Mundo

Jazz: la banda sonora de la integración

Muchos músicos usan su talento y su arte como medios para expresar la injusticia, el dolor, la ira que significan la segregación y el racismo

por Sebastián Serrano

12 de Enero 2019

Foto Revista Cambio

Nueva Orleans era el enclave perfecto para que se gestara el jazz. En un inicio colonia española; luego, en manos de los franceses, puerto en contacto constante con el Caribe, las Antillas y el Golfo de México; era una mezcla de culturas y diversidad.

Los domingos, en su día de descanso, los esclavos se reunían en Congo Square con el objetivo de tocar en los diferentes tambores los ritmos de las regiones de África de donde eran originarios, así refrescaban mitos, danzas e historias. Tan pronto se abolió la esclavitud en Estados Unidos, en estos encuentros se empezaron a utilizar instrumentos de viento de las bandas militares, como el trombón, la corneta y el clarinete, y se fueron conformando orquesta más animadas para los bailes y las fiestas de los pueblos.

El jazz se fue forjando y enriqueciendo en los caminos y las carreteras de los Estados Unidos; divulgando en los espectáculos ambulantes, alimentando las fiestas nocturnas en cantinas y cabarets.

Estas bandas ambulantes tomaban melodías populares, baladas y música de salón de origen europeo. Los intérpretes no tenían partituras, ni sabían leerlas, así que se aprendían las melodías de oído y luego improvisaban con tonadas alegres y sueltas. Los principales elementos eran la improvisación y la espontaneidad, así como el juego con la superposición de diferentes ritmos, lo que le daba intensidad emocional a su música.

Por lo general, las canciones utilizaban una estructura de diálogo –de llamada y respuesta, siguiendo el estilo de los campos de trabajo–, en donde una voz guía (el clarinete) dirigía los movimientos y la música, y un coro (corneta, trombón, tuba) le respondía. También la música estaba fuertemente alimentada por el blues, ese lamento enraizado en la esclavitud, que es una queja contra la segregación y la injusticia. Además es un exorcismo contra la mala suerte y el mal de amores; y un acto de catarsis, de rebelión ante las imposiciones occidentales y los valores religiosos de la autoridad que los había sometido. Aunque también era una excusa para burlarse de la vida y hacer albures con connotaciones sexuales.

Surcando el Mississippi en barcos de vapor, estas orquestas itinerantes empezaron a viajar hacia las ciudades del norte, más frías e industrializadas, en donde había dinero y necesidad de diversión. Así empezó, tocando su corneta, uno de los íconos más emblemáticos del jazz: Luis Armstrong.

Una de las principales ciudades nacientes en donde fue recibida la nueva música para animar los bailes, los clubes nocturnos y burdeles fue Chicago, en una época en la que también llegaban inmigrantes que escapaban de las hambrunas europeas (irlandeses, polacos, rusos, italianos, húngaros y judíos). Eran minorías que también estaban segregadas y que aportaron nuevos ingredientes al naciente jazz: otros instrumentos como la trompeta y el saxofón, así como canciones tradicionales y populares europeas, aderezadas con elementos de música clásica.

En las principales ciudades de Estados Unidos, se dio una interacción dinámica y una fusión entre las tradiciones musicales africanas y europeas. Los músicos negros aprendían y tocaban las canciones populares europeas con el fin de utilizar melodías más apetecibles para el público con más dinero, y los músicos de origen europeo absorbieron los estilos africanos más rítmicos y con mayor swing. De este modo se forjó el ADN mestizo del jazz; diverso y múltiple. Entre la tradición y la ruptura, se generó una música integrada por todas las culturas y clases sociales.

El jazz fue la música que puso a bailar a gran parte del mundo en el periodo entre las dos guerras mundiales, durante la década de 1920 gracias a los discos y el fonógrafo, que permitieron expandir la música por América y Europa. Y durante la gran crisis económica, por medio de la radio que llevó a que se hiciera muy popular, se podía escuchar a las estrellas del momento en directo desde cualquier lugar, lo que permitió que el público se aficionara. Así se generó el estilo de jazz más popular, el swing, alrededor del cual se organizaron orquestas numerosas animadas por cantantes, e incluso un tipo de baile que permitió popularizar la música y que llegó al público blanco.

Se caen las estrellas

A finales de la Segunda Guerra Mundial, a un lado de Manhattan, en pleno Nueva York, florecieron los clubes de la calle 52, amparados por las luces de neón que brillaban a un lado y otro de la calle. Se trataba de espacios pequeños ubicados en los sótanos de los edificios de ladrillo, demasiado pequeños para albergar a grandes orquestas que ya no eran rentables, en gran parte debido a que habían aumentado los impuestos para pagar la guerra. Esto llevó a que se crearan pequeños combos compuestos por dos instrumentos líderes, por lo general el saxofón y la trompeta, acompañados por una batería que hacía cambio de ritmo, y un bajo caminante que era el encargado de mantener el tempo.

