Una carrera por ayudar

“Siéntete orgulloso de estar aquí, ayudando”, fueron las palabras que un militar le ofreció a un adolescente que se cuestionaba si su ayuda tras el sismo sería determinante para salvar vidas

por Revista Cambio

25 de Septiembre 2017

Foto Revista Cambio

Por David Santa Cruz

Minutos después del sismo del 19 de septiembre de 2017, vi a varios albañiles en la colonia Del Valle aferrados a la parte superior de las columnas que recién construían, y de las que no tuvieron tiempo de bajar. Pálidos todavía, eran auxiliados por su compañeros. Desde la comodidad del taxi en marcha, les grité: “¡Muchachos, ya se les enchuecó la obra!”, y con la sencillez de su sonrisa les regresó el color al rostro.

Diez minutos después estaría con esos mismos hombres removiendo escombro y apuntalando muros para que los rescatistas hicieran su trabajo.

A menos de 200 metros de esa obra, sobre la avenida Gabriel Mancera esquina con Escocia, un edificio de cinco pisos se había derrumbado, y al fondo de la segunda calle lo que había sido un inmueble de ocho pisos apenas superaba los tres niveles. Una mujer llamó mi atención, iba enfundada en un lujoso abrigo verde bandera, algo raro dado el calor de esa tarde, pero seguramente se lo puso porque le estorbaba para cargar los bloques de cemento y los ladrillos que removía junto con otras personas, con el propósito de liberar a un hombre atrapado totalmente entre los escombros.

En las calles, una centena de personas ya se organizaba con la finalidad de ayudar en lo que se pudiera. Algunos pasaban de largo asustados, otros más miraban como no creyéndolo. Dos horas antes, habíamos hecho un simulacro en toda la ciudad, como cada 19 de septiembre desde el terremoto de 1985 que devastó la capital.

Mi generación y las posteriores crecimos practicando simulacros y repitiendo el lema: “No grito, no corro, no empujo”. Aprendimos a organizar brigadas en las escuelas y en los trabajos, a ubicar nuestros puntos de reunión y zonas seguras. Sin embargo, hasta este nuevo 19 de septiembre no habíamos vuelto a ver los edificios caer de manera masiva en la Ciudad de México. Los terremotos eran un mito y los temblores apenas un divertimento capitalino para demostrar lo bien que nos salían los simulacros, aunque no participáramos en ellos.

Ver reducidos a escombros esos dos gigantes nos devolvieron a la realidad. Los primeros en actuar fueron las decenas de albañiles que en esa zona construyen edificios nuevos, tomaron su herramienta y junto con los policías empezaron a buscar gente y remover escombros. Los que llegábamos nos íbamos sumando. Si algo hemos aprendido en esta ciudad es que las primeras horas después de un derrumbe son cruciales.

Una hora después, cientos de mujeres y hombres removíamos escombro, repartíamos comida, llevábamos agua, dábamos órdenes y las obedecíamos, todos con la misma jerarquía, la de aquel que quiere ayudar. Cada que se escuchaba a un posible sobreviviente, venía el silencio, aunque nadie se detenía, todos sacaban kilos de escombro de los dos edificios caídos.

Cuando por fin se lograba el rescate, se hacía una pausa, luego los aplausos y gritos de victoria se escuchaban entre los que para la segunda hora ya superaban el millar de personas. Los gestos de cansancio entonces se transformaban. Quienes estaban cerca de la camilla que circulaba rumbo a la ambulancia alentaban a quienes iban en ellas. Incluso con los dos cuerpos inertes que rescatamos, nos dábamos ánimos entre nosotros y a los paramédicos, convencidos de que para los familiares recuperar los restos es un alivio que resarce en algo su dolor.

A las seis de la tarde llegó la Marina, más desorganizada que los voluntarios. Trataba de acordonar todo a los gritos: que no grabáramos, que nos hiciéramos a un lado, que sólo estorbábamos… era indignante. Mientras ellos esperaban órdenes, nosotros habíamos rescatado a casi 20 personas y dos perros. Nos replegamos pero no cedimos, después de todo ¿qué carajos es un marino desnudo y sin armas?

Minutos después se sumó el Ejército, no venía a mandar sino a ayudar. Poco a poco tomaron el control de las cosas y organizaron a quienes se ponían en sus manos. Tras cada persona que tomaba un descanso se sumaba otra: bomberos, paramédicos, rescatistas y voluntarios seguían llegando, cada uno hacía lo que podía o creía necesario. Las cadenas humanas crecían junto con la esperanza y el orgullo.

