Amor patrio ¡y futbolero!

La empezaron a amar sin esperar mucho de ella, y ese cariño perduró durante varios años, pero como a veces ocurre, el amor empezó a desgastarse. La buena noticia es que se espera que en la próxima “luna de miel” esa patriótica relación valga unos 300 millones de dólares

por Revista Cambio

11 de Septiembre 2017

Foto Revista Cambio

POR CARLOS TOMASINI

Estamos hablando de la relación amorosa que existe actualmente entre la afición y la selección mexicana de futbol, misma que ha tenido altibajos desde los años 60; una relación en la que también la televisión y los empresarios quieren entrar para tener algo de felicidad salpicada, muy al estilo de “felices los cuatro”.

La próxima “luna de miel” de esa pareja será el Mundial de Rusia 2018, en donde se espera que el reciente desinterés de la afición, que se demuestra en las tribunas medio vacías y boletos al 2 x 1, se transforme en la apasionada relación que han tenido al menos cada cuatro años desde 1994.

El precio de los jugadores que la integran también asciende a unos 300 millones de dólares, por lo que la afición está enamorada de una serie de millonarios que cada vez se esfuerzan menos y les cuesta más trabajo llegar a su objetivo. Un amor que a veces se confunde con un fervor patrio que se enciende más cuando se canta el himno nacional, cuando se agita una bandera de México o cuando esos 11 soldados que el cielo le dio a la patria derrotan al extraño enemigo con goles y no con el sonoro rugir del cañón.

¿En qué momento surgió ese amor y desde cuándo la camiseta verde está a la altura de un símbolo patrio? Echemos un vistazo a la historia de un equipo al que no se le piden muchos resultados en la cancha para ser amado.

LOS GRANDES FRACASOS

El torneo más importante del futbol a nivel global es la Copa del Mundo, que se celebra cada cuatro años, y justo ahí es donde la selección mexicana no ha logrado nada relevante desde 1930, cuando inició esa competición en la que ha participado 15 veces, colocándose en el quinto lugar de países que a más campeonatos mundiales han asistido, sólo detrás de Brasil, Alemania, Italia y Argentina (por cierto, estos cuatro últimos sí han sido campeones del mundo más de una vez).

Aunque en los últimos 20 años México ha logrado triunfos relevantes en el futbol, como en la Copa Confederaciones de 1999, la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y el campeonato en el Mundial Sub-20 de 2005 y 2011, en la Copa del Mundo no ha pasado de la fase de octavos de final.

De hecho, en toda la historia de las copas del mundo, el mejor papel del Tri ha sido en la de México 86, donde los entonces anfitriones llegaron a los cuartos de final con un equipo cuya única figura internacional era Hugo Sánchez, y que perdió en tanda de penales contra Alemania.

En Brasil 2014 –torneo al que México calificó en la última oportunidad que tuvo–, la selección contaba con varios elementos que jugaban en ligas de Europa, como Andrés Guardado, Guillermo Ochoa y Javier Chicharito Hernández; sin embargo, obtuvieron el mismo resultado de siempre, al perder en octavos de final ante Holanda con un polémico penalty que se convirtió en uno de los primeros grandes fenómenos virales en el país: el #NoEraPenal.

Y si nos vamos más atrás, la selección mexicana ha tenido varios “ridículos” en algunas ediciones de la Copa del Mundo, incluso a las que no ha ido. Por ejemplo, no alcanzó a calificar para el Mundial de España 82, cuando perdió su lugar ante rivales supuestamente más débiles durante la eliminatoria, como Honduras y El Salvador, que finalmente sí asistieron a la justa mundialista (por cierto, El Salvador recibió una histórica goleada de 10-1 cuando enfrentó a Hungría en ese torneo).

Otro capítulo gris que vivió la selección nacional fue previo a la Copa del Mundo de Italia 90: en 1988 se reveló que la Federación Mexicana de Futbol falsificó las actas de nacimiento de algunos jugadores que sobrepasaban el límite de edad para participar en la selección sub-20. Eso provocó que el máximo organismo de este deporte, la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA), suspendiera a México de todas las competencias internacionales durante dos años, incluso del Mundial. Ese pasaje fue conocido como “el cachirulazo”.

