Revista Cambio
Cultura · Economía · Política · Periodismo inspirado en ti Viernes 05 de Junio 2020

Más de 5 millones de casos de COVID19 se han registrado en todo el mundo

Las naciones con más fallecimientos a causa del COVID-19 son Estados Unidos, Reino Unido e Italia.
21 de Mayo 2020
ya-hay-mas-de-cinco___NVcEkArZa_340x340__1
ya-hay-mas-de-cinco___NVcEkArZa_340x340__1

El número global de casos de coronavirus ha superado los cinco millones, según los cálculos de la Universidad Johns Hopkins. La nueva marca, exactamente 5.000.561, se ha alcanzado cuando los países más afectados tratan de recuperar la normalidad en pleno proceso de desescalada, y con América como nuevo eje de la pandemia y Estados Unidos como nación más golpeada.

De acuerdo con el balance de la universidad, una de las referencias internacionales en datos de la COVID-19, la pandemia alcanza a 188 países, y el número de muertos es de 328.191.

Los datos también dan un atisbo de esperanza, pues el número global de recuperados es de más de 1,8 millones. 

Eje de la COVID-19

El eje de la pandemia se ha ido moviendo con el avance del coronavirus: al principio fue China, donde surgieron los primeros casos, después se movió a Europa, con Italia y España como los más afectados.

Ahora mismo se sitúa en América, con Estados Unidos como país a la encabeza de la clasificación tanto en número de casos (1,5 millones) como de muertes (93.439), aunque también en cifra de recuperados (294.312). Solamente Nueva York ha tenido más de 28.000 muertes, superando a España (27.888). 

Los expertos también muestran su preocupación por el avance de la pandemia en otros países americanos, como Brasil (el tercero de la clasificación, con casi 291.579 casos), Perú (104.020, ha batido su récord con 4.500 contagios en un solo día) y México (56.594),  Países con sistemas sanitarios endebles y donde la pandemia aún no ha alcanzado su pico.

Atención a los rebrotes

A diferencia de lo que pasa en Latinoamérica, tanto Asia como Europa (y Estados Unidos a regañadientes y con más ganas que condiciones reales) ya se están planteando medidas de desescalada del confinamiento.

De hecho, China, Corea del Sur y otras potencias asiáticas ya entraron en proceso de desescalada desde hace aproximadamente un mes, e incluso comienzan a hacer frente a los rebrotes. 

Esta semana, Pekín ordenó el cierre de una ciudad, Shulan, al detectarse un foco de infección, con unas medidas similares a las que se adoptaron para la zona cero de la pandemia, Wuhan, en enero pasado. En Seúl también se han cerrado de nuevo los bares y restaurantes por el aumento de contagios.

Pero no solo en Asia. Francia, donde las clases presenciales ya se han reiniciado, ha tenido que cerrar unas 70 escuelas por detectarse nuevos casos. Y en Reino Unido los planes de Boris Johnson de reabrir los colegios el 1 de junio ha puesto en pie de guerra a los sindicatos de docentes, que demandan más equipos de protección.

Desescalada polémica en España

España llega a la marca de 5 millones mundiales con la curva aplanada (232.555 contagios) también en medio de un polémico proceso de desescalada asimétrica, con muchas comunidades preparándose a avanzar a la fase dos cuando grandes ciudades como Madrid y Barcelona aún se encuentran en la cero. 

Una circunstancia que en la capital ha provocado un agrio enfrentamiento entre Isabel Díaz Ayuso y el Gobierno central, al que culpa de impedir el avance de Madrid para perjudicar políticamente a la región.

España también llega con los consensos políticos desgastados, y los ciudadanos mostrando grietas. Aunque Pedro Sánchez pretendía aprobar una última prórroga del estado de alarma de un mes, que cubriera totalmente el proceso hasta el final de la desescalada en verano, la falta de apoyos lo ha obligado a recortarlo a 15 días para cumplir con las condiciones de Ciudadanos.

El PP se ha pasado definitivamente del lado de los partidos que votan con un no, lo que coloca al inquilino de la Moncloa en una difícil posición si quiere conseguir llegar a finales de junio con los poderes extraordinarios que le otorga el estado de alarma.

Al debate político se ha sumado en las últimas semanas las cada vez más numerosas caceroladas contra el Gobierno, Comenzaron en el barrio de Salamanca de Madrid, lo que motivó que en un principio fueran tildadas de “protestas de pijos”, pero en días sucesivos se han visto también en zonas menos pudientesen Toledo, Navarra, Murcia o en Alcorcón (Madrid).

Recientes