Mundo

Patria apocalíptica

En Venezuela, hay personas que ya no reconocen su país. Ahí, el miedo se suma al desabasto y al hambre, que hoy son sinónimos de patria en aquella nación sudamericana

por Revista Cambio

11 de Septiembre 2017

Foto Revista Cambio

POR SEBASTIÁN SERRANO

Mari viajó en diciembre del año pasado a Maracaibo con el propósito de visitar a su familia. Llegó a la ciudad a la media noche y lo primero que le impresionó fue que en todo el trayecto del aeropuerto a su casa no vio a absolutamente nadie, ni un carro, ni un perro, ni un peatón. Tres horas después se despertó con un ruido fuerte, se asomó a la ventana y observó que en la otra acera de su casa se incendiaba un carro; nadie reaccionó. “Bomba molotov”, dijo su hermana medio dormida. En seguida llamaron a los bomberos. Intentaron pedir ayuda, pero no recibieron respuesta, nadie apareció para apagar el fuego, el carro se  consumió en llamas hasta la mañana siguiente.

Cuando le pregunto que cuál es la impresión que tiene de la situación actual en Venezuela, me dice que es la de una película apocalíptica, las calles totalmente vacías, como si siempre fuera domingo. Pero, de pronto, aparece algo aleatorio que rompe la tranquilidad: basureros en llamas, señales públicas arrancadas, vecinos que pintan grafitis en las calles. Y para alimentar más esa atmósfera enrarecida, irrumpen de golpe los motorizados colectivos, paramilitares encapuchados que controlan las calles mediante el temor, vestidos de civiles y armados con ametralladora. Dan su ronda en motos gritando consignas a favor del gobierno. Ante ese panorama, si no es necesario, la gente prefiere no salir.

María José vive desde hace 17 años fuera de Venezuela y acaba de recibir a sus papás que llegaron a México por una temporada a fin de realizar un tratamiento médico. Por la experiencia de familiares, ella comenta que el día a día se ha convertido en algo muy complejo, “hay muchas cosas en un nivel de logística familiar que se vuelven una travesía, ir al súper el día en el que te toca porque si vas y no te corresponde por cédula de identidad ese día, pues no puedes comprar ciertos productos. O por ejemplo, hacer la fila con el objetivo de comprar productos básicosw sin saber si van alcanzar para ti. Cosas como que tu jefe te dé el día libre para poder ir a comprar porque no sabes cuánto tiempo puedes demorarte. Que alguien en tu casa se enferme pero que no haya la medicina en ninguna farmacia, o que en el hospital no tengan medicamentos, o que no puedan cumplir con los protocolos de salubridad por falta de luz y agua”.

Mari dice que a los pocos días de haber llegado tuvo que ir al banco a cambiar dinero y después de hacer una fila de dos horas, le dijeron que no había efectivo; en las semanas en las que estuvo no logró conseguir bolívares porque estaban agotados. También recuerda las largas filas en los supermercados, cómo todo estaba sucio y una vez que lograban entrar, no le alcanzaba ni para comprar verduras. Cuando regresó a México quería abrazar el supermercado. “Un kilo de arroz me costó 18 500 bolívares, el mismo precio que había pagado tres años antes por mi vuelo de avión”. El tipo de cambio se modifica casi cada hora. Según información de BBC Mundo, el incremento de la inflación, en el primer semestre del año, llegó al 176 %, y el bolívar sigue su caída en picada, en el último mes se depreció 45 %, situación que alimenta la especulación sin control.

La caída en los precios del petróleo, acompañada por una mala política de expropiaciones y control de precios, ha acabado con el sector productivo del país. Por otra parte, la incapacidad del gobierno para administrar su enorme aparato burocrático, lo ha llevado a imprimir dinero sin control. Los ingresos de la población ya no son suficientes y las cosas se han encarecido por encima de la capacidad de compra de los ciudadanos.

Andrés Medina abandonó su vida en Caracas en 2010, tenía a su favor la nacionalidad colombiana. “El fuerte enfrentamiento político, el desabastecimiento de productos básicos, el colapso de la economía a causa de la devaluación del Bolívar y la inflación, así como la inseguridad que se vive constantemente, hicieron de Venezuela un país en el que no se puede vivir tranquilamente”.

