Revista Cambio
Cultura · Economía · Política · Periodismo inspirado en ti Domingo 24 de Octubre 2021

Controla 
tu bolsillo

14 de Agosto 2017
Ricardo Chevero
Ricardo Chevero

El mundo en el que vivimos se mantiene gracias al consumo insaciable y la creación continua de valor, el sector de tecnología es un claro ejemplo de esto. En el ámbito de la moda, en cambio, no necesariamente hablamos de innovación, creatividad o generación de valor.

Si agregamos a la amplia oferta de proveedores nacionales e internacionales la venta en línea, outlets y ofertas por fin de temporada, terminamos realizando compras impulsivas de prendas que no necesitamos y que nos representan un gasto significativo anualizado. ¿Cuántas personas creen que si un anuncio dice “50 % menos”, ahorran el 50 %? No se dan cuenta de que salió dinero de su bolsillo; no ahorraron, gastaron.

Así mismo, si ponemos especial atención a la tendencia, podremos realizar compras que nos beneficien y no nos ocasionen deudas a corto plazo. Por supuesto, si vamos a “ahorrar” hay que hacerlo con 18 meses sin intereses, de esa forma podemos vivir con el error durante un año y medio.

No necesitamos las prendas de diseñador más exclusivas o la mayor cantidad de estas para tener un guardarropa funcional. Tomemos como ejemplo a Steve Jobs o Mark Zuckerberg, quienes prefieren tener un estilo sencillo, a fin de invertir el tiempo de manera productiva.

Las grandes cadenas tienen prendas básicas a precios muy accesibles, y con ayuda del Internet podemos buscar ideas de combinaciones para toda ocasión, economizando al máximo.

¿Te has preguntado qué es lo mejor que podrías hacer con las prendas que ya no te gustan, que ya no te quedan o aquellas que nunca utilizaste? Muchos de nosotros las donamos a organizaciones que apoyan a gente de escasos recursos, pero hay una opción que te reditúa por la ropa que planeas desechar: venderla. Existen opciones en línea donde podrás poner en venta, intercambiarla o simplemente comprar; e incluso asistir a los mercados locales con el objetivo de ofrecerla por lote.

Así como ya pensaste vender prendas que no utilizas y de esa manera tener un ingreso extra, podrías hacer lo mismo, aunque a la inversa: comprar prendas de segundo uso con el propósito de no hacer un gasto tan exorbitante. Esto además de aplicarlo a la ropa común, lo puedes aplicar a las prendas o accesorios de alto nivel, ya que adquirirlos nuevos costarían más dinero del que destinamos a la compra regular de ellos. Puedes encontrar muchas opciones en Internet, sobre todo en las redes sociales. Ahí, además de mostrarte el precio y fotografía, detectan tu ubicación para mostrarte sólo resultados cercanos. También existen outlets donde encuentras ropa de artistas y así puedes adquirirla a precios más bajos.

Sea cual sea tu forma tradicional, te invitamos a probar otras opciones, podrías adquirir nuevos hábitos que beneficien tu economía. El costo de ocupar nuestro bolsillo a fin de beneficiar las expectativas de otras personas termina con nuestro plan financiero. La vanidad financiera es un mal porque no se nota hasta que las deudas nos sobrepasan.

Lucir bien hace que los demás crean que tienes éxito. Déjate de mentiras, a nadie le debería importar lo que piensen de tu éxito. La ropa es un accesorio, no permitas que te controle.

*Asesor financiero especializado en fintech y coaching financiero.
@networthmx

Recientes