Una generación de músicos jóvenes, con una mente rápida, una gran capacidad de improvisación y una necesidad de ruptura, quebraron de tajo el corsé estilístico y recatado del swing y le devolvieron al jazz sus elementos originarios de improvisación y ritmos variados. Mediante el saxofón dinámico y de fuego de Charlie Parker y la trompeta veloz y alegre de Dizzy Gillespie, nació el bebop, un jazz que rompía con los estándares de velocidad del momento.

Así fue como el jazz moderno entró con todo su poder. Está música que no podía ser bailada se alejó de las masas, pero empezó a ser seguida por gente que buscaba retos sonoros. Los músicos de jazz dejaron de ser artistas de variedades y entretenimiento para ser músicos profesionales que tocaban en clubes. Sin embargo, el racismo se manifestaba en las calles de las grandes ciudades, en donde los músicos negros tenían que entrar por la puerta de atrás y a quienes les pagaban una miseria por su trabajo; eran víctimas fáciles de la droga y prácticamente vivían en la miseria. Y si llegaban a atravesar Dixie line (la línea que separaba el sur y el norte de los Estados Unidos), se encontraban de lleno con la segregación y el racismo.

Romper la barrera

A finales del siglo XIX en el sur agrícola de los Estados Unidos se instauró una ley que promovía la segregación racial –con el tristemente famoso “iguales pero separados”–, a partir de la cual se forjó una política que promovía la segregación de razas, en donde se dividieron los espacios que ocupaban hombres blancos y negros.

En los restaurantes, bares e incluso en el transporte tenías que ocupar un lugar diferente según el color de tu piel. También los barrios, escuelas y hospitales estaban separados; a las personas de piel morena se les pagaban menos y no podían asistir a las universidades. Se promovió la creación de movimientos radicales como el Ku Klux Klan, y se desvaloró la vida de los hombres de raza negra, que eran tratados como inferiores y en algunos casos eran asesinados de forma impune. En el caso de la música, los negros no podían tocar ante un público blanco, y no podían existir orquestas con personal que tuviera las dos “razas”.

Esto llevó a que entre 1955 y 1968 se creara el Movimiento por los Derechos Civiles, una lucha larga y principalmente no violenta, para terminar con la segregación racial y extender el acceso pleno a los derechos civiles y la igualdad ante la ley a los grupos que no los tenían, principalmente los ciudadanos negros pero también las mujeres. Consiguieron su principal victoria en 1964, cuando el presidente de Estados Unidos John F. Kennedy firmó una ley de igualdad que acababa con la segregación, y permitía a los negros vivir en igualdad de derechos. Sin embargo, la implementación de estas medidas tardó varios años, lo cual generó revueltas y procesos legales largos y complejos. La situación llegó a su máximo punto de tensión en 1968 con el asesinato de Martin Luther King.

Por eso cuando iniciaron los movimientos contra el racismo y la segregación a lo largo del sur de los Estados Unidos, muchos músicos de jazz se adhirieron a ellos, y su música fue tomando tintes más intensos. Las baterías golpeaban con más fuerza, los saxofones chillaban con mayor intensidad y las trompetas con sordina dejaban una voz desencantada y ronca. El nuevo ámbito del jazz fue el Greenwich Village, que también era el enclave de la revolución juvenil y de la contracultura, en donde el público por lo general estaba compuesto por poetas, artistas, intelectuales y bohemios, que acudían a escuchar la música.

Fue ahí que el jazz, en plena madurez, dio su salto hacia el abismo para romper con el formalismo de la música melódica europea; quedó libre de toda estructura y se gestó el freejazz, una música en donde cada elemento del conjunto improvisaba, sin seguir una línea melódica ni rítmica. Los músicos avanzaron por su cuenta sin más norma que la atención a una suerte de comunidad emocional, en donde en gran medida se dependía de la capacidad de conectar entre los músicos.

Con un lazo más cercano a la atonalidad africana del blues arcaico que con la vanguardia abstracta europea, el jazz entraba en la línea del arte conceptual y pasaba a ser una música compleja de seguir y de escuchar, prácticamente para oídos expertos o inquietos con la capacidad de comprender el hilo sonoro que los músicos iban generando.

