Revista Cambio
Cultura · Economía · Política · Periodismo inspirado en ti Martes 24 de Noviembre 2020

El tabú de pagar impuestos

07 de Noviembre 2016
Ricardo Chavero
Ricardo Chavero

Hay una especie de tabú con los impuestos y la cultura fiscal en nuestro país que se relaciona con nuestra opinión sobre el Gobierno y nuestro ingreso. Si bien es cierto que las únicas certezas que tenemos en la vida son la llegada de la muerte y la obligación de pagar los impuestos, también lo es que hay poca información sobre cómo una cultura fiscal nos puede beneficiar en nuestro día a día.

¿Qué sucede cuando decidimos hacer una declaración anual sin que la ley nos lo requiera?

Es importante saber que hay gastos que podemos deducir, y el efecto de deducir algo es como si ganáramos menos dinero en términos brutos de nuestro sueldo anual. Pongamos un ejemplo. El mexicano promedio de clase alta que gana 30 mil pesos netos, realmente tiene un sueldo bruto de 45 mil pesos promedio. Al año gana 540 mil pesos, y usualmente la empresa realizará su declaración y pagará la tasa máxima. Lo que le da sus 30 mil pesos netos o 360 mil pesos al año 
que percibe.

Una vez que hacemos una declaración anual, al deducir seguros de gastos médicos mayores, intereses reales de créditos hipotecarios, planes personales para el retiro, donativos, colegiaturas o gastos médicos, el efecto que tiene sobre nuestro sueldo bruto es el de “ganar” menos, 
es decir, uno reporta que percibió menos de los 540 mil pesos anuales, al restar las deducciones que tengamos.

Supongamos que son 60 mil pesos –aunque hay que revisar los topes que tienen los artículos 93, 151 y 185 de la LISR (Ley del Impuesto sobre la Renta)–, esa cantidad se resta automáticamente del grueso anual que percibimos y como la empresa donde trabajamos ya pagó la tasa máxima de impuestos, por eso hay una devolución. Es importante tener una cultura fiscal, los impuestos nos pueden ayudar a tener saldo a favor, ocupar de mejor manera servicios financieros, hipotecarios y demás que podemos tener de vuelta en nuestro bolsillo en una forma nada despreciable.

Una manera que tenemos para potencializar nuestras finanzas personales es mediante un correcto manejo de nuestra situación fiscal. En términos simplificados y para las personas que estén por sueldos y salarios, la explicación aquí mostrada es un claro ejemplo de cómo un seguro de gastos médicos nos puede salir un 30 % más barato solo por presentar una declaración anual, o cómo podemos potencializar nuestro retiro mediante las deducciones y el Gobierno nos ayudará con un 30 % más para nuestra vida 
en la vejez.

Si ocupamos los incentivos fiscales que existen, podemos utilizar servicios que antes no estarían a nuestra disposición, como el de los intereses reales de los créditos hipotecarios, recuperaríamos 30% de las tasas que nos cobran los bancos para hacernos de un bien inmueble.

Sin lugar a dudas una correcta planeación fiscal puede tener una diferencia importante en el largo plazo. Es una forma de ver el beneficio de pagar impuestos que igual ya pagamos a través de nuestra empresa o en los bienes y servicios que consumimos todos los días.

*Asesor financiero especializado en fintech y coaching financiero

Más sobre


Recientes