eventos más importantes de América...


El último cigarrillo

 Nariño fumó durante 50 años hasta que le dio un infarto. Hoy, al...


El padre de los dioses comunes

Stan Lee estuvo ahí antes que tú, que tus padres y quizás incluso...


Romper con el alcohol

En México, el alcohol mata a más personas que el narcotráfico: 24...


Hecho en casa

Ellas decidieron dar un giro a su vida. Comenzaron a buscar produ...


El crédito eterno

Natalia sacó su primer tarjeta con un tope de 2000 pesos, pasó la...


La maldita obsolescencia programada

Hoy en día la humanidad tiene que pensar en cómo alargar la vida ...


¿De verdad lo necesitas?

Aquí te dejamos nueve tips que te ayudarán a comprar de manera in...


No me puedo resistir a las compras

El fin de semana más capitalista ha llegado, y aunque no deberías...


Ropa sin caducidad

Este proyecto busca darle una alternativa a la gente para que com...


Caminatas feministas

Platicar de frente con Vivian Gornick (1935) es una experiencia e...


Vehículos autónomos: diseñando ciudades para el futuro

Suena disparatado, pero compartir un auto entre varios pasajeros ...


Reconstruir una nación

Un país como Venezuela, donde todos los días aparece un problema ...


Una apuesta por la arquitectura para sanar

El entorno puede influir drásticamente en el bienestar de una per...


El trazo perfecto

Su traza urbana podría funcionar hasta nuestros días como un mode...


Música, maestro

Morelia ahora le abre la puerta a la música, y es que este 9 de n...


Realidad Virtual: Una dimensión para soñar

Steven Spielberg no está tan equivocado en cómo plantea el futuro...


Tecnología a nuestro servicio 

La relación entre la tecnología y los seres humanos se está reinv...


Playlist: 10 canciones para #DíaDeMuertos

Desde el son regional, hasta el pop mexicano: un repaso por la ce...


Ser bruja está de moda

Ser bruja está de moda, aún cuando siglos atrás esto significaba ...


La historia
 de un hit sin igual

“Despacito”, la canción más gigante del reggaetón, fue un parteag...


Adictos a Remedios

Para cerrar el año, el Museo de Arte Moderno de la Ciudad de Méxi...


Música sin límites

Con 20 años de trayectoria, el cantautor argentino Luciano Pereyr...


Los sonidos de México

La nueva aplicación digital que presentó la Fonoteca Nacional ayu...


Transformando la manera de contar historias

En una época donde ya casi nadie consume contenidos 
de la misma ...


Zabaleta descubre el lado pícaro de Mozart

La soprano participará en el espectáculo monumental Por siempre A...


Una herramienta social

El documental, ese género cinematográfico que se encarga de repre...


Compartiendo historias en diferentes latitudes

Desde su origen, el Reto DocsMX se ha encargado de impulsar la pr...


9 canciones para la fauna que nada nos ha hecho

Bomba Estéreo, Caifanes, Caloncho, El Tri y más en esta playlist ...


A la mierda el foro

¿Qué bien puede hacer al país cerrar espacios culturales? Esta se...


Al rescate de los murales

Lo que sería el recinto más lujoso y exclusivo de la Ciudad de Mé...


Un delirio de película

El cine actual es inestable, cae en la exageración y abusa de la ...


Detalles del arte

En plena era digital, los museos comienzan a trabajar para atraer...


Reinventarse o morir

Ahora trabajan sin animales y apuestan por el talento humano, sin...


Playlist: 9 canciones dedicadas a los árboles

¿Una playlist para los árboles? Solo en CAMBIO.


La Ciudad de México está lista para DocsMX

El 70 % de los documentales que participarán en esta edición del ...


Al fondo de McCartney

Philip Norman decidió dejar las diferencias atrás y pidió la auto...


Queremos más ciudades verdes

Hay muchas ciudades alrededor del mundo que están invirtiendo en ...


Playlist: 10 canciones para la reconstrucción

No, no pusimos "Cuando pase el temblor"...


La agenda del planeta 

Alán González no dudó ni un minuto en tomar la única cámara que g...


