Revista Cambio
Cultura · Economía · Política · Periodismo inspirado en ti Domingo 29 de Marzo 2020

Reyes del dolor. Todo sea por la ciencia

El canal History estrena un “entretenido” programa que explora los límites del dolor en los seres humanos ante ataques de arañas, serpientes, insectos y otras linduras
19 de Febrero 2020
reyes del dolor 11
reyes del dolor 11
Cuando la mayoría de las personas ven una araña, una serpiente, un escorpión o incluso una abeja, su reacción natural es alejarse y huir de estas “amenazas” en medio de gritos y sobresaltos. En cambio, los protagonistas de “Los reyes del dolor” (“King of Pain”) —el nuevo programa del canal History que se estrena este miércoles en Latinoamérica—, son “conejillos de indias” que deliberadamente buscan ser atacados por insectos, arácnidos, peces y reptiles para evaluar el daño que pueden causar en el ser humano y elaborar un índice de dolor para clasificarlos.
El biólogo Adam Thorn y el adiestrador de animales Rob “The Caveman” Alleva, expertos en vida silvestre, son esta suerte de “ratones de laboratorio” que exploran bosques, ríos, montañas y desiertos de todo el mundo en busca de esas pequeñas especies que más aterran a la gente, para ser mordidos, picados o lo que sea que hagan, al tiempo que ellos describen ante las cámaras, mientras pueden y el dolor se los permite, las diferentes sensaciones que experimentan.
Si bien podría pensarse en un principio que Thorn y Alleva son dos idiotas que hacen videos extravagantes o fuera de lo común, únicamente para ganar “likes” y tráfico en sus páginas web, nada más alejado de la realidad. Lo hacen en nombre de la ciencia y para continuar con el trabajo iniciado hace un par de décadas por el reconocido entomólogo estadounidense Justin O. Schmidt, sólo que con un poco más de veneno, colmillos y dolor.
A lo largo de la primera temporada de “Los reyes del dolor” veremos a Adam Thorn y al “Caveman” Alleva ceder voluntariamente sus miembros funcionales a los gustos de pitones reticuladas, peces escorpión, hormigas bala, tarantulas Goliath, erizos de fuego, avispas verdugo, veranos del Nilo, ciempiés asiáticos y hasta pirañas del Amazonas para que puedan experimentar en carne propia el “armamento” con el que la naturaleza los dotó.
En uno de los programas, por ejemplo, se ve cómo Thorn, con un casco protector, le arrima el brazo a una enorme serpiente para que ésta lo muerda. La pitón, que no es venenosa, se lanza de inmediato y le clava los colmillos a la altura del codo. Thorn trata de aguantar el dolor, pero luego de unos segundos le pide ayuda a su compañero para retirar el animal.
“Se ha quedado un colmillo dentro”, dice Thorn, mientras su brazo comienza a cubrirse de sangre. Luego, tuvo que ser trasladado a un hospital para que revisaran y le cosieran las heridas. En su escala del dolor que va de 1 a 30, y donde 3 es la picadura de una abeja, la mordida de la pitón reticulada merece 4.5 de calificación, aunque no es nada comparado con los 14 puntos de dolor que le ocasionó la mordida de la tarántula Goliat y le dejó el brazo paralizado y una severa inflamación en la mano (casi el doble de su tamaño) durante un par de días.
Esta tarántula originaria de las selvas sudamericanas es 10 veces más grande que una araña casera normal y tiene colmillos lo suficientemente grandes como para romper la piel de una persona. Con un par de colmillos de entre 2 y 4 centímetros, la también llamada “tarántula pajarera” (aunque muy rara vez come pájaros) inyecta su veneno sólo cuando se siente amenazada.
“Si bien la premisa de esta serie puede parecer una locura, Adam y Rob son expertos en vida silvestre en una misión importante”, asegura Eli Lehrer, vicepresidente ejecutivo de History. Cada episodio sirve para enseñar la historia un animal diferente, su relación con los seres humanos y las posibles soluciones a sus ataques. Evidentemente, los protagonistas están siempre acompañados por un equipo médico que se asegura de que no superen la frontera que ponga en peligro su vida.
