Revista Cambio
Cultura · Economía · Política · Periodismo inspirado en ti Domingo 31 de Mayo 2020

El Estado Laico quedó a un lado hoy, en la mañanera

07 de Abril 2020
Conferencia-matutina_45766722
Conferencia-matutina_45766722

Puede que las conferencias mañaneras sorprendan a los reporteros y las reporteras que cubren la fuente. O tal vez no, Hay campechano. Pero en contexto de la contingencia por el coronavirus y el plan de reactivación económica, AMLO defendió su propuesta con un tuitazo del papa Francisco.

Tras ser cuestionado sobre de qué manera el gobierno apoyará a las pequeñas y medianas empresas, el presidente explicó que lo más importante es echarle una mano a quienes más lo necesitan.

Y para comprobar que estaba en lo correcto, AMLO citó un tuit del papa Francisco, que dice lo siguiente:

¿Y el Estado laico?

“Quiero pedirle a Jesús (el vocero de Presidencia) si podemos conseguir el mensaje o ayúdenme ustedes, del papa Francisco, de ayer”, dijo AMLO para que sus muchachos de Comunicación consiguieran el tuit del papa.

Según Andrés Manuel López Obrador, la cita “a los pobres siempre los tendréis con vosotros”, embona perfecto con el programa del gobierno en medio de la contingencia por el coronavirus.

AMLO reconoció que igual esta cita podía molestar a los no católicos y entonces se remitió a José Martí o al Siervo de la Nación —José María Morelos y Pavón— para respaldarse y acreditar sus argumentos.

¿Y el Estado laico, apá? Se preguntaron los usuarios en las redes sociales, tras la evangélica explicación de AMLO sobre la protección a los más necesitados y el gobierno.

Algunos de sus críticos cuestionaron que AMLO se basara en un discurso religioso, en vez de explicar con peras y manzanas cómo enfrentará la recesión que se avecina.

Sin embargo, a pesar de que el mandatario habló de una nueva corriente de pensamiento y los críticos se sorprendieron porque una vez más el Estado pasó la barrera de la religión; vale recordar a Vicente Fox.

¿Fox? Sí. En 2002, el entonces mandatario se encontró con el papa Juan Pablo II en el hangar presidencial —pa’ darle la bienvenida a México— y ¡pum! besó el anillo del líder del Vaticano.

Esta acción lo marcó en la memoria colectiva, sobre todo en las críticas por juntar el Estado con la Iglesia.

Más sobre


Recientes