—¿Crees que encontremos más gente viva? –preguntaba preocupado un adolescente de brazos flacos y rostro aniñado a uno de los militares con los que compartía fila para sacar escombro.

— Eso no lo sabemos, pero siéntete orgulloso de estar aquí, ayudando, porque eso nadie te lo va a quitar –respondió el militar y siguió cargando cosas.

La piel se me enchinó y hasta me pareció ver que los demás voluntarios que escucharon eso se erguían y sacaban el pecho, a pesar de que los brazos dolían y las piernas temblaban. Nadie se quedaba atrás. Claro que no faltaron los hombres con aspiración de héroes que intentaban darse a notar a toda costa o que trataban de mandar a las mujeres a cocinar o a repartir tapabocas, hombres que habían llegado tarde y no sabían que siete horas antes había una decena de ellas al pie de los gigantes caídos, con las manos desnudas cargaban bloques de escombro, organizaban el rescate y alentaban a todos los demás con su ejemplo, porque como dirían los zapatistas: “Donde una mujer avanza no hay hombre que retroceda”.

Poco a poco llegaron camiones, trascabos, palas mecánicas y más especialistas, pero también gente con ropa, mantas, medicinas y alimentos. Sí, se enchinaba la piel cuando veías a alguien ayudar a su compañero a colocarse el tapabocas o sostener al que ya no podía más. A veces uno no podía hacer más que rezar tomándole la mano a una madre temblorosa que se negaba a dejar la zona hasta que no encontraran a sus dos hijos vivos o muertos, o aquel que le daba aliento a los vecinos de la zona y hasta les ofrecía llevarse a su casa a quienes lo habían perdido todo.

SOBRE RUEDAS

El caos del miércoles era predecible desde la noche anterior. Todos querían ayudar, y en algún momento sobraban manos que terminaban por congestionar las zonas de riesgo. Los autos de quienes llegaban a ofrecer apoyo impedían la entrada de las ambulancias, y los automovilistas intentaban llegar a su casa a como diera lugar, incluso algunos vecinos tuvieron que acordonar los carriles confinados del trolebús para que pudieran circular los servicios de emergencia y algunos estuvieron a punto de ser arrollados por taxistas y microbuseros que les aventaron las unidades en su afán cotidiano de violar las leyes.

La mañana del miércoles, cientos de autos saturaban las inmediaciones de las colonias más afectadas, entre brigadistas, gente que iba a donar en especie y aquellos que –nadie los culpe– solo querían llegar a su trabajo; obstaculizaban incluso a los militares y demás cuerpos de ayuda, volviendo angustiante y desesperado el sonido de las sirenas. A las ocho de la mañana era claro que la mejor forma de transportar la ayuda era en moto y en bicicleta. Así que decidí sumarme y pedalear.

A diferencia de otras áreas donde la ayuda derivaba en desorden, tanto motociclistas como ciclistas hace años estamos organizados, ya sea de manera lúdica o para exigir nuestro derecho a transitar, incluso tenemos grupos, códigos en común y liderazgos claros. Además la mayoría estamos acostumbrados a lidiar con el tráfico de esta ciudad, y un gran grupo lo componen los mensajeros y repartidores.

Aquí el apoyo fue diferente y nos dimos cuenta de que las necesidades cambiaban en cuestión de minutos. La respuesta de la gente era avasalladora y la comunicación entre centros de acopio se hizo vital; nosotros nos convertimos en verdaderos mensajeros. En cada cargamento llevábamos noticias y solicitudes que ante la saturación de las líneas celulares se volvían indispensables.

En mi caso decidí salir únicamente dos horas, con la finalidad de repartir comida. No descansé sino hasta la noche, pues a cada lugar que llegábamos nos pedían ir a un nuevo sitio, había que llevar pañales, comida para mascotas, medicinas e implementos médicos, tortas y sandwiches: todo lo que cupiera en nuestras mochilas y lo que nuestras rodillas resistieran.

No éramos sólo nacionales, había decenas de extranjeros durante ambos días. Nadie pensaba en sí mismo sino en los demás, en que hay gente sufriendo y hay que ayudarla, en que como hace 32 años había que apoyar con lo que se pudiera, así fuera con una sonrisa, un aplauso, una botella de agua o una palmada en la espalda.

COMENTARIOS


FACEBOOK

MÁS POPULARES


MÁS HISTORIAS


Amantes del teatro

Con una nueva sede y más de 40 puestas en escena, que abordan des...