Y la peor participación de México en los mundiales tuvo lugar en Argentina 78, cuando una muy confiada y comercializada selección viajó a Sudamérica con el plan de “ganarle a Túnez, empatar con Polonia y perder contra Alemania”; no obstante, el resultado final fue una cosecha de cero puntos al perder todos sus partidos, incluyendo una goleada de 6-0 frente a los alemanes. En la estadística oficial, el Tri aparece como último lugar de ese campeonato. A pesar de esos malos ratos, esta relación de amor-patriotismo permaneció vigente. Quién sabe si con la misma fuerza, pero vigente.

 

RATONES VERDES

A inicios de la década de los 60, a pesar de que tenía una buena cantidad de seguidores, una liga y que la selección había participado en cuatro de seis mundiales (en dos de ellos ya había solicitado ser sede), el futbol no era el espectáculo más seguido en México, donde las corridas de toros, el box, la lucha libre y hasta el beisbol y el futbol americano tenían más afición. Inclusive, en los años anteriores se habían construido en la capital del país grandes sedes para algunos de esos deportes, como la Plaza México, la Arena México y hasta el estadio Olímpico Universitario.

Pero algunos empresarios que, entre otras cosas, eran aficionados al futbol, veían gran potencial en él. Uno de ellos fue Emilio Azcárraga Milmo, hijo del radiodifusor Emilio Azcárraga Vidaurreta, quien había sido pionero de la televisión desde 10 años atrás.

Él vio en el futbol una oportunidad de negocio, por lo que encabezó la candidatura de México a fin de organizar una Copa del Mundo, especialmente después de que el país ya había sido elegido con el propósito de organizar los Juegos Olímpicos de 1968.

Para lograrlo, emprendió acciones, como comprar un equipo de futbol (el Club América) con la finalidad de convertirlo en la estrella de la liga y crear rivalidades con equipos como las Chivas del Guadalajara, e iniciar la construcción del estadio Azteca, un inmueble que albergaría en ese entonces a más de 110 000 personas, por lo que era uno de los más grandes del mundo.

Fue así como el futbol mexicano adquirió otra dimensión y México logró la sede del Mundial de 1970. Paralelamente, este deporte empezó a formar parte constante de la programación de la televisión y hasta se hicieron grandes despliegues técnicos para las transmisiones, como la del Mundial de Chile 62 en la que se envió por barco y carretera una unidad móvil hasta esa nación sudamericana.

En los años previos, el Tri se ganó motes como “los ratones verdes”, por el tipo de juego tan malo que demostraban. Y es que antes del Mundial de Chile, México perdió 10 de los 11 partidos que jugó en cuatro Copas del Mundo, recibió 39 goles, anotó 9 y cosechó únicamente un punto gracias a un empate con Gales en Suecia 58.

Sin embargo, en la Copa del Mundo de 1962, México ganó su primer partido (ante Checoslovaquia); y en la siguiente, en Inglaterra 66, pudo empatar dos juegos (con Francia y Uruguay), por lo que, sumado a la cobertura de los medios, especialmente la televisión, la selección nacional empezaba a tener mayor atención del público, previo al Mundial de México 70.

DEL TRIUNFO NACE EL AMOR

En esa Copa del Mundo, en la que la selección nacional era anfitriona, logró la hasta entonces la mejor actuación de su historia, al ganar dos partidos y empatar uno en la primera fase; aunque perdió en cuartos de final (en ese entonces sólo había 16 equipos en el Mundial) ante Italia.

Ahí, la afición conectó más con el Tri, los medios la destacaron mejor y comenzó una tradición: celebrar el amor por el equipo en el “Ángel”.

