Nación

A  Marte… ¿duele?

El romance con la luna es cosa del pasado, y el más guapo de la fiesta, con quien todos quieren bailar, es el planeta rojo. Sin embargo, para que la humanidad concrete su affaire marciano aún nos falta derribar algunas barreras. Aquí la historia de este amor

por Carlos Tomasini

08 de Abril 2018

Foto Revista Cambio

Es mucho más probable que los millennials hayan escuchado cantar a Natalia Lafourcade aquello que decía “Te quiero de aquí a Marte… amarte duele tanto que no sé qué hacer”… a que hayan bailado con aquella que dice “Los marcianos llegaron ya, y llegaron bailando cha cha chá”. Quizá tampoco sepan que antes, en muchos lugares, como México, no usábamos palabras como “extraterrestre” o “alien”, pues el gentilicio para nombrar a algún supuesto habitante de otro planeta era “marciano”. Sí, ya sé… todo esto suena ¡tan old fashion!

Esta popular canción de mediados de los años 50 es previa al inicio de la carrera espacial que “amenizó” durante varios años la Guerra Fría y que alcanzó su clímax con la llegada del hombre a la Luna, en julio de 1969.

Pero, en realidad, desde tiempos inmemoriales, la primera meta de muchos seres humanos que miran al espacio no es la Luna, sino Marte. Quizá esto se deba a que es el planeta más cercano a la Tierra… bueno, no, ese título corresponde a Venus, que está a unos 41 millones de kilómetros, pero en realidad nadie quiere ir a Venus, básicamente porque su atmósfera y condiciones son, digamos, algo “infernales”.

En lo que sí se acerca Marte a la Tierra –pese a los casi 56 millones de kilómetros que los separan sólo en momentos muy especiales– es en las características de su atmósfera, que es más débil que la terrestre y que, según se ha comprobado, podría tener la capacidad de albergar agua líquida o congelada.

Marte –junto con Venus, Mercurio, Júpiter y Saturno– puede apreciarse a simple vista desde la Tierra, pero quizá lo rojizo de Marte lo ha hecho más llamativo para los seres humanos (de ahí lo de “cercano”).

Precisamente, el color rojizo es lo que le dio el nombre a este sensual planeta, ya que se asemeja a la sangre que, a su vez, se relaciona con la guerra, y Marte era el dios de la guerra para los romanos (el mismo que para los griegos era Ares).

Así que entre los habitantes de la Tierra existe cierta admiración y fascinación por Marte, que se ha convertido en miedo en algunos capítulos de la historia.

Uno de ellos se escribió el 30 de octubre de 1938, cuando Orson Welles adaptó la novela de ciencia ficción La guerra de los mundos para un programa de radio en el que se narraba con realismo una invasión marciana a la Tierra, y que provocó pánico en diferentes ciudades de Estados Unidos.

Así que la relación de amor-odio que tienen los terrícolas con Marte es profunda, llena de curiosidad y hasta algo morbosa y lujuriosa.

Pero todo parece indicar que el siglo XXI llegó con buenas noticias para quienes desean a Marte con todas sus fuerzas, ya que ahora existen planes de parte de diferentes países que desean viajar al planeta rojo y hasta vivir en él.

Para la humanidad, esto sería como, por fin, mudarse con aquella persona que siempre ha querido conocer en la intimidad; sin embargo, como en toda novela rosa, para que esta historia de amor se convierta en realidad, primero hay que superar ciertas “barreras”.

El pasado

Revisemos la historia reciente de este idilio. Tras llegar a la Luna (sí, aunque digan que fue un documental de Stanley Kubrick y demás teorías conspiradoras), el siguiente paso de la carrera espacial era llegar a Marte.

No obstante, tras un largo romance con la Luna, que terminó en aburrimiento, la carrera espacial se desaceleró y terminó enviando y regresando el transbordador espacial para que girara alrededor de la Tierra una y otra vez durante años.

El final de la Guerra Fría, el cambio de intereses de la humanidad y otros temas –entre ellos el dinero– finalizaron prácticamente la exploración del universo más allá de la estación espacial.