Este desarrollo musical se debió en gran parte a la conciencia que los músicos habían logrado de su talento y de su arte, y conformó un medio en el cual expresar la injusticia, el dolor, la ira que significaba la segregación y el racismo. Algunos músicos incluso se adhirieron a planteamientos cercanos al del Poder Negro, participaron en actuaciones políticas e incluso siguieron vías más radicales como apoyar a los Black Panthers.

Por otra parte, la apertura de las concepciones musicales del freejazz permitió que agregaran elementos de músicas de carácter étnico de origen africano, árabe o incluso hindú. También abrió nuevas puertas a los músicos conceptuales europeos que crearon un desarrollo propio del freejazz.

En la mezcla está el poder

A lo largo de su historia, el jazz ha tenido una constante transfusión de sangre gracias a los ritmos africanos germinados en América Latina, principalmente desde la década de 1950, en gran parte debido al impulso de Dizzy Gillespie, que integró a percusionistas afrocubanos con tambores, congas y timbales. También en los años 60, en esas olas de ida y venida, llego la bossanova brasileña, que en un inicio aportó su tonada melancólica de origen portugués aunque después la influencia se amplió para absorber los ritmos desaforados, africanos y amazónicos de la samba.

A finales de la década de 1960, cuando el jazz parecía enfrascado en la infinidad del freejazz y mientras que el rock iba conquistando cada vez más escenarios y llenaba estadios, en esa curiosidad y búsqueda incesante que caracterizó la carrera de Miles Davis, este decidió aprovechar la inquietud y el talento de un grupo de músicos jóvenes, a los cuales les dio alas con el propósito de que se dieran la oportunidad de utilizar guitarras eléctricas y teclados, abriendo el panorama del jazz para que experimentara con sonidos amplificados y con ritmos populares como el del funk y aderezados con percusiones latinas. Otras experimentaciones, como la Mahavishnu Orchestra, utilizaron la improvisación siguiendo patrones de la música de la India pero con violines, guitarra eléctrica y batería.

De esa forma, con el jazz fusión se abrió la puerta definitiva para que todo el mundo pudiera participar en este maravilloso juego de la improvisación, la integración y la combinación. El jazz pasó de ser un estilo musical a una forma de interpretar la música que se puede acoplar a todos los estilos y escalas del planeta y ser interpretado por músicos de todos los orígenes.

Por eso, el jazz no es sólo una música múltiple y con un gran poder de innovación, es integradora, tergiversadora, siempre renovada y hasta resiliente. A lo largo de su desarrollo ha demostrado su constante asimilación de diversas tendencias musicales y su capacidad de mezclarse con otros géneros y crear nuevos estilos. En gran medida representa la riqueza de la humanidad y su capacidad de mezclar y combinar para llegar a los resultados más variados. Es toda una enseñanza con el fin de que nuestra sociedad globalizada y multicultural comprenda cómo debe asimilar los años que nos quedan por delante, dejando de lado nacionalismos, segregaciones y racismos. Sin lugar a duda, el jazz es la banda sonora de la diversidad y la integración. 

 

Para acercarse al jazz

Principales estilos e intérpretes* (puedes buscarlos en YouTube)

Inicios del jazz (1910-1920)

Hot five y Hot seven (Louis Armstrong), George Gershwin, Art Tatum, Joe King Oliver – Creole Band, Fletcher Henderson Orchestra, Sidney Bechet, Bix Beiderbeck y Frank Trumbauer.

Swing (1920-1940)

Duke Ellington y Count Basie (Orquestas Hot), Glenn Miller y Benny Goodman (Orquestas sweet). Cantantes: Billie Holliday, Ella Fitzgerald y Louis Armstrong. Solistas: Lester Young (saxofón), Coleman Howkins (saxofón), Ben Webster, Louis Armstrong (trompeta).

Inicios del jazz moderno (1940-1950)

• Bebop. Quinteto de Charlie Parker con Miles Davis y Max Roach; Dizzy Gillespie, Thelonious Monk y Charles Mingus.

• Cool jazz. Stan Getz, Gerry Mulligan, Chet Baker y Modern Jazz Quartet. Disco clave: The Birth of the Cool.

• Hard bop. Clifford Brown y Max Roach, Art Blakey and the Jazz Messengers y Miles Davis Quintet y sextet. Disco clave: Kind of Blue.

• Free jazz. Ornette Coleman, Don Cherry y Charlie Haden; Cuarteto de John Coltrane; Archie Shepp Charles Mingus, Eric Dolphy, Albert Ayler, Cecil Taylor, Pharoah Sanders y Art Assemble de Chicago. Discos: The shape of jazz to come, Ornette Coleman. A love supreme, John Coltrane.