Según información de la revista colombiana Semana, cada día 25 000 venezolanos cruzan los 2 294 kilómetros de frontera que unen a los dos países. La mayoría lo hacen en sus carros o arrastrando las maletas a través del puente internacional Simón Bolívar que comunica a las ciudades de San Antonio de Táchira y Cúcuta, el principal punto de unión entre los dos países. Sin embargo, otra parte de la población atraviesa los más de 288 senderos que se han detectado, en los cuales se trafica desde gasolina, droga, hasta carne. Incluso se da un fenómeno que la policía de la frontera colombiana ha llamado el “pitufeo”:  las personas transportan dentro de sus maletas entre uno o dos kilos de carne, que venden de casa en casa en los barrios más humildes de la frontera a fin de comprar arroz, maíz para las arepas, frijoles y regresar al lado venezolano con comida no perecedera.

A pesar de este reto que va incrementando a la escala de crisis humanitaria, Colombia no ha cerrado las puertas, ni ha considerado levantar vayas o muros para frenar a la población necesitada. Todo lo contrario, crearon un permiso especial de permanencia para regularizar la situación de 230 000 venezolanos, con el fin de combatir la informalidad y que puedan trabajar legalmente, según la Revista Semana. Pero el experimento más interesante es la creación de un corredor escolar humanitario, consistente en centros educativos para más de 3 000 niños que pasan a las ciudades fronterizas con el propósito de continuar su educación.

Andrés explica que, en su caso, la mayoría de sus familiares y amigos cercanos abandonaron Venezuela. Muchos han emigrado a los Estados Unidos, Canadá, España y diferentes lugares latinoamericanos. “Sin embargo, aún tengo personas cercanas que viven en el país. Algunos porque no han tenido la posibilidad de irse y otros porque aún creen en la recuperación de Venezuela y están allá luchando cada día en contra de la situación, marchando y protestando por un mejor futuro”. Mari comenta que en Maracaibo todavía viven su hermana y su cuñado que son médicos, y su mamá que cuida a las sobrinas. Su cuñado dice que él no se va a ir que no piensa abandonar todo lo que ha conseguido y por lo que ha trabajado para regalárselo al gobierno. En el caso de María José, también los conocidos que han tenido la posibilidad de vender sus cosas se han ido, pero ella que lleva la mitad de su vida fuera de su país, agrega que “ser extranjero nunca es fácil, y siempre implica un periodo de adaptación con un costo alto: siempre, siempre, serás extranjero, aunque tengas la nacionalidad del país que te acogió”. Y por eso invita a generar estrategias de apoyo con medicinas y alimentos para los venezolanos que están allá, y ayudar adaptarse y conseguir empleo a los que lleguen.

No se comprende cómo en Venezuela que, según estimaciones, tiene una reserva petrolera mayor a la de Arabia Saudita, la gente no tiene qué comer. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (Encovi), elaborada por las principales universidades del país, el índice de pobreza llegó al 82 % de los hogares. Mari recuerda que todas las personas que vio en la calle estaban flacas, “vi a la gente buscando comida en la basura”, remarca en tono angustiado. Agrega que a una amiga que tiene un restaurante, la han robado tres veces, pero no se han llevado muebles, sino la comida, absolutamente toda la comida, huevos, arroz, sal, azúcar; no le han dejado nada.

Para María José lo único positivo de la situación es que durante los momentos de necesidad las personas sacan lo mejor de su creatividad y solidaridad. “Según lo que me cuentan, la gente entre amistades y familiares generan redes de intercambios, sobre todo cuando de medicinas se trata. Aunque la dificultad e irregularidades que surgieron del mercado negro y de la devaluación de la moneda, hacen que predomine la ley del más vivo, del más fuerte, del que vio cómo sacarle más a una situación sin detenerse a pensar en el otro. Es triste pensar que en este momento los venezolanos tienen hambre y sufren abusos de toda índole.”

