Revista Cambio
Cultura · Economía · Política · Periodismo inspirado en ti Martes 21 de Enero 2020

El bono al descanso

Los felinos y los diputados tenemos muchas cosas en común: nos gusta descansar, dormir, comer y la buena vida...
26 de Diciembre 2016
DharmaQueen-1
DharmaQueen-1

Los felinos y los diputados tenemos muchas cosas en común: nos gusta descansar, dormir, comer y la buena vida, pero aun así hay diferencias que nos separan, más allá de la especie.

Mucho se dice que los gatos no hacemos nada, que somos una especie que duerme 16 horas diarias y que básicamente somos un tipo de “parásitos” que nos dedicamos a descansar, comer y mandar.

Probablemente es cierto, la diferencia es que quien nos da esa vida de reyes lo hace por gusto y no contra su voluntad. ¿A qué viene eso? Bueno, ni más ni menos que al bono navideño de 150 000 pesos que se aprobaron los diputados federales justo un día antes de la entrega del aguinaldo.

Ese dinero, que recibieron bajo la etiqueta “atención legislativa”, se suma a los 450 00 pesos que les tocan “de ley” por las fechas decembrinas.

Así, la vida de un diputado bien podría compararse con la de cualquier felino de casa. ¿Cuántas fotografías, escenas, videos virales, etc., etc., hemos visto a lo largo de estos años con los legisladores dormidos en plena sesión?, ni hablar de esas imágenes en las que se les oberva mientras atacan ferozmente algún tipo de alimento en sus curules, y si a mandar nos vamos, bueno, sobran los ejemplos de leidis y lores diputados.

Todo lo anterior me hace concluir que es muy probable que exista una relación muy estrecha entre su especie y la nuestra, pero también hay diferencias.

Como lo dije, los gatos, aquellos que tenemos la fortuna de contar con un hogar, nos damos vida de reyes porque alguien eligió darnos esos privilegios y no porque alguien votó por nosotros en una elección.

Es decir, no vivimos de los impuestos de millones de personas, solo de los ingresos personales de una. El haber sido electo por el pueblo, no le da a nadie el derecho de apropiarse de los recursos de la gente, y en época de austeridad y de apretarse el cinturón, como ya nos han dicho tantas veces, aprobarse un bono extraordinario suena a burla.

¿Cómo van a explicar que se aprobaron un bono por “atención legislativa” –por hacer su trabajo– cuando tenemos un presupuesto para el próximo año que contempla fuertes recortes a salud, educación y agricultura?, ¿no saben ler?

Los gatos solemos ser ventajosos, y mucho, pero nuestras acciones no dejan a niños sin comer por recortes a los programas sociales, no dejan a miles de personas incomunicadas porque no hubo presupuesto para construir la carretera, ni a mujeres indígenas que tienen que caminar kilómetros para recibir atención médica.

Todavía no olvido que hace dos años le pusieron impuestos a mi comida y eso sí es personal, porque desde entonces como croqueta más corriente, ¿para eso sirvió lo recaudado?, ¿para pagar su bono?

 

Dharmatip:

Una cosa es el humor negro y otra el cinismo, pero hay momentos en los que ni uno ni otro son buenos, así que mejor no hay que ir por la vida tratando de hacerse el chistoso.

@dharmaqueen1

Más sobre


Recientes