En realidad, los festejos deportivos en el Monumento a la Independencia de la Ciudad de México iniciaron un par de años antes, en los Juegos Olímpicos, cuando era un punto de reunión más bien espontáneo, pero en el Mundial se festejaron ahí los triunfos de la selección como un motivo para celebrar y, literalmente, echar desmadre un rato.

Sin embargo, después no hubo oportunidad de celebrar por el amor y el patriotismo. Los festejos mundialistas en el Ángel no se repitieron durante los siguientes 16 años, ya que México no calificó a los mundiales de Alemania 74 y España 82, mientras que en Argentina 78 fracasó rotundamente, por lo cual se enfrío de nuevo la relación entre la afición y el equipo tricolor. Imposible pensar en esos años usar una camiseta verde de futbol un 15 de septiembre.

 

EL REENCUENTRO

En 1986, México fue sede de la Copa del Mundo por segunda vez, y se convirtió en el primer país que la organizaba dos veces después de que tuviera que salir al paso cuando Colombia, país que había ganado originalmente la sede, se desistiera debido a la situación política, económica y de seguridad que vivía en esa década.

Así, en la selección nacional se mezcló el futbol, la mercadotecnia y el nacionalismo en un solo producto que invadió todas las conversaciones, los espacios públicos y, especialmente, la pantalla de televisión. La selección sacó un disco con la canción “La ola verde”, una porra que 100 000 personas entonaron al unísono en el estadio Azteca fue repetida cientos de veces en TV durante una semana, y hasta el “chiquiti bum” se convirtió en una canción tropical para sonorizar el comercial de una cerveza.

Hugo Sánchez, que en ese entonces era una figura en España, protagonizaba un comercial de Coca-Cola en el que anotaba un penalty, aunque tuvieron que retirarlo del aire cuando el ex Puma falló un penal en la vida real. Así, la selección mexicana estaba en todas partes, y la afición, literalmente, “compró” su amor y la usó como una forma de expresar su “mexicanidad”.

En esos días de junio de 1986, regresaron los festejos futboleros al Ángel. Primero fueron esporádicos, resucitados por algunas personas que todavía recordaban aquellas concentraciones de 1968 y 1970, pero los medios los retomaron pronto y, durante los dos últimos partidos de los cinco que jugó México en esa Copa del Mundo, ya tenían enlaces en vivo desde Paseo de la Reforma y hasta invitaban a la gente para que fueran a celebrar en el lugar.

Al final del Mundial, el romance entre afición y equipo había vuelto a surgir tan fuerte como el mismísimo amor a la patria. No obstante, como a veces sucede en el amor, un elemento externo, en este caso los “cachirules”, provocó que la pareja no volviera a reencontrarse sino hasta siete años después, durante las eliminatorias del Mundial de 1994.

En ese entonces, la selección mexicana estaba integrada por jugadores que conectaban bien con la tribuna, como Luis Roberto Alves Zague o Jorge Campos, y la mentalidad “ratonera” había sido superada tras el fugaz paso del argentino César Luis Menotti en la dirección técnica del equipo. Para el aficionado, el Tri había cambiado, ahora sí sería bueno y ganador. Igualito que el país se había enamorado de la palabra solidaridad y que se había convencido de que el Tratado de Libre Comercio era la entrada al Primer Mundo.

Por fin había una selección que se partía la madre en la cancha y que jugaba como nunca… aunque seguía perdiendo como siempre, tal y como sucedió en su participación en la Copa América de 1993 en Ecuador, cuando por fin llegó a la final de un torneo importante y la perdió; eso sí, luchó hasta el último minuto ante Argentina.

Esa exitosa participación alimentó la esperanza de los aficionados que querían ver de nuevo a un equipo mexicano en el Mundial, y también alimentó la caja registradora de los directivos, que vieron una gran oportunidad de negocio alrededor de la selección y que hizo que los jugadores anunciaran en TV la nueva hamburguesa de McDonlad’s, la Coca-Cola o aparecieran en sketchs de programas cómicos.

