Revista Cambio
Cultura · Economía · Política · Periodismo inspirado en ti Martes 28 de Enero 2020

El show del medio tiempo (I)

10 de Enero 2019
No disponible
No disponible

Desde que la NFL realizó la primera edición del Super Bowl en enero de 1967, en el estadio Los Ángeles Memorial Coliseum, donde los Empacadores de Green Bay se impusieron a los Jefes de Kansas City, se ha hecho una tradición que durante el medio tiempo del partido haya un espectáculo que no sólo entretenga a los espectadores y televidentes, sino que también ayude a calmar los nervios y ánimos de los amantes del futbol americano.

En ese primer Super Bowl se presentó la banda sinfónica de la Universidad de Arizona, que estuvo acompañada del trompetista Al Jumbo Hirt. A partir de entonces el entretiempo de los juegos han sido amenizados por orquestas locales y bandas universitarias o de guerra, con el plus de algún músico o cantante de jazz, entre los que podría encontrarse el propio Jumbo Hirt, el percusionista Lionel Hampton, el saxofonista Woody Herman o la extraordinaria intérprete Ella Fitzgerald, quien cautivó a propios y extraños en el Super Bowl VI, realizado en el estadio Tulane, de la ciudad de Nueva Orleans.

Con el tiempo, y gracias a la fuerza de las transmisiones televisivas, se realizaron algunas modificaciones en estos espectáculos. Las bandas estudiantiles y el jazz se sustituyeron por números musicales más visuales, modernos y atractivos para los televidentes, como los que ofrecía la compañía Up With People (conocida en muchos países de habla hispana como Viva la Gente), la cual se presentó en varias ediciones.

Incluso, en una ocasión, cuando el Super Bowl XXI se realizó en el estadio Rose Bowl, en Pasadena, California, en enero de 1987, el show del medio tiempo estuvo conformado por las botargas del parque de diversiones Disneyland junto con los veteranos actores George Burns y Mickey Rooney.

Unos años más tarde, en 1991, los productores del espectáculo buscaron la manera de internacionalizarlo y llamaron al grupo juvenil de moda en muchas partes del mundo: New Kids on the Block. A pesar de que con ellos el playback fue más que evidente y que también se hicieron acompañar por las botargas de Disney, los niveles de audiencia subieron de manera impresionante. Ya no había duda, ese era el camino que había que seguir.

Sin embargo, el que para muchos fue el gran parteaguas en estos eventos llegaría el 31 de enero de 1993  –nuevamente en el Rose Bowl–, con la presentación de Michael Jackson, quien realizó un impresionante espectáculo de luz y sonido que hasta la fecha se sigue comentando y es considerado uno de los mejores en la historia de la NFL.

A partir de entonces –con el patrocinio y apoyo en la producción de la compañía refresquera Pepsi–, ha habido una avalancha de grupos y celebridades de primer nivel, entre las que se encuentran Madonna, U2, Rolling Stones, The Who, Aerosmith, Paul McCartney, Prince, Phil Collins, Britney Spears, Black Eyed Peas, Tom Petty and the Heartbreakers, Bruce Springsteen, Beyonce, Bruno Mars, Gloria Estefan, Sting, Janet Jackson, Justin Timberlake, Diana Ross, Coldplay, Katy Perry, Red Hot Chili Peppers y Lady Gaga, sólo por mencionar algunos nombres.

Es tal la importancia que ha tomado el espectáculo del medio tiempo del Super Bowl en nuestros días, que saber quién o quiénes lo amenizarán resulta casi tan importante como conocer el nombre de los equipos que disputarán el trofeo Vince Lombardi.

El próximo domingo 3 de febrero se realizará la edición LIII del partido más esperado de la temporada de la NFL, y el show del medio tiempo correrá a cargo del grupo Maroon 5, pero bien podría convertirse en uno de los más polémicos de la historia pues, por principio de cuentas, ellos no eran la primera opción para estar ahí. 

*Periodista especializado en cultura.

@rogersegoviano

Recientes