De esta manera, la exploración de Marte sería con robots, sin la necesidad de entrenar a seres humanos para el viaje, por lo que el 4 de julio de 1997, la misión Mars Pathfinder descendió con éxito en la superficie marciana, y por fin los seres humanos pudieron ver “a nivel de cancha” cómo era en realidad el planeta rojo a través de las fotografías que una nueva tecnología llamada Internet dejaba ver a prácticamente cualquier persona. Por fin los humanos vieron la verdadera cara de su adorado Marte.

En 2004, los robots Spirit y Opportunity también llegaron a este planeta en puntos diferentes con el fin de estudiar rocas y buscar agua. De hecho, encontraron rastros de agua salada que alguna vez estuvo ahí. Previamente, la Agencia Espacial Europea y la NASA ya habían colocado un par de satélites artificiales con el propósito de orbitarlo.

En 2008 llegó la sonda Phoenix para estudiar el subsuelo, el clima y la geología; mientras que en agosto de 2012, después de un par de años de retraso, llegó la misión Curiosity, que es todo un laboratorio que incluye un vehículo que envía fotos desde diferentes puntos y no del mismo, como los robots anteriores. Las fotos del suelo marciano hoy son ya algo cotidiano, por eso hay que dar el siguiente paso.

Lo que no fue

El plan original para explorar Marte no era el que conocemos actualmente. En 2006, entrevisté a José Hernández, que entonces era un astronauta de origen mexicano que todavía no viajaba al espacio, aunque estaba dentro de un selecto grupo de personas que podrían regresar a la Luna.

Tras 12 años de aplicar, por fin había sido seleccionado por la NASA un par de años antes para ser astronauta, y el plan era viajar a la Luna por ahí de 2016 en una nueva generación de transbordadores espaciales. En 2009, José viajó por primera vez al espacio y hasta tuiteó en español desde la estación espacial. Pero nunca volvió a volar en una nave espacial, ya que el programa de los transbordadores se canceló en 2011.

En la entrevista de 2006, publicada en noviembre de ese año en el periódico Reforma, Hernández futureaba y me decía que los nuevos viajes a la Luna tendrían el propósito de colonizarla, instalando ahí una estación lunar.

“Podremos llevar astronautas que se queden de seis meses a un año, y desarrollar tecnologías para que nos puedan llevar a Marte. Los que están ahora en la prepa son a los que les tocará ir, estamos abriéndoles camino”, comentaba en su acento estadounidense lleno de frases y muletillas mexicanas.

Pero ahora él y por lo menos una generación más perdieron la oportunidad de viajar a Marte… al menos como astronautas pioneros. Es decir, no podrán ser los primeros en la vida del amado planeta rojo.

El regreso

La buena noticia es que el actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, propuso reiniciar el plan espacial (cuyo objetivo final es llegar a Marte), lo cual también ha provocado que otros líderes mundiales reaccionen, como el presidente de Rusia, Vladimir Putin, quien anunció que su país tiene un “plan espacial revigorizado” que podría arrancar en 2019 (y que también tiene en la mira a Marte).

Así, varias naciones más, como India (ya envió una sonda a Marte en 2014), se reportan listas para buscar el camino hacia ese planeta y estudiar la forma de colonizarlo.

Sin embargo, esto va a llevar varios años. Si el plan espacial de los 60 hubiera continuado, seguramente en la actualidad ya serían comunes los viajes a la Luna, y Marte no sería un misterio, pero hoy hay que reducir la desventaja de un par de décadas que tiene la humanidad en este tema.

El que te va ganando

Una de las personas de todo el mundo que trabaja en algunas de estas áreas desde hace un par de décadas es el mexicano Rafael Navarro, investigador del Instituto de Ciencias Nucleares de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Él ha colaborado en varias ocasiones con la NASA y ha participado en varias misiones a Atacama. El año pasado se integró a un proyecto de la Agencia Espacial Europea en el que se encargará de investigar en cuántos días del año existen condiciones para que haya agua líquida en la superficie de Marte. Entre otras cosas, esto es importante porque permite que haya bacterias en la superficie marciana y así aumenten las condiciones de habitabilidad.

Esta misión, llamada ExoMars, será lanzada a mediados de 2020, y Navarro es el único mexicano en el equipo de 14 investigadores.

Navarro no es ningún improvisado, ya que desde muy joven se vio atraído por los temas del origen de la vida, por lo que decidió estudiar Biología, y luego cursó un doctorado en Química (era tan buen alumno que le permitieron saltarse la maestría), el cual continuó con un posdoctorado en la Universidad de Maryland, además de otros posgrados en el Instituto Tecnológico de Massachusetts y la Universidad de París. Él ya lleva un largo camino avanzado para conquistar Marte.

