Revista Cambio
Cultura · Economía · Política · Periodismo inspirado en ti Martes 11 de Mayo 2021

Un amor de viñetas

Nos enseñaron que los cuentos terminan con “y vivieron felices por siempre”; pero nadie sabe qué ocurre después. A la verdadera vida de pareja, Esteban y Tania la resumen como “vivieron chistosos por siempre” y eso es lo que plasman en Jours de Papier
30 de Octubre 2017
No disponible
No disponible

POR ABIGAIL GÓMEZ

Para avisar que ha llegado, Tania pega la cara al cristal de la ventana y Esteban dice emocionado “¡Hola boniwaaa!” Es el mismo amor que uno puede ver en las viñetas de Jours de Papier pero en vivo y a todo color. Jours de Papier es un diario de pareja ilustrado, con casi 400 000 seguidores en Facebook y cinco libros editados, que nos cuenta los divertidos pormenores de Tania y Esteban, dos personas que mediante dibujos han venido a contarnos cosas que nadie quería decir sobre la vida en pareja.

La mayoría de las historias tradicionales sobre el amor terminan con un “vivieron felices para siempre”, y nadie sabe qué ocurre después. La idea del amor que nos vende la mercadotecnia es la del amor eterno, romántico y que todo lo supera, casi por arte de magia. Sin embargo, lo cierto es que hay mucho más allá de esos amores de cuentos de hadas. Esteban lo llama el “vivieron chistosos por siempre”, y es ese donde, además de los momentos románticos y tiernos, también existe la ropa sucia, olorosas flatulencias y situaciones incómodas al momento de la pasión.

Pese a que es algo que toda pareja experimenta, la visión romántica del amor ha hecho que parezca que estas cosas no existen o no ocurren. Quizá ahí radica el éxito de Jours de Papier, en quitar ese halo de pureza del amor y mostrar muchas de sus facetas más cotidianas, que a la vez son, también, las más divertidas.

 

Esteban lo explica así: “El hecho de ver que tus rarezas y tus cosas chistosas le pasan a otro hace que la gente se identifique. Siempre que se retrata a una pareja en televisión, cine, publicidad, regularmente se cae en el estereotipo de hombre y de mujer. La mujer es linda, bien portada y bonita, y al hombre le gusta tomar y el futbol. Las parejas modernas ya no encajamos tanto con los estereotipos porque los tiempos han cambiado. Ahora las mujeres deben trabajar y hombres que viven solos deben cocinar y limpiar. Cuando salió Jours de Papier la gente se identificó inmediatamente porque Tania y Esteban era personas normales que tenían sus particularidades y que vivían cosas que a todos nos pasan, pero de las que nadie habla”.

Y Tania agrega: “En Jours de Papier nadie tiene un rol específico sino que cada quien hace lo que quiere o lo que puede o lo que le da tiempo de hacer. No somos la clásica pareja y creo que, ahora que lo pienso, esas parejas clásicas no son la mayoría, por eso la gente se identifica tanto con nosotros”.

 

ASÍ NACIÓ

La historia es conocida por muchos: Tania le regaló una libreta a Esteban, en ella empezaron a dibujar y a escribir lo que les ocurría como pareja, y un día Tania la llevó a su oficina y se la mostró a sus compañeros de trabajo. Su jefe le dijo que eso era muy bueno y muy divertido y que debían subirlo a Facebook para que todos pudieran reírse de las “tonteras” que les ocurrían. Y así nació una de las tiras cómicas más divertida de esa red social en México.

Uno de sus libros, quizá el favorito de sus seguidores, es el Manual de supervivencia de la pareja moderna. En este libro, Esteban y Tania dan algunos consejos sobre cómo sobrevivir al complicado aunque emocionante mundo de vivir en pareja. Desde la recomendación de bajar al gato de la cama durante el momento de la pasión hasta el de nunca entrar sin carrito al supermercado (aunque tu pareja te diga que sólo van por dos cosas), Jours de Papier tiene los mejores consejos en sus decenas de viñetas. Sin embargo, más allá de estos personajes, ¿qué ha mantenido juntos a Esteban y a Tania?

 

Esteban toma la palabra: “Creo que lo más importante es complementarse; por ejemplo, yo soy todo codo y Tania es supergenerosa, o Tania es superdesordenada y yo no soy tan ordenado, ¡pero Tania se pasa! –confiesa mientras se ríe–. Yo creo que el gran truco tanto del éxito de Jours de Papier, como de nuestra relación, es que no caemos en los estereotipos, los atacamos porque somos personas normales y tratamos temas del día a día. Es decir, mi pareja, aunque sea linda, a veces le huele la axila, porque tiene axilas como todos los seres humanos, y el olor y las axilas también son parte de las historias de amor aunque sea la parte que nunca se cuenta. Para nosotros la vida en pareja no es una lista de requerimientos sino una negociación, y pues para tener una relación duradera hay que saber negociar”, platica.

Tania no habla tanto como Esteban, aunque deja muy en claro por qué lo escogió como compañero de vida. “Desde que lo vi me pareció una persona mentalmente sana, nada freaky y todo funcionaba bien. Había muchas cosas en común. Yo pensé ‘¡wow!, qué compatibilidad tan fuerte, eso es muy importante y no puedo dejar que se me vaya’ ”, dice ella con su dulce tono de voz. “¡Cinco años, bonitaaaaa!”, la interrumpe Esteban emocionado. “Casi seis”, le contesta Tania mientras lo abraza.

 

Al inicio de la entrevista Esteban llega primero y, mientras esperamos a Tania, cuenta su versión de cómo se conocieron. Cuando Tania por fin se reúne con nosotros y va a contar su parte de la historia, Esteban la detiene para advertirle: “Ah, pero cuenta la verdad de cómo pasaron las cosas, di que yo iba caminando tranquilo por la vida y de pronto ¡pam!, llega Tania a moverme todo”, y ambos se ríen.

Lo cierto es que una reunión en casa de amigos en común para jugar juegos de mesa, una plática de cinco minutos sobre los ingrediente de la salsa pesto, 15 días de charlas por Facebook y una salida bastaron para iniciar lo que ahora es una relación de casi seis años. Una relación en la que no han estado solos, porque los acompañan, casi desde el principio, parejas que dicen verse reflejadas en sus historias, y solteros que esperan encontrar un amor como el de ellos algún día: un amor con olores, con moretones, con trastes por lavar pero que se manifiesta en cada pequeño detalle.

Más sobre


Recientes