#EsDiscriminación

Acéptalo, tienes un yo discriminatorio bien arraigado en el subco...


Luther King: el hombre que puso a soñar al mundo

Decir que fue uno de los mayores defensores de los derechos civil...


“No le deseo sentir a nadie un desprecio por su color de pie...

Uno de los miedos más presentes que puede tener una persona inmig...


Otros mundos simbólicos posibles para Palestina

Las y los jóvenes de Palestina se informan y comunican entre sí,...


Jazz: la banda sonora de la integración

Muchos músicos usan su talento y su arte como medios para expresa...


Tecnología para la paz

El área de oportunidad para utilizar la tecnología con el fin de ...


Memoria de mi infancia

Para escribir El nervio principal, Daniel Saldaña París recurrió ...


El paraíso de las ratas

Para Luigi Amara era importante plasmar una historia que hablara ...


Un voto para los juguetes tradicionales

Olvídate de juegos electrónicos costosos y aparatos digitales. Es...


Realidad virtual al estilo Zaha Hadid

El Museo Universitario de Arte Contemporáneo presenta una origina...


Somos una amenaza

Existen más de 200 000 reservas naturales alrededor del mundo –ju...


El parque de la esquina

¿Cuándo fue la última vez que visitaste un parque? Con el paso de...


El arte también es cosa de juego

En este paraíso de los coleccionistas cada juguete y artículo exh...


Recorre el mundo, conoce sus parques

Si lo tuyo es la naturaleza, grandes paisajes, bosques y montañas...


Quiero ser surfista

De niño no medía el peligro: qué importaba jugar con el agua trat...


Mi parque ideal

Los parques de diversiones forman parte de los recuerdos más feli...


Lo mejor está por venir

El 2018 fue un año lleno de trabajo para Manolo Caro: dirigió la ...


De baño en baño

No es la primera vez que Por Piedad Teatro monta Los baños, del d...


Un futuro de científicas

Los papás y las mamás pueden ayudar a eliminar los estereotipos q...


Tecnología para una nueva era

Cada año hay un nuevo modelo de celular, o una pantalla con mejor...


Caminar más por la Ciudad

De algo estoy seguro, no soy una persona que tenga propósitos al ...


A salvar el planeta

Cuando te comas las doce uvas, recuerda guardar una para prometer...


Adiós lonjitas

Con el paso del tiempo, me di cuenta de que ya no puedo entrarle ...


Reencauzar el agua

Este 2019, el cuidado del agua debe ser una verdadera prioridad. ...


Feliz Año Nuevo… ¡sustentable!

Todo es abundancia en estas fiestas; se derrocha amor y felicidad...


Floshic: consumo responsable a la moda

Paula Montoya es la creadora de una aplicación que funge como red...


Las colectoras de residuos

Alejandra y Lizeth renunciaron a sus trabajos para fundar Ecolana...


Las bailarinas de paz

Desmoronar ideas arraigadas sobre la violencia 
de género es posi...


Los neta-
artistas

Bajo la consigna de que cualquiera puede ser artista, un grupo de...


Los poliamorosos

En la Argentina, hay dos organizaciones que impulsan el debate so...


Los ciclistas de sueños

Somos una familia y trabajamos para construir una ciudad más huma...


Los jardineros de la ciudad

Con el paso de los años, las zonas urbanizadas han fracturado el ...


Las guardianas del bosque

Cuando apenas tenía 25 años, Lucía llegó a Amanalco. Su pasión po...


Los captadores de agua

Si vives en la Ciudad de México, seguro te ha tocado al menos que...


Los rescatistas de arrecifes

¿De qué hablas con tus amigos en una tarde de calor y cervezas? T...


Las coleccionistas de mezclilla

Inspiradas por la tradición de las abuelas que con hilo, aguja y ...


Los rescatistas de colmenas

Con la idea de patrocinar una “vivienda” para abejas, hace cinco ...


Los agricultores mayas

¿Sabías que Tulum y su identidad podrían recuperarse gracias a la...


Los ingenieros del orden

Carlos Gershenson diseñó el sistema probado en el metro Balderas ...


Los aprendices del código

Como un modelo disruptivo que invierte en el talento y apuesta po...


Los robots ingeniosos

Con la intención de llevar la robótica al alcance de todos, José ...


"Yo no soy racista, pero...": 6 mitos sobre las personas mig...

