Revista Cambio
Cultura · Economía · Política · Periodismo inspirado en ti Viernes 23 de Octubre 2020

Isla de plástico

Más de 100 millones de toneladas de desechos a la deriva contaminan el mar y en especial una pequeña isla del Pacífico
12 de Junio 2017
AP
AP

Ubicarla en un mapa es difícil, incluso con fotografías satelitales o radares, pero ahí está, en algún punto del giro oceánico del Pacífico Norte, donde convergen las corrientes marinas y el agua entra en calma. Se trata de una isla de plástico, con más de 100 millones de toneladas de desechos a la deriva que contaminan la cuna de la existencia.

Martín Soto Jiménez, especialista del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICMyL) de la UNAM, unidad académica Mazatlán, recordó que la vida en la Tierra comenzó en el agua, y la contaminación de los mares nos afecta como especie, pues la mitad de la actividad productiva, al igual que el sustento de la supervivencia, dependen de esos ecosistemas y su conservación.

El investigador asegura que debido al descuido e irresponsabilidad de las personas, cientos de desechos sólidos, principalmente plásticos, llegan a esas masas de agua. Una vez en los océanos, flotan hasta que son atrapados por una corriente que los lleva a uno de los puntos en donde las corrientes se detienen y las aguas se calman, conocidos como giros oceánicos, particularmente al giro del Pacífico Norte.

En ese lugar se acumulan día con día. “El problema es que si los plásticos tardan décadas o siglos en degradarse y a diario llegan más, entonces esas islas se harán más grandes. Ahora calculamos que tienen el tamaño de estados como Chihuahua o Coahuila, pero en un futuro podrían tener el de un continente”, alerta.

Soto Jiménez recomienda reflexionar y no tirar basura en ríos y cañadas ni dejarla a cielo abierto en las playas, debido al peligro que representa a largo plazo; además, esas acciones serían las más económicas para evitar la contaminación de los mares, pues permitirían limpiar esa zona del océano, aunque su recuperación sería muy costosa.

Dirección General de Comunicación Social, UNAM

 

Más sobre


Recientes