El que quiere todo rápido

Pero, bueno, ese es el punto de vista científico; ese que primero se toma su tiempo investigando a fin de que pueda convertirse en realidad. Pero en el mundo empresarial hay alguien que ya levantó la mano para convertirse en el pionero de Marte: Elon Musk.

El creador de Tesla ha dicho que su empresa aeroespacial, SpaceX, estará lista para volar una nave interplanetaria rumbo a ese planeta en 2019 y, en 2022, ya podría enviar misiones exclusivamente con cargamento (cabe aclarar que Musk no es muy bueno para cumplir los plazos, por ejemplo, apenas hace unas semanas envió al espacio su primer cohete Falcon Heavy, mismo que había dicho que volaría en 2013).

Su meta es llevar a grupos de personas a Marte con el fin de establecer una colonia autosustentable ahí; de hecho, se rumora que él podría ser una especie de emperador de aquel planeta, aunque propone que ahí imperen las decisiones de los habitantes, con leyes fáciles de entender y sin que haya demasiadas regulaciones.

Esperanzas que da Marte

Pero dejando esta utopía aparte, el también cofundador de empresas como PayPal ha señalado que la colonización de ese mundo es, precisamente, una gran oportunidad para los emprendedores de la Tierra.

“Marte necesitará todo: desde fundiciones de hierro hasta pizzas… y realmente debería tener buenos bares”, dijo hace unos días, mitad en broma y mitad en serio.

Y es en esto último donde prácticamente toda la humanidad tiene áreas de oportunidad, porque mucho de lo que se llevaría a Marte debe empezar a producirse en la Tierra, y cuando eventualmente exista una colonia en el planeta rojo, será necesario que alguien venda productos y servicios por allá, desde tornillos y cables, hasta apps y restaurantes, todo adaptado a la que sería una nueva realidad marciana.

Hay que empezar desde hoy, pero es muy probable que los productos y servicios que llegarán a Marte todavía no se conozcan. Por ejemplo, en la carrera espacial de los 60, prácticamente nadie en el mundo sabía que 50 años después habría algo llamado Internet o smartphone.

Después de revisar toda esta historia, la conclusión puede ser que “falta mucho”, pero se puede empezar a soñar desde ahora… y quien no lo haga, puede llegar tarde a las oportunidades que brindará Marte. Será un planeta polígamo que estará dispuesto a experimentar nuevas formas de amor.

 

Lo que falta

Estos son siete pasos básicos que se necesita cumplir para llegar a Marte:

1. Entrenar en el desierto. La Estación Espacial y la Luna. Viajar a otro planeta no es algo simple, como en las películas. Requiere entrenamiento e investigación, porque nadie ha vivido en el espacio durante un periodo prolongado más allá de la estación espacial. Si se llega a Marte, lo mejor es permanecer ahí por lo menos un par de años para aprovechar el viaje. En la Tierra hay lugares como el desierto de Atacama, en Chile –el desierto no polar más árido del planeta–, en donde suelen hacerse simulaciones de cómo sería la vida en Marte, y es ahí donde hay que empezar (o continuar) la investigación y el entrenamiento. El segundo paso sería continuar los experimentos y las largas estancias en la Estación Espacial, y después ensayar instalando una base en la Luna. Al terminar todo esto, las personas y la tecnología podrían estar listas para iniciar el viaje.

2.  Una nave espacial adecuada. Hasta ahora, sólo han llegado a Marte sondas y naves interplanetarias medianas, sin embargo, para una primera misión tripulada se necesitaría una nave lo suficientemente grande que albergue a un equipo humano y al equipo tecnológico necesario para permanecer un par de años en ese planeta. Además, deberá ser capaz de regresar a la Tierra, ocupando alrededor de 240 días por cada viaje. Ninguna nave tripulada ha llegado tan lejos… vaya, ni siquiera se ha alejado mucho de la órbita terrestre. Por ejemplo, la estación espacial está apenas a unos 400 kilómetros por encima del suelo.

