Revista Cambio
Cultura · Economía · Política · Periodismo inspirado en ti Miércoles 19 de Enero 2022

¡Hazte un tatuaje!

26 de Noviembre 2017
Vanesa Rodríguez
Vanesa Rodríguez

POR VANESA RODRÍGUEZ*

A muchas personas les sorprende que una de las técnicas que he llegado a recomendar en las asesorías sea hacerse un tatuaje –para cambiar su forma de pensar, arreglar un mal momento, mejorar o desarrollar su autoestima, o buscar un nuevo horizonte.

Pero todo tiene una razón. La mente “actúa” en abstracto, además de que es dispersa, y por eso hay que concentrarla. Para ello es posible utilizar los símbolos, pues representan una conexión con uno mismo. Recomiendo los tatuajes porque apoyan a la persona en el proceso de transformación de sus emociones negativas mediante pensamientos positivos, ya que nuestra mente a veces requiere estos reforzamientos a fin de adquirir seguridad.

También representan un arte que ayuda a que reconozcas que la(s) palabra(s) o imagen(es) define algún momento o recuerdo de tu vida, además de ser un mensaje trascendental.

Recuerdo a alguien que después de su divorcio acudió a mí con el propósito de que la asesorara sobre cómo https://essaysbuy.net/custom-writing-service essays-buy.com essays-buy.com desconectarse emocionalmente de la relación, y comprender que la vida amorosa no acaba por este duelo. Era importante entonces hacerle saber que ese momento representaba una oportunidad de redescubrirse y redescubrir el amor de pareja, además era necesario fortalecer su autoestima porque también se había quedado sin empleo.

Como ejercicio le propuse que buscará imágenes o palabras que representarán para ella la felicidad –las palabras fueron faith / love y un corazón. Cuando llegó con sus imágenes le pregunté “¿qué te parece si te las tatúas?”. Al principio se sorprendió porque muchas personas aún piensan que “tatuarse es de vándalos”. Lo cierto es que ella ahora tiene cinco tatuajes, una nueva pareja y un buen empleo.

Estaba algo preocupada –quizá tú también– sobre cuál sería la reacción en el mundo laboral o empresarial. Le referí que los tatuajes son un asunto privado, que legalmente pertenecen a los derechos individuales, por lo tanto nadie la podía discriminar para darle un trabajo por estar tatuada.

En la época actual es más factible llevarlos e incluso presumirlos si eres artista, pero en ámbitos tradicionales, como el sector financiero, legal o médico, como era su caso, aún son mal vistos. Si te ocurre algo parecido, es importante destacar tu talento, porque el tatuaje no define tu grado de profesionalismo, sino un momento de tu vida. Y si te cuestionan, coméntales la gran historia que te motivó a ponértelo.

Por si te lo preguntabas, yo tengo un tatuaje –una llave conectada con el infinito– que representa mi trascendencia en este plano. ¿Y tú? Cuéntame la historia de tu tatuaje.

*Maestra en resolución de conflictos

@e_bei

Recientes