Al unísono grito de guerra de “nos vamos al Mundial, nos vamos al Mundial”, México tuvo una buena participación en la primera fase de Estados Unidos 94, y en cada juego la televisión desplazaba unidades móviles, escenarios y hasta helicópteros al Ángel de la Independencia para que, tras el silbatazo final, la gente asistiera a celebrar (y hacer desmanes) al lugar.

Desde entonces, México no ha faltado a las citas mundialistas de 1998, 2002, 2006, 2010 y 2014. Pero como suele ocurrir en muchas relaciones, el amor se ha enfriado, al grado de que la selección ya juega partidos con las tribunas del estadio Azteca a medias y hasta en Estados Unidos ya no genera las entradas que solía tener.

 

LA INCONDICIONAL

Aunque el amor de la afición por la selección nacional está herido, no está muerto. De acuerdo con la empresa de medición de audiencias Nielsen IBOPE México, los partidos del Tri han sido seguidos por casi 37 millones de personas en lo que va del año.

Por ejemplo, tan solo el partido contra Estados Unidos que jugó en el estadio Azteca el 11 de junio pasado, fue visto por 12.8 millones de personas a nivel nacional. El encuentro se efectuó en medio del momento más difícil de la relación entre ambos países, por lo que muy probablemente el nacionalismo –y el morbo– ayudaron al amor con la finalidad de juntar ese nivel de audiencia.

Y para los que dicen que ya nadie ve televisión, resulta que la selección también es muy seguida de cerca por la afición en las redes sociales. Por ejemplo, en la pasada Copa Confederaciones, que se disputó en junio pasado, se registraron 3.7 millones de interacciones en Twitter y Facebook en torno al Tri por parte de casi 400 000 usuarios mexicanos.

Así que, aunque alejados, la afición y la selección nacional siguen enamorados, y cada vez que se encuentran, surge esa chispa de fervor patrio que hoy, más que nunca, demuestra que es verdad eso de que donde hubo fuego, cenizas quedan. México, México, México…

COMENTARIOS


FACEBOOK

MÁS POPULARES


MÁS HISTORIAS


Amantes del teatro

Con una nueva sede y más de 40 puestas en escena, que abordan des...


#EsDiscriminación

Acéptalo, tienes un yo discriminatorio bien arraigado en el subco...


Luther King: el hombre que puso a soñar al mundo

Decir que fue uno de los mayores defensores de los derechos civil...


“No le deseo sentir a nadie un desprecio por su color de pie...

Uno de los miedos más presentes que puede tener una persona inmig...


Otros mundos simbólicos posibles para Palestina

Las y los jóvenes de Palestina se informan y comunican entre sí,...


Jazz: la banda sonora de la integración

Muchos músicos usan su talento y su arte como medios para expresa...


Tecnología para la paz

El área de oportunidad para utilizar la tecnología con el fin de ...


Memoria de mi infancia

Para escribir El nervio principal, Daniel Saldaña París recurrió ...


El paraíso de las ratas

Para Luigi Amara era importante plasmar una historia que hablara ...


Un voto para los juguetes tradicionales

Olvídate de juegos electrónicos costosos y aparatos digitales. Es...


Realidad virtual al estilo Zaha Hadid

El Museo Universitario de Arte Contemporáneo presenta una origina...


Somos una amenaza

Existen más de 200 000 reservas naturales alrededor del mundo –ju...


El parque de la esquina

¿Cuándo fue la última vez que visitaste un parque? Con el paso de...


El arte también es cosa de juego

En este paraíso de los coleccionistas cada juguete y artículo exh...


Recorre el mundo, conoce sus parques

Si lo tuyo es la naturaleza, grandes paisajes, bosques y montañas...


Quiero ser surfista

De niño no medía el peligro: qué importaba jugar con el agua trat...


Mi parque ideal

Los parques de diversiones forman parte de los recuerdos más feli...


Lo mejor está por venir

El 2018 fue un año lleno de trabajo para Manolo Caro: dirigió la ...


De baño en baño

No es la primera vez que Por Piedad Teatro monta Los baños, del d...


