Revista Cambio
Cultura · Economía · Política · Periodismo inspirado en ti Martes 24 de Noviembre 2020

Inmigrante reconocida

La inmigrante indocumentada mexicana Jeanette Vizguerra, quien desde febrero pasado permanece refugiada en una iglesia de Denver, Colorado, para impedir su deportación, fue incluida en la lista de las 100 personas más influyentes en el mundo
24 de Abril 2017
Twitter
Twitter

La inmigrante indocumentada mexicana Jeanette Vizguerra, quien desde febrero pasado permanece refugiada en una iglesia de Denver, Colorado, para impedir su deportación, fue incluida en la lista de las 100 personas más influyentes en el mundo, elaborada cada año por la revista Time.

La mexicana ha vivido desde hace dos décadas en Denver y tiene cuatro hijos, tres de ellos nacidos en Estados Unidos. Ingresó el pasado 15 de febrero a la iglesia First Unitarian Society de esa ciudad para refugiarse tras haberse emitido una orden de deportación en su contra.

En un pequeño perfil de Vizguerra, escrito para Time, la actriz y activista America Ferrera explicó: “Jeanette se trasladó a Estados Unidos para ser un conserje, trabajando como organizadora de sindicatos y construyendo su propia empresa antes de convertirse en un defensor de la reforma migratoria, una cosa audaz y arriesgada para una inmigrante indocumentada”.

En el perfil, la actriz asegura que Jeanette “vino a este país para no violar, asesinar o vender drogas, sino para crear una vida mejor para su familia. Ella derramó sangre, sudor y lágrimas para convertirse en dueña de negocios, tratando de darle a sus hijos más oportunidades de las que tenía. Esto no es un crimen. Este es el sueño americano”.

En declaraciones a la cadena de televisión CNN, Vizguerra dijo que estaba honrada de que sus 20 años de activismo por los derechos de los inmigrantes fueran reconocidos.

Ella fue detectada por las autoridades migratorias de Estados Unidos en 2009, luego de que un agente de policía la hiciera una parada de tráfico.

Desde entonces había tramitado y obtenido un permiso de “permanencia de remoción”, que es valido por un año, para continuar su permanencia en este país. Su último permiso expiró en febrero pasado y a diferencia de los años anteriores esta vez no fue renovado.

Más sobre


Recientes