Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Nación

¡No te pases! Cada taco cuenta

Contamos las calorías de las garnachas y la comida callejera que consumen los godínez en su día a día, para tratar de contrarrestar esas llantitas que cada vez son más notorias en su traje sastre

POR Revista Cambio Fecha: Hace 3 weeks
Facebook Twitter Whatsapp

POR GIOVANNA FRANZONI

Uno de los retos más grandes que implica trabajar ocho horas diarias en una oficina es mantener una alimentación balanceada. La cosa se pone aún más difícil cuando caminas frente los puestos que están afuera del Metro: es inevitable que el olor de guisado de chicharrón conquiste tu corazón o que un tlacoyo de queso con nopales no te haga ojitos.

La comida callejera es parte esencial de la cultura gastronómica mexicana, y también la salida fácil para quienes no logramos darnos el tiempo de llevar tóper religiosamente al trabajo. El problema es que esas deliciosas garnachas que venden en cualquier esquina no sólo representan la fuente de alimentación de muchos trabajadores, también son una de las variables por las que somos el primer lugar en obesidad a nivel mundial, algo así como que 1 de cada 3 mexicanos padece este problema.

Con esto no quiero decir que los tacos de birria que tanto te gustan deban quedarse fuera de tu alimentación, pero sí es importante considerar que muchas de esas calorías que ingieres en los puestos ambulantes tienen muy poco valor nutrimental y probablemente sean la razón por la que ya te salió una llanta.

Si bien el consumo de calorías de cada persona varía según su complexión, altura y la actividad física que realice, la recomendación es no exceder 2 000 calorías diarias.

Lo que resulta alarmante es que de acuerdo con un estudio realizado por el Centro de Opinión Pública de la Universidad del Valle de México en 2015, el 46 % de los mexicanos no cuenta las calorías que se mete al día, y estoy segura de que antes de leer este texto tú también eras parte de esa estadística.

Bajo la idea de convertirnos en consumidores de garnachas responsables, decidimos sacar el índice calórico de los alimentos ambulantes que más comemos quienes vivimos metidos en una oficina; esto a través de un medidor calórico online. Así, podrás sacar un estimado de cuántas calorías ingieres cada que sales a la calle a buscar un puesto de a pie para saciar tu hambre.

Tacos

Barriga llena de tacos, es igual al corazón contento de cualquier mexicano. Y aunque hay  de tacos a tacos –no es lo mismo darse uno de birria que uno de pollo asado–, las calorías van desde 190 hasta 300 por taco; los más grasosos, como los de pastor o carnitas, se inclinan hacia el índice calórico más alto.

Gorditas

En realidad no hay que ser nutriólogo para saber que comer una gordita no resulta una opción muy saludable, pero lo que sí debes tomar en cuenta es que aproximadamente su índice calórico es de 567 calorías, de las cuales 41.2 gramos son grasa y 31.8 gramos son carbohidratos. Y sí, son deliciosas, aunque eso no quita que sean calorías vacías que no le sirven a tu cuerpo más que para engordar.

Pambazo de papa con chorizo

El pambazo tiene 425 calorías que, al igual que la gordita, están representadas en su mayoría por carbohidratos y grasas. Lo que trato de decir aquí es que no hay nada de malo en consumir este tipo de comida de vez en cuando, pero siempre tomando en cuenta que la energía que te proporciona la grasa nunca podrá compararse con la que ofrecen los alimentos ricos en proteína.

Tal vez el truco está en darse ese pequeño gusto de saborear un pambazo, pero buscando balancear el insumo de nutrientes que le hacen falta a tu cuerpo durante el desayuno o la cena.

Quesadillas

Evidentemente, si pides tu quesadilla frita con crema y queso las calorías se disparan hasta 280 o más por porción –entiéndase una tortilla frita de tamaño normal bien servida–. Una quesadilla de comal, por su parte, tienen alrededor de 200 calorías cada una. Si tu guisado es chicharrón prensado, chorizo o algún tipo de embutido, las calorías suben casi al doble.

Sopes

Si tuviéramos que explicárselo a un gringo, el sope es algo así como el papá de la quesadilla, pues es básicamente lo mismo, pero de mayor tamaño; lo que a su vez equivale el doble de calorías. Un sope de carne deshebrada, por ejemplo, tiene alrededor de 525.8 calorías, y eso sin contar el refresco.

Flautas

Las primas de los tacos dorados cuentan con un aproximado de 625 calorías si las pides en orden de tres. Como todas las garnachas fritas, las flautas son en su totalidad grasa y carbohidratos, así que si ya te fuiste por esta opción, evita que sean de papa o queso; mejor pídelas de alguna proteína.

Comida corrida

Sentarte a comer en una fonda o en un puesto donde venden la famosa comida corrida no es sinónimo de alimento equilibrado. Si pides sopa de pasta, arroz, milanesa de pollo, agua de sabor y tortillas, el aproximado de calorías está entre 1000 y 1200. Es la mitad de las calorías que está recomendado consumir por día.

Y si de plano no te convence eso de llevar tóper a la oficina, podrías cambiar los guisados o carnes empanizadas (350 calorías) por una pechuga asada (255 calorías), reemplazar el arroz (180 calorías, media taza) por ensalada y dejar el agua de sabor por un vaso de agua simple.

Por último, hay que tomar en cuenta que todos esos alimentos que encontramos en la calle son hechos al momento y por lo general son fritos, lo que implica considerar algo que afecta directamente a las grasas que ingieres: el estado del aceite donde se dora la garnacha.

La cuestión es que entre más quemado esté el aceite, los elementos del mismo se rompen y sus grasas se convierten en saturadas; lo que significa que resultan más dañinas para tu cuerpo y más difíciles de procesar, esto termina traduciéndose en más índice de grasa corporal.

La recomendación es que, como lo haces con tus finanzas, lleves la cuenta de las calorías que consumes a diario, con el fin de que detectes qué parte de tu rutina diaria y hábitos alimenticios están generando en ti sobrepeso. Existen infinidad de aplicaciones en Apple y Android que pueden ayudarte con el conteo, para que la próxima vez que te des un taco, lo hagas consciente de lo que eso implica.

Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
DESTACADO
Destacado
Nación

Hecho en casa

Ellas decidieron dar un giro a su vida. Comenzaron a buscar productos más limpio ... Hace 3 days
Nación

El crédito eterno

Natalia sacó su primer tarjeta con un tope de 2000 pesos, pasó la prueba y se ar ... Hace 3 days
OTRAS NOTAS
1

Examen de conciencia

Hace 3 days
2

La maldita obsolescencia programada

Hace 3 days
3

Compras por Internet

Hace 3 days
4

Editorial: Consumo responsable

Hace 3 days
5

Arriba del ring

Hace 3 days
EDICIÓN IMPRESA
Edición Impresa
No hay contenido disponible.
Facebook
Facebook/REVISTACAMBIOMX
Twitter
Twitter/REVISTACAMBIOMX
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital
Aviso de privacidad