Un futuro de científicas

Los papás y las mamás pueden ayudar a eliminar los estereotipos q...


Tecnología para una nueva era

Cada año hay un nuevo modelo de celular, o una pantalla con mejor...


Caminar más por la Ciudad

De algo estoy seguro, no soy una persona que tenga propósitos al ...


A salvar el planeta

Cuando te comas las doce uvas, recuerda guardar una para prometer...


Adiós lonjitas

Con el paso del tiempo, me di cuenta de que ya no puedo entrarle ...


Reencauzar el agua

Este 2019, el cuidado del agua debe ser una verdadera prioridad. ...


Feliz Año Nuevo… ¡sustentable!

Todo es abundancia en estas fiestas; se derrocha amor y felicidad...


Floshic: consumo responsable a la moda

Paula Montoya es la creadora de una aplicación que funge como red...


Las colectoras de residuos

Alejandra y Lizeth renunciaron a sus trabajos para fundar Ecolana...


Las bailarinas de paz

Desmoronar ideas arraigadas sobre la violencia 
de género es posi...


Los neta-
artistas

Bajo la consigna de que cualquiera puede ser artista, un grupo de...


Los poliamorosos

En la Argentina, hay dos organizaciones que impulsan el debate so...


Los ciclistas de sueños

Somos una familia y trabajamos para construir una ciudad más huma...


Los jardineros de la ciudad

Con el paso de los años, las zonas urbanizadas han fracturado el ...


Las guardianas del bosque

Cuando apenas tenía 25 años, Lucía llegó a Amanalco. Su pasión po...


Los captadores de agua

Si vives en la Ciudad de México, seguro te ha tocado al menos que...


Los rescatistas de arrecifes

¿De qué hablas con tus amigos en una tarde de calor y cervezas? T...


Las coleccionistas de mezclilla

Inspiradas por la tradición de las abuelas que con hilo, aguja y ...


Los rescatistas de colmenas

Con la idea de patrocinar una “vivienda” para abejas, hace cinco ...


Los agricultores mayas

¿Sabías que Tulum y su identidad podrían recuperarse gracias a la...


Los ingenieros del orden

Carlos Gershenson diseñó el sistema probado en el metro Balderas ...


Los aprendices del código

Como un modelo disruptivo que invierte en el talento y apuesta po...


Los robots ingeniosos

Con la intención de llevar la robótica al alcance de todos, José ...


"Yo no soy racista, pero...": 6 mitos sobre las personas mig...

Argumentos que se repiten, no porque sean ciertos, sino porque se...


“La cultura no es una cosa fifí”: Daniel Giménez Cacho

De concretarse el recorte de más de 500 millones de pesos al sect...


Pequeños viajeros

Los niños y las niñas son las personas más vulnerables a la hora ...


Un sueño de verano

Durante la universidad, era común ver a mis amigos pasar sus vaca...


Sopa de migrantes

En toda América, de norte a sur, somos una sopa de migrantes; una...


Ser o no ser… del pueblo

Luego de que fueron desalojados del inmueble en la colonia Condes...


¿Qué culpa tengo yo?

La migración venezolana ya es “la peor de la historia latinoameri...


Los pollitos dicen 
pío, pío

En Estados Unidos, un país donde habitan 42 millones de personas ...


Un himno de justicia

La Unesco declaró Patrimonio Inmaterial de la Humanidad al reggae...


Marea sin fin

Aunque los centroamericanos han migrado desde hace varias décadas...


Teatro privilegiado

De acuerdo con Maya Zapata, hoy en día las puestas en escena se d...


Esto le costaría a México la censura de una red social por u...

Aunque estas prácticas de censura parecen lejanas, en 2018 se cal...


¿Y los derechos humanos, señor presidente?

No cabe duda de que el nuevo gobierno recibió un país en números ...


Nación desconectada

Mientras que tú pides la cena por Uber Eats, hay un montón de gen...