Según información publicada por The Economist, el verdadero soporte que tiene el gobierno son las fuerzas armadas, a las cuales se les ha dado el control de la importación y distribución de comida, así como de los puertos, aeropuertos, ciertos bancos y el sector minero. Algunos incluso tienen el poder de acceder a dólares baratos por medio de la tasa de cambio oficial de un dólar por 10 bolívares, para venderlos en las tasas más reales del mercado negro: 9 000 bolívares por dólar. Mari comenta que en algunas zonas se ven los enormes contrastes, casas superlujosas, carros nuevos, y todo el mundo sabe que son de militares o narcos, que son los únicos que pueden tener esa capacidad adquisitiva y tienen la impunidad de presumirla sin vergüenza.

Cuando estuvo en Venezuela, hace 8 meses, Mari percibió mucha incertidumbre en el ambiente, “la gente no sabe qué hacer, no tiene posibilidad de pensar en revueltas o en oposición, tiene que pensar en la vida básica, qué van a comer, de qué van a vivir, están trabajando y haciendo las cosas como pueden”. Agrega que en la calle veía a la gente con cara de descontento y fastidio, resignada a su situación y totalmente apática. Las personas no ven opciones claras ni ideas concretas, esperan que les digan qué hacer. Sin embargo, en el fondo ve que hay mucha tensión, la gente está desquiciada, cuando pueden rompen o queman el mobiliario público.

Por su parte, Andrés considera que “tiene que haber un cambio político para que realmente haya un viraje significativo en la situación del país. Mientras esto no suceda, la crisis se va a agudizar y será cada vez más crítica”. María José agrega: “Venezuela en este momento está en llamas, la gente no solo está enojada, sino está harta y hambrienta, esas circunstancias orillan y sacuden la humanidad de cualquiera. Yo creo que las muertes y el conflicto en las calles seguirán hasta que haya una transición… Todo abuso de poder en cualquier esfera hay que denunciarlo, son muchos los agravios hacia la población y eso no puede quedarse callado”.

Lo cierto es que la gente está hambrienta, no tiene medicinas y abandonará el país como pueda, arrastrando sus maletas, quizá con un kilo de carne escondido a fin de comprar arroz, con la idea de no volver y empezar de nuevo en otro lugar, lejos de otra revolución fallida.

COMENTARIOS


FACEBOOK

MÁS POPULARES


MÁS HISTORIAS


Amantes del teatro

Con una nueva sede y más de 40 puestas en escena, que abordan des...


#EsDiscriminación

Acéptalo, tienes un yo discriminatorio bien arraigado en el subco...


Luther King: el hombre que puso a soñar al mundo

Decir que fue uno de los mayores defensores de los derechos civil...


“No le deseo sentir a nadie un desprecio por su color de pie...

Uno de los miedos más presentes que puede tener una persona inmig...


Otros mundos simbólicos posibles para Palestina

Las y los jóvenes de Palestina se informan y comunican entre sí,...


Jazz: la banda sonora de la integración

Muchos músicos usan su talento y su arte como medios para expresa...


CLIMAX

Gaspar Noé nos presenta un viaje alucinante, incómodo, perturbado...


Tecnología para la paz

El área de oportunidad para utilizar la tecnología con el fin de ...


Memoria de mi infancia

Para escribir El nervio principal, Daniel Saldaña París recurrió ...


Un ritmo multi-cultural

Surgió en Jamaica, pero la música, como las personas, viaja por t...


El paraíso de las ratas

Para Luigi Amara era importante plasmar una historia que hablara ...


Un voto para los juguetes tradicionales

Olvídate de juegos electrónicos costosos y aparatos digitales. Es...


Realidad virtual al estilo Zaha Hadid

El Museo Universitario de Arte Contemporáneo presenta una origina...


Somos una amenaza

Existen más de 200 000 reservas naturales alrededor del mundo –ju...


El parque de la esquina

¿Cuándo fue la última vez que visitaste un parque? Con el paso de...


El arte también es cosa de juego

En este paraíso de los coleccionistas cada juguete y artículo exh...


Recorre el mundo, conoce sus parques

Si lo tuyo es la naturaleza, grandes paisajes, bosques y montañas...


Quiero ser surfista

De niño no medía el peligro: qué importaba jugar con el agua trat...


Mi parque ideal

Los parques de diversiones forman parte de los recuerdos más feli...


Un personaje a la medida

Joaquín Cosío explora en Belzebuth un terreno poco explorado y di...


Lo más esperado en la gran pantalla este 2019

No es sorpresa, 2019 será nodal para Marvel y su cine. Todo indic...