Argumentos que se repiten, no porque sean ciertos, sino porque se...


“La cultura no es una cosa fifí”: Daniel Giménez Cacho

De concretarse el recorte de más de 500 millones de pesos al sect...


Pequeños viajeros

Los niños y las niñas son las personas más vulnerables a la hora ...


Un sueño de verano

Durante la universidad, era común ver a mis amigos pasar sus vaca...


Sopa de migrantes

En toda América, de norte a sur, somos una sopa de migrantes; una...


Ser o no ser… del pueblo

Luego de que fueron desalojados del inmueble en la colonia Condes...


¿Qué culpa tengo yo?

La migración venezolana ya es “la peor de la historia latinoameri...


Los pollitos dicen 
pío, pío

En Estados Unidos, un país donde habitan 42 millones de personas ...


Un himno de justicia

La Unesco declaró Patrimonio Inmaterial de la Humanidad al reggae...


Marea sin fin

Aunque los centroamericanos han migrado desde hace varias décadas...


Teatro privilegiado

De acuerdo con Maya Zapata, hoy en día las puestas en escena se d...


Esto le costaría a México la censura de una red social por u...

Aunque estas prácticas de censura parecen lejanas, en 2018 se cal...


¿Y los derechos humanos, señor presidente?

No cabe duda de que el nuevo gobierno recibió un país en números ...


Nación desconectada

Mientras que tú pides la cena por Uber Eats, hay un montón de gen...


‘Pues si no te gusta, vete en taxi’

La CNDH establece que el derecho a la movilidad es un deber del E...


Todos somos personas

Oliver Jeffers escribe una carta a su hijo recién nacido. Quiere ...


Los niños y niñas no son el futuro, son el presente

Será en 2019 cuando la Convención sobre los Derechos del Niño cum...


La inestabilidad del planeta

El cambio climático ha demostrado, en los últimos años, todo su p...


Historias de injusticia

La escritora Dacia Maraini estuvo recluida por dos años en un cam...


Suspensión de derechos

Organismos internacionales lo confirman: Venezuela vive una crisi...


La genialidad del ballet

Regresa El cascanueces, el espectáculo de la Compañía Nacional 
d...


No todos los héroes llevan capa

Graciela no se asumía como defensora de los derechos humanos, per...


Necesitamos que más personas con discapacidad diseñen tecnol...

Tenemos drones, tenemos vehículos autónomos y tecnología que prác...


Un ritmo diferente

La vida de Ricardo y Víctor dio un giro luego de dos sucesos ines...


Capacidad es ser diferentes

Les presento a un hombre que todos los días sale a ganarse la vid...


Materia pendiente

El gobierno que recién concluyó no sólo dejó de lado las discapac...


Ganar a ciegas

Jessica es atleta de alto rendimiento, también canta, tiene un di...


Tecnología: más que una moda, debe ayudar

Tener acceso a las tecnologías es una manera 
de superar las desv...


Ilusionista profesional

El cine, la literatura y la televisión han provocado que cada vez...


Rodar y volar

Somos una familia y trabajamos para construir una ciudad más huma...


El costo de ser acosada sexualmente en el trabajo

El acoso u hostigamiento en el ámbito laboral contra las mujeres ...


El amor de la audiencia

Roger Waters ha tomado a México como uno de sus lugares obligados...


Danzas 
para la paz

Desmoronar ideas arraigadas sobre la violencia 
de género es posi...


No estás sola

El 35 % de las mujeres en el mundo ha sufrido algún tipo de viole...


Atadas por dinero

Pertenecen a distintos niveles socioeconómicos y educativos. Dent...


Vallarta en Azul

En una onda bien golosa, el chef Joel Ornelas prepara los platill...


Somos todo aquello

Desde la caída del Ángel de la Independencia hasta fotos inéditas...


Aliados

Para plantear caminos y transitar hacia mejores condiciones libre...


Búnker antistalkers

De acuerdo con un estudio del 2016 del Instituto Nacional de las ...


Abuso normalizado

La violencia psicológica que se ejerce cuando hay abuso sexual es...


#CuandoDicen
TodasJuntas

¿Qué hace una mujer que recorre el mundo con sus palabras? Porque...


Otra vez a brindar con extraños

Los hombres no tienen permitido mostrar sus emociones en público,...


Me llamo ____ y soy adicto a la tecnología

¿Sientes que el corazón se te detiene durante unos segundos si so...


El humo blanco también mata

Repasamos los riesgos de fumar con cigarro electrónico, para que ...