‘Pues si no te gusta, vete en taxi’

La CNDH establece que el derecho a la movilidad es un deber del E...


Todos somos personas

Oliver Jeffers escribe una carta a su hijo recién nacido. Quiere ...


Los niños y niñas no son el futuro, son el presente

Será en 2019 cuando la Convención sobre los Derechos del Niño cum...


La inestabilidad del planeta

El cambio climático ha demostrado, en los últimos años, todo su p...


Historias de injusticia

La escritora Dacia Maraini estuvo recluida por dos años en un cam...


Suspensión de derechos

Organismos internacionales lo confirman: Venezuela vive una crisi...


La genialidad del ballet

Regresa El cascanueces, el espectáculo de la Compañía Nacional 
d...


No todos los héroes llevan capa

Graciela no se asumía como defensora de los derechos humanos, per...


Necesitamos que más personas con discapacidad diseñen tecnol...

Tenemos drones, tenemos vehículos autónomos y tecnología que prác...


Un ritmo diferente

La vida de Ricardo y Víctor dio un giro luego de dos sucesos ines...


Capacidad es ser diferentes

Les presento a un hombre que todos los días sale a ganarse la vid...


Materia pendiente

El gobierno que recién concluyó no sólo dejó de lado las discapac...


Ganar a ciegas

Jessica es atleta de alto rendimiento, también canta, tiene un di...


Tecnología: más que una moda, debe ayudar

Tener acceso a las tecnologías es una manera 
de superar las desv...


Ilusionista profesional

El cine, la literatura y la televisión han provocado que cada vez...


Rodar y volar

Somos una familia y trabajamos para construir una ciudad más huma...


El costo de ser acosada sexualmente en el trabajo

El acoso u hostigamiento en el ámbito laboral contra las mujeres ...


El amor de la audiencia

Roger Waters ha tomado a México como uno de sus lugares obligados...


Danzas 
para la paz

Desmoronar ideas arraigadas sobre la violencia 
de género es posi...


No estás sola

El 35 % de las mujeres en el mundo ha sufrido algún tipo de viole...


Atadas por dinero

Pertenecen a distintos niveles socioeconómicos y educativos. Dent...


Vallarta en Azul

En una onda bien golosa, el chef Joel Ornelas prepara los platill...


Somos todo aquello

Desde la caída del Ángel de la Independencia hasta fotos inéditas...


Aliados

Para plantear caminos y transitar hacia mejores condiciones libre...


Búnker antistalkers

De acuerdo con un estudio del 2016 del Instituto Nacional de las ...


Abuso normalizado

La violencia psicológica que se ejerce cuando hay abuso sexual es...


#CuandoDicen
TodasJuntas

¿Qué hace una mujer que recorre el mundo con sus palabras? Porque...


Otra vez a brindar con extraños

Los hombres no tienen permitido mostrar sus emociones en público,...


Me llamo ____ y soy adicto a la tecnología

¿Sientes que el corazón se te detiene durante unos segundos si so...


El humo blanco también mata

Repasamos los riesgos de fumar con cigarro electrónico, para que ...


Dormir hasta la muerte

Mi doctor me recetó alprazolam para calmar mi ansiedad. La dosis ...


Puentes culturales

Son ya más de 10 ediciones del Festival Internacional de Escritor...


Con alma y corazón

Quizás no imaginemos a Bárbara en otro papel que no sea el de Ros...


Cinco personajes, una actriz

A Eréndira Ibarra el teatro le da la oportunidad de buscar camino...


¿Sigues ahí? Lo adictivo de lo virtual

¿No es una droga aquella que te provoca un bienestar momentáneo d...


A bailar y cantar

Consolidado ya como uno de los eventos más importantes de América...


El último cigarrillo

 Nariño fumó durante 50 años hasta que le dio un infarto. Hoy, al...


El padre de los dioses comunes

Stan Lee estuvo ahí antes que tú, que tus padres y quizás incluso...


Romper con el alcohol

En México, el alcohol mata a más personas que el narcotráfico: 24...