3. El combustible. La nave que lleve a Marte a la primera tripulación necesitará combustible con el objetivo de recorrer esa distancia, además de que debe ser suficiente para despegar dos veces y frenar al menos una vez. Además, necesitaría almacenarlo y mantenerlo durante un par de años en condiciones diferentes a la de las de la Tierra. Eso sin contar oxígeno y otros elementos. La energía nuclear es una opción, aunque hoy se experimentan varias alternativas.

4. Tecnología para llevar. Se necesitará llevar herramientas y materiales suficientes para establecerse en Marte por una temporada, por lo que tecnologías como las impresoras 3D podrían aprovecharse con el propósito de fabricarlos en el lugar. Además, el análisis de datos y la nube serán de vital importancia para elevar al máximo la misión. Los robots también serán vitales si se desea cumplir con todas estas tareas y ayudar a actividades como el despegue del viaje de regreso a casa.

4. Un traje espacial. Vivir una larga temporada en Marte con trajes espaciales como los actuales sería algo incómodo, ya que gran parte del trabajo que harán los astronautas se realizará en exteriores. Deben prever cosas como la radiación o la gravedad, además de ser utilizados varias veces y permitir libertad de movimiento.

5.  Alimentación. Será difícil llevar alimentos y agua para toda la misión, por lo que se deberá estudiar la opción de producirlos allá. Como en la película The Martian, donde el protagonista arma su propio huerto, deberán utilizar técnicas como la hidroponía en vez de usar el suelo marciano a fin de sembrar alimentos. El agua también se deberá producir en Marte en un laboratorio, algo similar a lo que ya se hace en la estación espacial, aunque a mucho menor escala.

6. Dinero. La misión requerirá fondos suficientes que la garanticen de principio a fin. Sería muy peligroso que a la mitad de esta se acaben los recursos o algún político decida cancelarla. Además, se deben considerar los avances tecnológicos para incorporarlos poco a poco, lo cual también suele costar mucho dinero. Tan sólo llevar al hombre a la Luna, en los 60, le costó a Estados Unidos 20 400 millones de dólares de los de entonces, que equivaldrían a unos 114 500 millones de dólares de hoy. El amor por Marte es caro, pues.

Carlos Tomasini

Periodista independiente, estudió en la UNAM y la Ibero, colabora en diversos medios digitales e impresos y maneja una amplia variedad de temas

@carlostomasini

COMENTARIOS


FACEBOOK

MÁS POPULARES


MÁS HISTORIAS


Amantes del teatro

Con una nueva sede y más de 40 puestas en escena, que abordan des...


#EsDiscriminación

Acéptalo, tienes un yo discriminatorio bien arraigado en el subco...


Luther King: el hombre que puso a soñar al mundo

Decir que fue uno de los mayores defensores de los derechos civil...


“No le deseo sentir a nadie un desprecio por su color de pie...

Uno de los miedos más presentes que puede tener una persona inmig...


Otros mundos simbólicos posibles para Palestina

Las y los jóvenes de Palestina se informan y comunican entre sí,...


Jazz: la banda sonora de la integración

Muchos músicos usan su talento y su arte como medios para expresa...


CLIMAX

Gaspar Noé nos presenta un viaje alucinante, incómodo, perturbado...


Tecnología para la paz

El área de oportunidad para utilizar la tecnología con el fin de ...


Memoria de mi infancia

Para escribir El nervio principal, Daniel Saldaña París recurrió ...


Un ritmo multi-cultural

Surgió en Jamaica, pero la música, como las personas, viaja por t...


El paraíso de las ratas

Para Luigi Amara era importante plasmar una historia que hablara ...


Un voto para los juguetes tradicionales

Olvídate de juegos electrónicos costosos y aparatos digitales. Es...


Realidad virtual al estilo Zaha Hadid

El Museo Universitario de Arte Contemporáneo presenta una origina...


Somos una amenaza

Existen más de 200 000 reservas naturales alrededor del mundo –ju...


El parque de la esquina

¿Cuándo fue la última vez que visitaste un parque? Con el paso de...


El arte también es cosa de juego

En este paraíso de los coleccionistas cada juguete y artículo exh...


Recorre el mundo, conoce sus parques

Si lo tuyo es la naturaleza, grandes paisajes, bosques y montañas...


Quiero ser surfista

De niño no medía el peligro: qué importaba jugar con el agua trat...


Mi parque ideal

Los parques de diversiones forman parte de los recuerdos más feli...