Dormir hasta la muerte

Mi doctor me recetó alprazolam para calmar mi ansiedad. La dosis ...


Puentes culturales

Son ya más de 10 ediciones del Festival Internacional de Escritor...


Con alma y corazón

Quizás no imaginemos a Bárbara en otro papel que no sea el de Ros...


Cinco personajes, una actriz

A Eréndira Ibarra el teatro le da la oportunidad de buscar camino...


¿Sigues ahí? Lo adictivo de lo virtual

¿No es una droga aquella que te provoca un bienestar momentáneo d...


A bailar y cantar

Consolidado ya como uno de los eventos más importantes de América...


El último cigarrillo

 Nariño fumó durante 50 años hasta que le dio un infarto. Hoy, al...


El padre de los dioses comunes

Stan Lee estuvo ahí antes que tú, que tus padres y quizás incluso...


Romper con el alcohol

En México, el alcohol mata a más personas que el narcotráfico: 24...


Hecho en casa

Ellas decidieron dar un giro a su vida. Comenzaron a buscar produ...


El crédito eterno

Natalia sacó su primer tarjeta con un tope de 2000 pesos, pasó la...


La maldita obsolescencia programada

Hoy en día la humanidad tiene que pensar en cómo alargar la vida ...


¿De verdad lo necesitas?

Aquí te dejamos nueve tips que te ayudarán a comprar de manera in...


No me puedo resistir a las compras

El fin de semana más capitalista ha llegado, y aunque no deberías...


Ropa sin caducidad

Este proyecto busca darle una alternativa a la gente para que com...


Caminatas feministas

Platicar de frente con Vivian Gornick (1935) es una experiencia e...


Vehículos autónomos: diseñando ciudades para el futuro

Suena disparatado, pero compartir un auto entre varios pasajeros ...


Reconstruir una nación

Un país como Venezuela, donde todos los días aparece un problema ...


Una apuesta por la arquitectura para sanar

El entorno puede influir drásticamente en el bienestar de una per...


El trazo perfecto

Su traza urbana podría funcionar hasta nuestros días como un mode...


Música, maestro

Morelia ahora le abre la puerta a la música, y es que este 9 de n...


Realidad Virtual: Una dimensión para soñar

Steven Spielberg no está tan equivocado en cómo plantea el futuro...


Tecnología a nuestro servicio 

La relación entre la tecnología y los seres humanos se está reinv...


Playlist: 10 canciones para #DíaDeMuertos

Desde el son regional, hasta el pop mexicano: un repaso por la ce...


Ser bruja está de moda

Ser bruja está de moda, aún cuando siglos atrás esto significaba ...


La historia
 de un hit sin igual

“Despacito”, la canción más gigante del reggaetón, fue un parteag...


Adictos a Remedios

Para cerrar el año, el Museo de Arte Moderno de la Ciudad de Méxi...


Música sin límites

Con 20 años de trayectoria, el cantautor argentino Luciano Pereyr...


Los sonidos de México

La nueva aplicación digital que presentó la Fonoteca Nacional ayu...


Transformando la manera de contar historias

En una época donde ya casi nadie consume contenidos 
de la misma ...


Zabaleta descubre el lado pícaro de Mozart

La soprano participará en el espectáculo monumental Por siempre A...


Una herramienta social

El documental, ese género cinematográfico que se encarga de repre...


Compartiendo historias en diferentes latitudes

Desde su origen, el Reto DocsMX se ha encargado de impulsar la pr...


9 canciones para la fauna que nada nos ha hecho

Bomba Estéreo, Caifanes, Caloncho, El Tri y más en esta playlist ...


A la mierda el foro

¿Qué bien puede hacer al país cerrar espacios culturales? Esta se...


Al rescate de los murales

Lo que sería el recinto más lujoso y exclusivo de la Ciudad de Mé...


Un delirio de película

El cine actual es inestable, cae en la exageración y abusa de la ...


Detalles del arte

En plena era digital, los museos comienzan a trabajar para atraer...


Reinventarse o morir

Ahora trabajan sin animales y apuestan por el talento humano, sin...


Playlist: 9 canciones dedicadas a los árboles

¿Una playlist para los árboles? Solo en CAMBIO.


La Ciudad de México está lista para DocsMX

El 70 % de los documentales que participarán en esta edición del ...


Al fondo de McCartney

Philip Norman decidió dejar las diferencias atrás y pidió la auto...