Hecho en casa

Ellas decidieron dar un giro a su vida. Comenzaron a buscar produ...


El crédito eterno

Natalia sacó su primer tarjeta con un tope de 2000 pesos, pasó la...


La maldita obsolescencia programada

Hoy en día la humanidad tiene que pensar en cómo alargar la vida ...


¿De verdad lo necesitas?

Aquí te dejamos nueve tips que te ayudarán a comprar de manera in...


No me puedo resistir a las compras

El fin de semana más capitalista ha llegado, y aunque no deberías...


Ropa sin caducidad

Este proyecto busca darle una alternativa a la gente para que com...


Caminatas feministas

Platicar de frente con Vivian Gornick (1935) es una experiencia e...


Vehículos autónomos: diseñando ciudades para el futuro

Suena disparatado, pero compartir un auto entre varios pasajeros ...


Reconstruir una nación

Un país como Venezuela, donde todos los días aparece un problema ...


Una apuesta por la arquitectura para sanar

El entorno puede influir drásticamente en el bienestar de una per...


El trazo perfecto

Su traza urbana podría funcionar hasta nuestros días como un mode...


Música, maestro

Morelia ahora le abre la puerta a la música, y es que este 9 de n...


Realidad Virtual: Una dimensión para soñar

Steven Spielberg no está tan equivocado en cómo plantea el futuro...


Tecnología a nuestro servicio 

La relación entre la tecnología y los seres humanos se está reinv...


Playlist: 10 canciones para #DíaDeMuertos

Desde el son regional, hasta el pop mexicano: un repaso por la ce...


Ser bruja está de moda

Ser bruja está de moda, aún cuando siglos atrás esto significaba ...


La historia
 de un hit sin igual

“Despacito”, la canción más gigante del reggaetón, fue un parteag...


Adictos a Remedios

Para cerrar el año, el Museo de Arte Moderno de la Ciudad de Méxi...


Música sin límites

Con 20 años de trayectoria, el cantautor argentino Luciano Pereyr...


Los sonidos de México

La nueva aplicación digital que presentó la Fonoteca Nacional ayu...


Transformando la manera de contar historias

En una época donde ya casi nadie consume contenidos 
de la misma ...


Zabaleta descubre el lado pícaro de Mozart

La soprano participará en el espectáculo monumental Por siempre A...


Una herramienta social

El documental, ese género cinematográfico que se encarga de repre...


Compartiendo historias en diferentes latitudes

Desde su origen, el Reto DocsMX se ha encargado de impulsar la pr...


9 canciones para la fauna que nada nos ha hecho

Bomba Estéreo, Caifanes, Caloncho, El Tri y más en esta playlist ...


A la mierda el foro

¿Qué bien puede hacer al país cerrar espacios culturales? Esta se...


Al rescate de los murales

Lo que sería el recinto más lujoso y exclusivo de la Ciudad de Mé...


Un delirio de película

El cine actual es inestable, cae en la exageración y abusa de la ...


Detalles del arte

En plena era digital, los museos comienzan a trabajar para atraer...


Reinventarse o morir

Ahora trabajan sin animales y apuestan por el talento humano, sin...


Playlist: 9 canciones dedicadas a los árboles

¿Una playlist para los árboles? Solo en CAMBIO.


La Ciudad de México está lista para DocsMX

El 70 % de los documentales que participarán en esta edición del ...


Al fondo de McCartney

Philip Norman decidió dejar las diferencias atrás y pidió la auto...


Queremos más ciudades verdes

Hay muchas ciudades alrededor del mundo que están invirtiendo en ...


Playlist: 10 canciones para la reconstrucción

No, no pusimos "Cuando pase el temblor"...


La agenda del planeta 

Alán González no dudó ni un minuto en tomar la única cámara que g...


"El terremoto sacó lo mejor de nosotros": Mon Laferte

El martes 19 de septiembre de 2017, la cantante chilena tenía tre...


Mujeres ingobernables

Isabel Aerenlund, además de producir cine y teatro, también actúa...