Un personaje a la medida

Joaquín Cosío explora en Belzebuth un terreno poco explorado y di...


Lo más esperado en la gran pantalla este 2019

No es sorpresa, 2019 será nodal para Marvel y su cine. Todo indic...


Lo mejor está por venir

El 2018 fue un año lleno de trabajo para Manolo Caro: dirigió la ...


De baño en baño

No es la primera vez que Por Piedad Teatro monta Los baños, del d...


Roma, más que una colonia

Una de las joyas de la Ciudad de México, sobrevive entre recuerdo...


Un futuro de científicas

Los papás y las mamás pueden ayudar a eliminar los estereotipos q...


Tecnología para una nueva era

Cada año hay un nuevo modelo de celular, o una pantalla con mejor...


Caminar más por la Ciudad

De algo estoy seguro, no soy una persona que tenga propósitos al ...


A salvar el planeta

Cuando te comas las doce uvas, recuerda guardar una para prometer...


Adiós lonjitas

Con el paso del tiempo, me di cuenta de que ya no puedo entrarle ...


Reencauzar el agua

Este 2019, el cuidado del agua debe ser una verdadera prioridad. ...


Feliz Año Nuevo… ¡sustentable!

Todo es abundancia en estas fiestas; se derrocha amor y felicidad...


Lo mejor del cine de 2018

Como marca la tradición, en CAMBIO hicimos el conteo anual de las...


Playlist: un recuento musical del 2018

10 canciones para recordar lo que fue el 2018 y las historias que...


Floshic: consumo responsable a la moda

Paula Montoya es la creadora de una aplicación que funge como red...


Las colectoras de residuos

Alejandra y Lizeth renunciaron a sus trabajos para fundar Ecolana...


Las bailarinas de paz

Desmoronar ideas arraigadas sobre la violencia 
de género es posi...


Los neta-
artistas

Bajo la consigna de que cualquiera puede ser artista, un grupo de...


Los poliamorosos

En la Argentina, hay dos organizaciones que impulsan el debate so...


Los ciclistas de sueños

Somos una familia y trabajamos para construir una ciudad más huma...


Los jardineros de la ciudad

Con el paso de los años, las zonas urbanizadas han fracturado el ...


Las guardianas del bosque

Cuando apenas tenía 25 años, Lucía llegó a Amanalco. Su pasión po...


Los captadores de agua

Si vives en la Ciudad de México, seguro te ha tocado al menos que...


Los rescatistas de arrecifes

¿De qué hablas con tus amigos en una tarde de calor y cervezas? T...


Las coleccionistas de mezclilla

Inspiradas por la tradición de las abuelas que con hilo, aguja y ...


Los rescatistas de colmenas

Con la idea de patrocinar una “vivienda” para abejas, hace cinco ...


Los agricultores mayas

¿Sabías que Tulum y su identidad podrían recuperarse gracias a la...


Los ingenieros del orden

Carlos Gershenson diseñó el sistema probado en el metro Balderas ...


Los aprendices del código

Como un modelo disruptivo que invierte en el talento y apuesta po...


Los robots ingeniosos

Con la intención de llevar la robótica al alcance de todos, José ...


"Yo no soy racista, pero...": 6 mitos sobre las personas mig...

Argumentos que se repiten, no porque sean ciertos, sino porque se...


“La cultura no es una cosa fifí”: Daniel Giménez Cacho

De concretarse el recorte de más de 500 millones de pesos al sect...


Pequeños viajeros

Los niños y las niñas son las personas más vulnerables a la hora ...


Un sueño de verano

Durante la universidad, era común ver a mis amigos pasar sus vaca...


Dulce tradición

En Tlaquepaque, una familia que se dedica únicamente a vender dul...


Sopa de migrantes

En toda América, de norte a sur, somos una sopa de migrantes; una...


Ser o no ser… del pueblo

Luego de que fueron desalojados del inmueble en la colonia Condes...


¿Qué culpa tengo yo?

La migración venezolana ya es “la peor de la historia latinoameri...


Los pollitos dicen 
pío, pío

En Estados Unidos, un país donde habitan 42 millones de personas ...


Un himno de justicia

La Unesco declaró Patrimonio Inmaterial de la Humanidad al reggae...


Marea sin fin

Aunque los centroamericanos han migrado desde hace varias décadas...