Queremos más ciudades verdes

Hay muchas ciudades alrededor del mundo que están invirtiendo en ...


Playlist: 10 canciones para la reconstrucción

No, no pusimos "Cuando pase el temblor"...


La agenda del planeta 

Alán González no dudó ni un minuto en tomar la única cámara que g...


"El terremoto sacó lo mejor de nosotros": Mon Laferte

El martes 19 de septiembre de 2017, la cantante chilena tenía tre...


Mujeres ingobernables

Isabel Aerenlund, además de producir cine y teatro, también actúa...


Ellas en la programación: desmitificando nuestro género con ...

Como pasa con el código binario, el mundo establecido por los hom...


Una canción por la libertad sexual

En las primeras décadas del siglo XX, la música fue la protagonis...


Un circo desenchufado

Quince rolas que “amarraron chido” fueron suficientes para confor...


Subió la cerveza, también los conciertos

¿Cómo ha afectado la devaluación de nuestra moneda nuestros jóven...


Un gran monstruo

Inició como un festival pequeño lleno de aspiraciones; 17 años de...


Playlist: ¿y la distancia le ganó al amor?

10 canciones para no deprimirte por el hecho de que solo el 6% de...


Conectados para ayudar

Imagina que te preocupa mucho la situación del mundo, pero miras ...


Cuando todo sale mal

Irene Azuela regresa al teatro con La obra que sale mal, una come...


Música y sonidos en la era del sharing

Desde la época de los mecenas y las contrataciones de músicos por...


Te rastrean, quieras o no

El gran hermano es cosa del pasado, ahora es tu celular, con ayud...


Baila electrocumbia en el viejo continente

El mexicano Memo Pimiento tiene un objetivo: transmitir alegría y...


El estilo libre de Chéjov

El español Paul Viejo pasó más de cuatro años leyendo minuciosame...


El poder de la música

Para quienes padecen trastornos como Parkinson, Asperger o Touret...


Campeón sin límites

Hace 12 años, el argentino Juan María Nimo sufrió un accidente en...


No estamos solas

La Mala Rodríguez está por sacar un nuevo disco, y para ello comi...


Cuando dos mundos colapsan

Silvia Navarro y Osvaldo Benavides ya están sobre el escenario pa...


Aborto seguirá en la agenda política de Argentina para "rell...

Una buena parte del Senado y la Cámara de Diputados estarían de a...


El "atentado" a Nicolás Maduro en Caracas y las 3 maneras de...

Tres claves para entender el futuro de Venezuela después de la ex...


Esculturas de basura

La artista Angela Haseltine Pozzi quiere crear conciencia de todo...


¿Por qué usamos popotes en el Siglo XXI?

Hace tres años, un video en el que se ve a un equipo de investiga...


Somos marea, tormenta y torrente

Somos un océano que mueve la música; lo que guía y manda en las a...


Las app que me salvaron en Europa

¿Puede la tecnología ayudarte a organizar 
tus travesías en el vi...


Una nación tradicional

En un país como Bulgaria –ha sido repetidamente conquistado a lo ...


Vive la experiencia

Los hoteles y las empresas que ofrecen alojamientos en casas part...


Alegría sonora

En la era del streaming, las endorfinas pueden armonizar con los ...


Atracción musical

De madre afroamericana y padre mexicano, Miguel Jontel Pimentel y...


Playlist: los ritmos de la ciudad

10 canciones que van desde la queja, a la felicidad, a la introsp...


#Fotogalería El triunfo de Francia en México, en París, en R...

La historia francesa de 1998 casi se repite: una selección que pr...


Larga vida al vaquero

Inspiradas por la tradición de las abuelas que con hilo, aguja y ...


Playlist: voy a proteger mi casa

10 canciones que van dedicadas al lugar que habitamos y que está ...



Capital Media
Capital Coahuila
Capital Hidalgo
Capital Querétaro
Capital Michoacán
Capital Edo. de Méx.
Capital Oaxaca
Capital Puebla
Capital Quintana Roo
Capital Morelos
Capital Jalisco
Capital Veracruz
Capital México
Capital Mujer
Reporte Índigo
Estadio Deportes
The News
Efekto
Green TV
Radio Capital
PirataFM
Capital Máxima
Capital FM


CAMBIO

es una marca registrada de Capital Media

Dirección: Montes Urales No. 425 Col. Lomas de Chapultepec México, Distrito Federal, C.P. 11000 Teléfono: (55) 30 99 3000

NEWSLETTER

* Campos requeridos