Lo mejor está por venir

El 2018 fue un año lleno de trabajo para Manolo Caro: dirigió la ...


De baño en baño

No es la primera vez que Por Piedad Teatro monta Los baños, del d...


Roma, más que una colonia

Una de las joyas de la Ciudad de México, sobrevive entre recuerdo...


Un futuro de científicas

Los papás y las mamás pueden ayudar a eliminar los estereotipos q...


Tecnología para una nueva era

Cada año hay un nuevo modelo de celular, o una pantalla con mejor...


Caminar más por la Ciudad

De algo estoy seguro, no soy una persona que tenga propósitos al ...


A salvar el planeta

Cuando te comas las doce uvas, recuerda guardar una para prometer...


Adiós lonjitas

Con el paso del tiempo, me di cuenta de que ya no puedo entrarle ...


Reencauzar el agua

Este 2019, el cuidado del agua debe ser una verdadera prioridad. ...


Feliz Año Nuevo… ¡sustentable!

Todo es abundancia en estas fiestas; se derrocha amor y felicidad...


Lo mejor del cine de 2018

Como marca la tradición, en CAMBIO hicimos el conteo anual de las...


Playlist: un recuento musical del 2018

10 canciones para recordar lo que fue el 2018 y las historias que...


Floshic: consumo responsable a la moda

Paula Montoya es la creadora de una aplicación que funge como red...


Las colectoras de residuos

Alejandra y Lizeth renunciaron a sus trabajos para fundar Ecolana...


Las bailarinas de paz

Desmoronar ideas arraigadas sobre la violencia 
de género es posi...


Los neta-
artistas

Bajo la consigna de que cualquiera puede ser artista, un grupo de...


Los poliamorosos

En la Argentina, hay dos organizaciones que impulsan el debate so...


Los ciclistas de sueños

Somos una familia y trabajamos para construir una ciudad más huma...


Los jardineros de la ciudad

Con el paso de los años, las zonas urbanizadas han fracturado el ...


Las guardianas del bosque

Cuando apenas tenía 25 años, Lucía llegó a Amanalco. Su pasión po...


Los captadores de agua

Si vives en la Ciudad de México, seguro te ha tocado al menos que...


Los rescatistas de arrecifes

¿De qué hablas con tus amigos en una tarde de calor y cervezas? T...


Las coleccionistas de mezclilla

Inspiradas por la tradición de las abuelas que con hilo, aguja y ...


Los rescatistas de colmenas

Con la idea de patrocinar una “vivienda” para abejas, hace cinco ...


Los agricultores mayas

¿Sabías que Tulum y su identidad podrían recuperarse gracias a la...


Los ingenieros del orden

Carlos Gershenson diseñó el sistema probado en el metro Balderas ...


Los aprendices del código

Como un modelo disruptivo que invierte en el talento y apuesta po...


Los robots ingeniosos

Con la intención de llevar la robótica al alcance de todos, José ...


"Yo no soy racista, pero...": 6 mitos sobre las personas mig...

Argumentos que se repiten, no porque sean ciertos, sino porque se...


“La cultura no es una cosa fifí”: Daniel Giménez Cacho

De concretarse el recorte de más de 500 millones de pesos al sect...


Pequeños viajeros

Los niños y las niñas son las personas más vulnerables a la hora ...


Un sueño de verano

Durante la universidad, era común ver a mis amigos pasar sus vaca...


Dulce tradición

En Tlaquepaque, una familia que se dedica únicamente a vender dul...


Sopa de migrantes

En toda América, de norte a sur, somos una sopa de migrantes; una...


Ser o no ser… del pueblo

Luego de que fueron desalojados del inmueble en la colonia Condes...


¿Qué culpa tengo yo?

La migración venezolana ya es “la peor de la historia latinoameri...


Los pollitos dicen 
pío, pío

En Estados Unidos, un país donde habitan 42 millones de personas ...


Un himno de justicia

La Unesco declaró Patrimonio Inmaterial de la Humanidad al reggae...


Marea sin fin

Aunque los centroamericanos han migrado desde hace varias décadas...


Teatro privilegiado

De acuerdo con Maya Zapata, hoy en día las puestas en escena se d...


Pájaros de verano

Ciro Guerra nuevamente hace ruido con su más reciente película, y...