Teatro privilegiado

De acuerdo con Maya Zapata, hoy en día las puestas en escena se d...


Pájaros de verano

Ciro Guerra nuevamente hace ruido con su más reciente película, y...


Esto le costaría a México la censura de una red social por u...

Aunque estas prácticas de censura parecen lejanas, en 2018 se cal...


¿Y los derechos humanos, señor presidente?

No cabe duda de que el nuevo gobierno recibió un país en números ...


Nación desconectada

Mientras que tú pides la cena por Uber Eats, hay un montón de gen...


‘Pues si no te gusta, vete en taxi’

La CNDH establece que el derecho a la movilidad es un deber del E...


Todos somos personas

Oliver Jeffers escribe una carta a su hijo recién nacido. Quiere ...


Los niños y niñas no son el futuro, son el presente

Será en 2019 cuando la Convención sobre los Derechos del Niño cum...


La inestabilidad del planeta

El cambio climático ha demostrado, en los últimos años, todo su p...


Historias de injusticia

La escritora Dacia Maraini estuvo recluida por dos años en un cam...


Acusada

Gonzalo Tobal dirige una cinta que genera el debate y despierta u...


Suspensión de derechos

Organismos internacionales lo confirman: Venezuela vive una crisi...


No te preocupes, no irá lejos 

Postrado en una silla de ruedas, con una tremenda frustración y u...


La genialidad del ballet

Regresa El cascanueces, el espectáculo de la Compañía Nacional 
d...


No todos los héroes llevan capa

Graciela no se asumía como defensora de los derechos humanos, per...


"Roma": la experiencia humana es una misma

El Centro de Cultura Digital proyectará "Roma" de Alfonso Cuarón ...


Necesitamos que más personas con discapacidad diseñen tecnol...

Tenemos drones, tenemos vehículos autónomos y tecnología que prác...


Un ritmo diferente

La vida de Ricardo y Víctor dio un giro luego de dos sucesos ines...


Capacidad es ser diferentes

Les presento a un hombre que todos los días sale a ganarse la vid...


Materia pendiente

El gobierno que recién concluyó no sólo dejó de lado las discapac...


Ganar a ciegas

Jessica es atleta de alto rendimiento, también canta, tiene un di...


Música social

Jesse Baez es un tipo alto y relajado, no se preocupa por sus det...


Tecnología: más que una moda, debe ayudar

Tener acceso a las tecnologías es una manera 
de superar las desv...


Ilusionista profesional

El cine, la literatura y la televisión han provocado que cada vez...


Central de murales

Desde agosto de 2017 que comenzó este proyecto, suman ya 56 mural...


Rodando hacia ti

Un guion que a primera vista pareciera irreverente e irrespetuoso...


El mal querer

Con tan sólo 25 años, Rosalía se metió en todas las conversacione...


Rodar y volar

Somos una familia y trabajamos para construir una ciudad más huma...


Carta a otra mujer que me ataca

“Entre nosotras podemos destrozarnos, pero jamás nos haremos daño...


El costo de ser acosada sexualmente en el trabajo

El acoso u hostigamiento en el ámbito laboral contra las mujeres ...


El amor de la audiencia

Roger Waters ha tomado a México como uno de sus lugares obligados...


Danzas 
para la paz

Desmoronar ideas arraigadas sobre la violencia 
de género es posi...


No estás sola

El 35 % de las mujeres en el mundo ha sufrido algún tipo de viole...


Atadas por dinero

Pertenecen a distintos niveles socioeconómicos y educativos. Dent...


Vallarta en Azul

En una onda bien golosa, el chef Joel Ornelas prepara los platill...


Somos todo aquello

Desde la caída del Ángel de la Independencia hasta fotos inéditas...


WiFi Ralph

Los directores Phil Johnston y Rich Moore lo vuelven a hacer: tra...


Aliados

Para plantear caminos y transitar hacia mejores condiciones libre...


Búnker antistalkers

De acuerdo con un estudio del 2016 del Instituto Nacional de las ...


Abuso normalizado

La violencia psicológica que se ejerce cuando hay abuso sexual es...


#CuandoDicen
TodasJuntas

¿Qué hace una mujer que recorre el mundo con sus palabras? Porque...


Otra vez a brindar con extraños

Los hombres no tienen permitido mostrar sus emociones en público,...