“Mientras que la mayoría de las personas huirían, Adam y Rob recorren grandes distancias por selvas remotas y playas solitarias para probar sus límites de dolor en nombre de la ciencia. Esperamos que ‘Los reyes del dolor’ mantenga a los espectadores al borde de sus asientos durante cada grito, estremecimiento y herida punzante que acerque a nuestros expertos en vida silvestre a actualizar el índice de dolor definitivo”, explicó Lehrer.
La serie es protagonizada por el biólogo Adam Thorn y el entrenador de animales Rob “Caveman” Avella, quienes sirven de conejillos de indias
EL RIVAL MÁS FUERTE
Uno de los enfrentamientos que más recuerdan los protagonista de “Los reyes del dolor” es el que tuvieron con la Avispa verdugo (Polistes carnifex), un enorme insecto de cuerpo amarillo y marrón que ataca con su aguijón y sus mandíbulas. Si bien no es agresivo, si se le molesta el agresor no tardará en arrepentirse, y eso lo comprobó Adam Thorn, quien casi se desmaya del dolor y experimentó como su presión cayó y su ritmo cardíaco se aceleró. A punto estuvo de sufrir un shock anafiláctico cuando el veneno comenzó a cortar el oxígeno a su cerebro. En su índice de dolor, obtiene un puntaje de 14.5 sobre 30.
Índice Schmidt de Dolor
Es una escala que evalúa de 0 a 4 el dolor causado por diferentes picaduras de insectos, desarrollada en 1983 por el entomólogo e investigador Justin O. Schmidt, para el Centro de Investigación de Abejas Carl Hayden de la Universidad de Arizona. El nivel 0 es para las picaduras que no producen ningún tipo de efecto sobre los seres humanos, y el 4 para las más letales.
Asian Needle Ant
(Hormiga asiática)
“Anochecer después de un día en la playa. Tu nariz quemada te recuerda que olvidaste el protector solar.”
Ferociuos Polybia Wasp
(Avispa brasileña)
“Como un truco que sale mal. Tu trasero es el objetivo de una pistola BB. Eres una diana, una y otra vez.”
Suturing Arma Ant
(Hormiga soldado)
“Una cortada en tu codo, suturada con una aguja oxidada.”
Honey Wasp
(Avispa mexicana de la miel)
“Picante, ampollada. Te han introducido en la nariz un isopo aderezado en salsa de habanero.”
Nocturnal Hornet
(Abejorro nocturno)
“Rudo, insultante. Una brasa de tu fogata se ha pegado en tu antebrazo.”
Giant Paper Wasp
(Avispa gigante)
“Los dioses existen, y arrojan truenos. Poseidón ha embestido tu pecho con su tridente.”
Velvet Ant
(Hormiga aterciopelada)
“Explosiva y de larga duración, suenas enloquecido mientras gritas. Aceite caliente de la freidora que se derrama sobre toda tu mano.”
Bullet Ant
(Hormiga bala)
“Puro, intenso y deslumbrante dolor. Como caminar sobre carbón llameante con una aguja de siete centímetros incrustada en tu talón.”
Tarantula Hawk Wasp
(Avispa cazadora de tarántulas)
“Cegador, feroz, electrizante. Una secadora de cabello funcionando ha sido arrojada en tu tina de baño. Una rayo del cielo. Acuéstate y grita.”
Warrior Wasp
(Avispa guerrera)
“Tortura. Estás encadenado al flujo de un volcán activo. ¿Por qué empecé esta lista?”
PONTE AVISPA
Justin Orvel Schmidt es un reconocido entomólogo estadounidense autor de los libros “Insect Defenses: Adaptive Mechanisms and Strategies of Prey and Predators” y “The Sting of the Wild”; también desarrolló el Schmidt Sting Pain Index. Se ha especializado en las defensas químicas y conductuales de hormigas, avispas y arácnidos, por lo que en 2015 recibió el Premio Ig Nobel de Fisiología y Entomología, que reconoce logros inusuales en la investigación científica (su lema es: “primero haz reír a la gente y luego haz que piensen”) y son avalados por la Universidad de Harvard y el Instituto Tecnológico de Massachusetts.
“Los insectos y otros venenos funcionan mágicamente y, en cierto sentido, el dolor hace que el mundo gire, ya que les permite a todos los organismos saber que algo está mal o es peligroso y que se debe actuar”, asegura Schmidt, quien participa como asesor del programa “Los reyes del dolor”.
“Adam y Rob están llevando el concepto de dolor y mi escala de dolor original a un reino superior con algunos de los animales más ‘picantes’ e inductores de dolor que jamás hayamos visto. En el proceso, están avanzando nuestro conocimiento del dolor y el experiencia humana y, en última instancia, vamos a aprender mucho de esto”, reconoce Schmidt.

Más sobre


Recientes