Esto le costaría a México la censura de una red social por u...

Aunque estas prácticas de censura parecen lejanas, en 2018 se cal...


¿Y los derechos humanos, señor presidente?

No cabe duda de que el nuevo gobierno recibió un país en números ...


Nación desconectada

Mientras que tú pides la cena por Uber Eats, hay un montón de gen...


‘Pues si no te gusta, vete en taxi’

La CNDH establece que el derecho a la movilidad es un deber del E...


Todos somos personas

Oliver Jeffers escribe una carta a su hijo recién nacido. Quiere ...


Los niños y niñas no son el futuro, son el presente

Será en 2019 cuando la Convención sobre los Derechos del Niño cum...


La inestabilidad del planeta

El cambio climático ha demostrado, en los últimos años, todo su p...


Historias de injusticia

La escritora Dacia Maraini estuvo recluida por dos años en un cam...


Acusada

Gonzalo Tobal dirige una cinta que genera el debate y despierta u...


Suspensión de derechos

Organismos internacionales lo confirman: Venezuela vive una crisi...


No te preocupes, no irá lejos 

Postrado en una silla de ruedas, con una tremenda frustración y u...


La genialidad del ballet

Regresa El cascanueces, el espectáculo de la Compañía Nacional 
d...


No todos los héroes llevan capa

Graciela no se asumía como defensora de los derechos humanos, per...


"Roma": la experiencia humana es una misma

El Centro de Cultura Digital proyectará "Roma" de Alfonso Cuarón ...


Necesitamos que más personas con discapacidad diseñen tecnol...

Tenemos drones, tenemos vehículos autónomos y tecnología que prác...


Un ritmo diferente

La vida de Ricardo y Víctor dio un giro luego de dos sucesos ines...


Capacidad es ser diferentes

Les presento a un hombre que todos los días sale a ganarse la vid...


Materia pendiente

El gobierno que recién concluyó no sólo dejó de lado las discapac...


Ganar a ciegas

Jessica es atleta de alto rendimiento, también canta, tiene un di...


Música social

Jesse Baez es un tipo alto y relajado, no se preocupa por sus det...


Tecnología: más que una moda, debe ayudar

Tener acceso a las tecnologías es una manera 
de superar las desv...


Ilusionista profesional

El cine, la literatura y la televisión han provocado que cada vez...


Central de murales

Desde agosto de 2017 que comenzó este proyecto, suman ya 56 mural...


Rodando hacia ti

Un guion que a primera vista pareciera irreverente e irrespetuoso...


El mal querer

Con tan sólo 25 años, Rosalía se metió en todas las conversacione...


Rodar y volar

Somos una familia y trabajamos para construir una ciudad más huma...


Carta a otra mujer que me ataca

“Entre nosotras podemos destrozarnos, pero jamás nos haremos daño...


El costo de ser acosada sexualmente en el trabajo

El acoso u hostigamiento en el ámbito laboral contra las mujeres ...


El amor de la audiencia

Roger Waters ha tomado a México como uno de sus lugares obligados...


Danzas 
para la paz

Desmoronar ideas arraigadas sobre la violencia 
de género es posi...


No estás sola

El 35 % de las mujeres en el mundo ha sufrido algún tipo de viole...


Atadas por dinero

Pertenecen a distintos niveles socioeconómicos y educativos. Dent...


Vallarta en Azul

En una onda bien golosa, el chef Joel Ornelas prepara los platill...


Somos todo aquello

Desde la caída del Ángel de la Independencia hasta fotos inéditas...


WiFi Ralph

Los directores Phil Johnston y Rich Moore lo vuelven a hacer: tra...


Aliados

Para plantear caminos y transitar hacia mejores condiciones libre...


Búnker antistalkers

De acuerdo con un estudio del 2016 del Instituto Nacional de las ...


Abuso normalizado

La violencia psicológica que se ejerce cuando hay abuso sexual es...


#CuandoDicen
TodasJuntas

¿Qué hace una mujer que recorre el mundo con sus palabras? Porque...


Otra vez a brindar con extraños

Los hombres no tienen permitido mostrar sus emociones en público,...


Me llamo ____ y soy adicto a la tecnología

¿Sientes que el corazón se te detiene durante unos segundos si so...