Me llamo ____ y soy adicto a la tecnología

¿Sientes que el corazón se te detiene durante unos segundos si so...


El humo blanco también mata

Repasamos los riesgos de fumar con cigarro electrónico, para que ...


Dormir hasta la muerte

Mi doctor me recetó alprazolam para calmar mi ansiedad. La dosis ...


Puentes culturales

Son ya más de 10 ediciones del Festival Internacional de Escritor...


Con alma y corazón

Quizás no imaginemos a Bárbara en otro papel que no sea el de Ros...


Cinco personajes, una actriz

A Eréndira Ibarra el teatro le da la oportunidad de buscar camino...


¿Sigues ahí? Lo adictivo de lo virtual

¿No es una droga aquella que te provoca un bienestar momentáneo d...


A bailar y cantar

Consolidado ya como uno de los eventos más importantes de América...


Narcos: México

Al tope de sus habilidades, Diego Luna interpreta con gran solven...


El último cigarrillo

 Nariño fumó durante 50 años hasta que le dio un infarto. Hoy, al...


El padre de los dioses comunes

Stan Lee estuvo ahí antes que tú, que tus padres y quizás incluso...


Romper con el alcohol

En México, el alcohol mata a más personas que el narcotráfico: 24...


Hecho en casa

Ellas decidieron dar un giro a su vida. Comenzaron a buscar produ...


El crédito eterno

Natalia sacó su primer tarjeta con un tope de 2000 pesos, pasó la...


La maldita obsolescencia programada

Hoy en día la humanidad tiene que pensar en cómo alargar la vida ...


Arriba del ring

Luego de su paso por el Festival Internacional de Morelia, llega ...


Una guitarra, un dragón y Led Zeppelin

Jimmy Page tenía el sonido de Led Zeppelin antes de que existiera...


¿De verdad lo necesitas?

Aquí te dejamos nueve tips que te ayudarán a comprar de manera in...


No me puedo resistir a las compras

El fin de semana más capitalista ha llegado, y aunque no deberías...


Ropa sin caducidad

Este proyecto busca darle una alternativa a la gente para que com...


Caminatas feministas

Platicar de frente con Vivian Gornick (1935) es una experiencia e...


First Man

Damien Chazelle filma una película, no sobre una misión espacial,...


Vehículos autónomos: diseñando ciudades para el futuro

Suena disparatado, pero compartir un auto entre varios pasajeros ...


Tres estampas de un ícono

 A 45 años de su muerte, el comediante Germán Valdés sigue siendo...


Reconstruir una nación

Un país como Venezuela, donde todos los días aparece un problema ...


Una apuesta por la arquitectura para sanar

El entorno puede influir drásticamente en el bienestar de una per...


El trazo perfecto

Su traza urbana podría funcionar hasta nuestros días como un mode...


Música, maestro

Morelia ahora le abre la puerta a la música, y es que este 9 de n...


Realidad Virtual: Una dimensión para soñar

Steven Spielberg no está tan equivocado en cómo plantea el futuro...


Tecnología a nuestro servicio 

La relación entre la tecnología y los seres humanos se está reinv...


Crímenes por resolver

Canal Once produce una original serie de suspenso, protagonizada ...


Bohemian Rhapsody

Bryan Singer dirige una biopic absolutamente convencional que nar...


Playlist: 10 canciones para #DíaDeMuertos

Desde el son regional, hasta el pop mexicano: un repaso por la ce...


Ser bruja está de moda

Ser bruja está de moda, aún cuando siglos atrás esto significaba ...


La historia
 de un hit sin igual

“Despacito”, la canción más gigante del reggaetón, fue un parteag...


PUNTOS DE VENTA



Capital Media
Capital Coahuila
Capital Hidalgo
Capital Querétaro
Capital Michoacán
Capital Edo. de Méx.
Capital Oaxaca
Capital Puebla
Capital Quintana Roo
Capital Morelos
Capital Jalisco
Capital Veracruz
Capital México
Capital Mujer
Reporte Índigo
Estadio Deportes
The News
Efekto
Green TV
Radio Capital
PirataFM
Capital Máxima
Capital FM


CAMBIO

es una marca registrada de Capital Media

Dirección: Montes Urales No. 425 Col. Lomas de Chapultepec México, Distrito Federal, C.P. 11000 Teléfono: (55) 30 99 3000

NEWSLETTER

* Campos requeridos