"El terremoto sacó lo mejor de nosotros": Mon Laferte

El martes 19 de septiembre de 2017, la cantante chilena tenía tre...


Mujeres ingobernables

Isabel Aerenlund, además de producir cine y teatro, también actúa...


Ellas en la programación: desmitificando nuestro género con ...

Como pasa con el código binario, el mundo establecido por los hom...


Una canción por la libertad sexual

En las primeras décadas del siglo XX, la música fue la protagonis...


Un circo desenchufado

Quince rolas que “amarraron chido” fueron suficientes para confor...


Subió la cerveza, también los conciertos

¿Cómo ha afectado la devaluación de nuestra moneda nuestros jóven...


Un gran monstruo

Inició como un festival pequeño lleno de aspiraciones; 17 años de...


Playlist: ¿y la distancia le ganó al amor?

10 canciones para no deprimirte por el hecho de que solo el 6% de...


Conectados para ayudar

Imagina que te preocupa mucho la situación del mundo, pero miras ...


Cuando todo sale mal

Irene Azuela regresa al teatro con La obra que sale mal, una come...


Música y sonidos en la era del sharing

Desde la época de los mecenas y las contrataciones de músicos por...


Te rastrean, quieras o no

El gran hermano es cosa del pasado, ahora es tu celular, con ayud...


Baila electrocumbia en el viejo continente

El mexicano Memo Pimiento tiene un objetivo: transmitir alegría y...


El estilo libre de Chéjov

El español Paul Viejo pasó más de cuatro años leyendo minuciosame...


El poder de la música

Para quienes padecen trastornos como Parkinson, Asperger o Touret...


Campeón sin límites

Hace 12 años, el argentino Juan María Nimo sufrió un accidente en...


No estamos solas

La Mala Rodríguez está por sacar un nuevo disco, y para ello comi...


Cuando dos mundos colapsan

Silvia Navarro y Osvaldo Benavides ya están sobre el escenario pa...


Aborto seguirá en la agenda política de Argentina para "rell...

Una buena parte del Senado y la Cámara de Diputados estarían de a...


El "atentado" a Nicolás Maduro en Caracas y las 3 maneras de...

Tres claves para entender el futuro de Venezuela después de la ex...


Esculturas de basura

La artista Angela Haseltine Pozzi quiere crear conciencia de todo...


¿Por qué usamos popotes en el Siglo XXI?

Hace tres años, un video en el que se ve a un equipo de investiga...


Somos marea, tormenta y torrente

Somos un océano que mueve la música; lo que guía y manda en las a...


Las app que me salvaron en Europa

¿Puede la tecnología ayudarte a organizar 
tus travesías en el vi...


Una nación tradicional

En un país como Bulgaria –ha sido repetidamente conquistado a lo ...


Vive la experiencia

Los hoteles y las empresas que ofrecen alojamientos en casas part...


Alegría sonora

En la era del streaming, las endorfinas pueden armonizar con los ...


Atracción musical

De madre afroamericana y padre mexicano, Miguel Jontel Pimentel y...


Playlist: los ritmos de la ciudad

10 canciones que van desde la queja, a la felicidad, a la introsp...


#Fotogalería El triunfo de Francia en México, en París, en R...

La historia francesa de 1998 casi se repite: una selección que pr...


Larga vida al vaquero

Inspiradas por la tradición de las abuelas que con hilo, aguja y ...


Playlist: voy a proteger mi casa

10 canciones que van dedicadas al lugar que habitamos y que está ...



Capital Media
Capital Coahuila
Capital Hidalgo
Capital Querétaro
Capital Michoacán
Capital Edo. de Méx.
Capital Oaxaca
Capital Puebla
Capital Quintana Roo
Capital Morelos
Capital Jalisco
Capital Veracruz
Capital México
Capital Mujer
Reporte Índigo
Estadio Deportes
The News
Efekto
Green TV
Radio Capital
PirataFM
Capital Máxima
Capital FM


CAMBIO

es una marca registrada de Capital Media

Dirección: Montes Urales No. 425 Col. Lomas de Chapultepec México, Distrito Federal, C.P. 11000 Teléfono: (55) 30 99 3000

NEWSLETTER

* Campos requeridos