Revista Cambio
Cultura · Economía · Política · Periodismo inspirado en ti Viernes 29 de Mayo 2020

La Guarida Nacional: Michoacán

12 de Febrero 2020
CULTURA
CULTURA

Primera concesión a una televisora comunitaria

Por Carlos Padilla Ríos

[El director de la revista de comunicación Zócalo, con este apunte histórico, también da comienzo a su participación periodística en esta sección cultural con noticias que gravitan alrededor de los diversos medios informativos…]

 

Michoacán, 12 de febrero (Notimex).― Desde hace más de medio siglo, los purépechas del municipio de Purépero de Echáiz, Michoacán, ejercen su derecho a la información, primero, a través de su estación de radio y ahora, a partir del pasado diciembre, hacen historia, al lograr la primera concesión para una televisora comunitaria en México. 

      La televisora trabajará con un transmisor de 50 watts de potencia, con un alcance de 25 kilómetros en línea recta. La adquisición del transmisor y del equipo técnico fue posible por los donativos que realizó la comunidad migrante de purépechas radicados en ciudades de Estados Unidos y por el trabajo voluntario de habitantes de ese municipio.

 

Una comunidad migrante

El inicio de transmisiones regulares de la emisora, ocurrirá más allá del segundo semestre de 2020, porque se deberá cumplir con un periodo de pruebas por 180 días, a partir del 1 de mayo próximo.

      Para cubrir las necesidades de comunicación de los habitantes del municipio de Purépero, enclavado en el noroeste de esta entidad michoacana, no se necesitó de permisos o concesiones de la burocracia reguladora. El aprovechamiento de los medios de comunicación por los habitantes de Purépero de Echáiz se remonta a mediados del siglo pasado, primero en la radio y en los últimos años en la televisión comunitaria.

      ―Ya tenemos casi 20 años con la televisión comunitaria (sin permiso ni concesión hasta diciembre pasado). Nuestro municipio ha tenido medios de comunicación desde 1949. Es indispensable, porque somos un municipio migrante. Somos una comunidad migrante 100 por ciento, muchos por necesidad, otros por conocer la cultura, pero somos migrantes. En mi caso, somos 12 en la familia y nueve se encuentran en Estados Unidos y tres estamos en México. Ahora lo que pretendemos con la televisión comunitaria es difundir, visual y auditivamente, todo lo que necesitan nuestras comunidades indígenas ―revela Bruno Francisco Salazar Chávez, presidente de la Asociación Civil Cháiz 88 y director de la radio Echáiz.

      Tienen “una relación muy íntima con las comunidades indígenas”:

      ―Estamos en la región cañada y en la ciénega, donde se realizan muchos eventos. Nosotros transmitimos en vivo de 7 de la mañana a 11 de la noche. Siempre tenemos personas que están al tanto por si se ofrece alguna emergencia o servicio comunitario que inmediatamente difundimos. Durante la transmisión informamos del servicio en los consulados mexicanos en Estados Unidos por si alguna persona es detenida sepa qué hacer. Cuando vienen los paisanos de Estados Unidos en caravanas, en junio o diciembre, les sugerimos que se vengan juntos y se protejan en el camino ―agrega Salazar Chávez.

 

Clases de purépecha e inglés

En diciembre pasado la asociación civil Televisión Comunitaria Echáiz AC recibió la concesión para la televisora comunitaria de Purépero luego de tres años de trámites y el cumplimiento de requisitos legales.

      ―Ahora, con la nueva ley de telecomunicaciones, se puede tener la concesión de uso social comunitario indígena. A lo largo de cuatro generaciones, se demandaron los permisos, ahora concesiones ―recuerda, Salazar Chávez, quien adelanta que los contenidos de la televisora estarán dedicados al servicio a la comunidad, además transmitirá clases de purépecha e inglés.

      Entre productores y directivos de radios comunitarias, el otorgamiento de la primera concesión a una televisora comunitaria, además de representar un hecho histórico, será una guía para otras colectividades que pretendan incursionar en proyectos similares.

      Héctor Gamero, representante de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (AMARC), Sección México, organización a la que pertenece Radio Echáiz, se congratula por la entrega de la primera concesión a una televisora comunitaria:

      ―Lo vemos como una culminación de esfuerzos y como un estímulo para todos nuestros compañeros porque si el colectivo Cháiz de Purépero lo logró, los demás podemos hacerlo. Es un aliciente muy fuerte para el trabajo que realizamos con nuestros contenidos en radio y televisión. El compañero Bruno va a ser escuela para los demás.

NTX/CPR/VRP/JC

Recientes