Ellas en la programación: desmitificando nuestro género con ...

Como pasa con el código binario, el mundo establecido por los hom...


Una canción por la libertad sexual

En las primeras décadas del siglo XX, la música fue la protagonis...


Un circo desenchufado

Quince rolas que “amarraron chido” fueron suficientes para confor...


Subió la cerveza, también los conciertos

¿Cómo ha afectado la devaluación de nuestra moneda nuestros jóven...


Un gran monstruo

Inició como un festival pequeño lleno de aspiraciones; 17 años de...


Playlist: ¿y la distancia le ganó al amor?

10 canciones para no deprimirte por el hecho de que solo el 6% de...


Conectados para ayudar

Imagina que te preocupa mucho la situación del mundo, pero miras ...


Cuando todo sale mal

Irene Azuela regresa al teatro con La obra que sale mal, una come...


Te rastrean, quieras o no

El gran hermano es cosa del pasado, ahora es tu celular, con ayud...


Música y sonidos en la era del sharing

Desde la época de los mecenas y las contrataciones de músicos por...


Baila electrocumbia en el viejo continente

El mexicano Memo Pimiento tiene un objetivo: transmitir alegría y...


El estilo libre de Chéjov

El español Paul Viejo pasó más de cuatro años leyendo minuciosame...


El poder de la música

Para quienes padecen trastornos como Parkinson, Asperger o Touret...


Campeón sin límites

Hace 12 años, el argentino Juan María Nimo sufrió un accidente en...


No estamos solas

La Mala Rodríguez está por sacar un nuevo disco, y para ello comi...


Cuando dos mundos colapsan

Silvia Navarro y Osvaldo Benavides ya están sobre el escenario pa...


Aborto seguirá en la agenda política de Argentina para "rell...

Una buena parte del Senado y la Cámara de Diputados estarían de a...


El "atentado" a Nicolás Maduro en Caracas y las 3 maneras de...

Tres claves para entender el futuro de Venezuela después de la ex...


Esculturas de basura

La artista Angela Haseltine Pozzi quiere crear conciencia de todo...


¿Por qué usamos popotes en el Siglo XXI?

Hace tres años, un video en el que se ve a un equipo de investiga...


Somos marea, tormenta y torrente

Somos un océano que mueve la música; lo que guía y manda en las a...


Las app que me salvaron en Europa

¿Puede la tecnología ayudarte a organizar 
tus travesías en el vi...


Una nación tradicional

En un país como Bulgaria –ha sido repetidamente conquistado a lo ...


Vive la experiencia

Los hoteles y las empresas que ofrecen alojamientos en casas part...


Alegría sonora

En la era del streaming, las endorfinas pueden armonizar con los ...


Atracción musical

De madre afroamericana y padre mexicano, Miguel Jontel Pimentel y...


Playlist: los ritmos de la ciudad

10 canciones que van desde la queja, a la felicidad, a la introsp...


#Fotogalería El triunfo de Francia en México, en París, en R...

La historia francesa de 1998 casi se repite: una selección que pr...


Larga vida al vaquero

Inspiradas por la tradición de las abuelas que con hilo, aguja y ...


Playlist: voy a proteger mi casa

10 canciones que van dedicadas al lugar que habitamos y que está ...



Capital Media
Capital Coahuila
Capital Hidalgo
Capital Querétaro
Capital Michoacán
Capital Edo. de Méx.
Capital Oaxaca
Capital Puebla
Capital Quintana Roo
Capital Morelos
Capital Jalisco
Capital Veracruz
Capital México
Capital Mujer
Reporte Índigo
Estadio Deportes
The News
Efekto
Green TV
Radio Capital
PirataFM
Capital Máxima
Capital FM


CAMBIO

es una marca registrada de Capital Media

Dirección: Montes Urales No. 425 Col. Lomas de Chapultepec México, Distrito Federal, C.P. 11000 Teléfono: (55) 30 99 3000

NEWSLETTER

* Campos requeridos