El humo blanco también mata

Repasamos los riesgos de fumar con cigarro electrónico, para que ...


Dormir hasta la muerte

Mi doctor me recetó alprazolam para calmar mi ansiedad. La dosis ...


Puentes culturales

Son ya más de 10 ediciones del Festival Internacional de Escritor...


Con alma y corazón

Quizás no imaginemos a Bárbara en otro papel que no sea el de Ros...


Cinco personajes, una actriz

A Eréndira Ibarra el teatro le da la oportunidad de buscar camino...


¿Sigues ahí? Lo adictivo de lo virtual

¿No es una droga aquella que te provoca un bienestar momentáneo d...


A bailar y cantar

Consolidado ya como uno de los eventos más importantes de América...


Narcos: México

Al tope de sus habilidades, Diego Luna interpreta con gran solven...


El último cigarrillo

 Nariño fumó durante 50 años hasta que le dio un infarto. Hoy, al...


El padre de los dioses comunes

Stan Lee estuvo ahí antes que tú, que tus padres y quizás incluso...


Romper con el alcohol

En México, el alcohol mata a más personas que el narcotráfico: 24...


Hecho en casa

Ellas decidieron dar un giro a su vida. Comenzaron a buscar produ...


El crédito eterno

Natalia sacó su primer tarjeta con un tope de 2000 pesos, pasó la...


La maldita obsolescencia programada

Hoy en día la humanidad tiene que pensar en cómo alargar la vida ...


Arriba del ring

Luego de su paso por el Festival Internacional de Morelia, llega ...


Una guitarra, un dragón y Led Zeppelin

Jimmy Page tenía el sonido de Led Zeppelin antes de que existiera...


¿De verdad lo necesitas?

Aquí te dejamos nueve tips que te ayudarán a comprar de manera in...


No me puedo resistir a las compras

El fin de semana más capitalista ha llegado, y aunque no deberías...


Ropa sin caducidad

Este proyecto busca darle una alternativa a la gente para que com...


First Man

Damien Chazelle filma una película, no sobre una misión espacial,...


Caminatas feministas

Platicar de frente con Vivian Gornick (1935) es una experiencia e...


Vehículos autónomos: diseñando ciudades para el futuro

Suena disparatado, pero compartir un auto entre varios pasajeros ...


Tres estampas de un ícono

 A 45 años de su muerte, el comediante Germán Valdés sigue siendo...


Reconstruir una nación

Un país como Venezuela, donde todos los días aparece un problema ...


Una apuesta por la arquitectura para sanar

El entorno puede influir drásticamente en el bienestar de una per...


El trazo perfecto

Su traza urbana podría funcionar hasta nuestros días como un mode...


Música, maestro

Morelia ahora le abre la puerta a la música, y es que este 9 de n...


Realidad Virtual: Una dimensión para soñar

Steven Spielberg no está tan equivocado en cómo plantea el futuro...


Tecnología a nuestro servicio 

La relación entre la tecnología y los seres humanos se está reinv...


Crímenes por resolver

Canal Once produce una original serie de suspenso, protagonizada ...


Bohemian Rhapsody

Bryan Singer dirige una biopic absolutamente convencional que nar...


Playlist: 10 canciones para #DíaDeMuertos

Desde el son regional, hasta el pop mexicano: un repaso por la ce...


Ser bruja está de moda

Ser bruja está de moda, aún cuando siglos atrás esto significaba ...


La historia
 de un hit sin igual

“Despacito”, la canción más gigante del reggaetón, fue un parteag...


PUNTOS DE VENTA



Capital Media
Capital Coahuila
Capital Hidalgo
Capital Querétaro
Capital Michoacán
Capital Edo. de Méx.
Capital Oaxaca
Capital Puebla
Capital Quintana Roo
Capital Morelos
Capital Jalisco
Capital Veracruz
Capital México
Capital Mujer
Reporte Índigo
Estadio Deportes
The News
Efekto
Green TV
Radio Capital
PirataFM
Capital Máxima
Capital FM


CAMBIO

es una marca registrada de Capital Media

Dirección: Montes Urales No. 425 Col. Lomas de Chapultepec México, Distrito Federal, C.P. 11000 Teléfono: (55) 30 99 3000

NEWSLETTER

* Campos requeridos