• Jazz rock: Miles Davis, Weather Report, Herbie Hancock & Headhunters, Return to Forever, Mahavishnu Orchestra, Chico Hamilton. Discos: Bitches Brew y In a Silent Way de Miles Davies

• Por parte del rock: Blood, Sweat & Tears; Jeff Beck, Frank Zappa, Chicago, Boston.

 

*La lista es larguísima, por ello anotamos sólo algunos recomendados.

Sebastián Serrano

Periodista y emprendedor con experiencia en el sector agua y la captación de lluvia. Muy interesado en temas ambientales, sustentabilidad y lucha frente al cambio climático

@sebss78

COMENTARIOS


FACEBOOK

MÁS POPULARES


MÁS HISTORIAS


Amantes del teatro

Con una nueva sede y más de 40 puestas en escena, que abordan des...


#EsDiscriminación

Acéptalo, tienes un yo discriminatorio bien arraigado en el subco...


Luther King: el hombre que puso a soñar al mundo

Decir que fue uno de los mayores defensores de los derechos civil...


“No le deseo sentir a nadie un desprecio por su color de pie...

Uno de los miedos más presentes que puede tener una persona inmig...


Otros mundos simbólicos posibles para Palestina

Las y los jóvenes de Palestina se informan y comunican entre sí,...


CLIMAX

Gaspar Noé nos presenta un viaje alucinante, incómodo, perturbado...


Tecnología para la paz

El área de oportunidad para utilizar la tecnología con el fin de ...


Memoria de mi infancia

Para escribir El nervio principal, Daniel Saldaña París recurrió ...


Un ritmo multi-cultural

Surgió en Jamaica, pero la música, como las personas, viaja por t...


El paraíso de las ratas

Para Luigi Amara era importante plasmar una historia que hablara ...


Un voto para los juguetes tradicionales

Olvídate de juegos electrónicos costosos y aparatos digitales. Es...


Realidad virtual al estilo Zaha Hadid

El Museo Universitario de Arte Contemporáneo presenta una origina...


Somos una amenaza

Existen más de 200 000 reservas naturales alrededor del mundo –ju...


El parque de la esquina

¿Cuándo fue la última vez que visitaste un parque? Con el paso de...


El arte también es cosa de juego

En este paraíso de los coleccionistas cada juguete y artículo exh...


Recorre el mundo, conoce sus parques

Si lo tuyo es la naturaleza, grandes paisajes, bosques y montañas...


Quiero ser surfista

De niño no medía el peligro: qué importaba jugar con el agua trat...


Mi parque ideal

Los parques de diversiones forman parte de los recuerdos más feli...


Un personaje a la medida

Joaquín Cosío explora en Belzebuth un terreno poco explorado y di...


Lo más esperado en la gran pantalla este 2019

No es sorpresa, 2019 será nodal para Marvel y su cine. Todo indic...


Lo mejor está por venir

El 2018 fue un año lleno de trabajo para Manolo Caro: dirigió la ...


De baño en baño

No es la primera vez que Por Piedad Teatro monta Los baños, del d...


Roma, más que una colonia

Una de las joyas de la Ciudad de México, sobrevive entre recuerdo...


Un futuro de científicas

Los papás y las mamás pueden ayudar a eliminar los estereotipos q...


Tecnología para una nueva era

Cada año hay un nuevo modelo de celular, o una pantalla con mejor...


Caminar más por la Ciudad

De algo estoy seguro, no soy una persona que tenga propósitos al ...


A salvar el planeta

Cuando te comas las doce uvas, recuerda guardar una para prometer...


Adiós lonjitas

Con el paso del tiempo, me di cuenta de que ya no puedo entrarle ...


Reencauzar el agua

Este 2019, el cuidado del agua debe ser una verdadera prioridad. ...


Feliz Año Nuevo… ¡sustentable!

Todo es abundancia en estas fiestas; se derrocha amor y felicidad...


Lo mejor del cine de 2018

Como marca la tradición, en CAMBIO hicimos el conteo anual de las...


Playlist: un recuento musical del 2018

10 canciones para recordar lo que fue el 2018 y las historias que...


Floshic: consumo responsable a la moda

Paula Montoya es la creadora de una aplicación que funge como red...


Las colectoras de residuos

Alejandra y Lizeth renunciaron a sus trabajos para fundar Ecolana...


Las bailarinas de paz

Desmoronar ideas arraigadas sobre la violencia 
de género es posi...


Los neta-
artistas

Bajo la consigna de que cualquiera puede ser artista, un grupo de...


Los poliamorosos

En la Argentina, hay dos organizaciones que impulsan el debate so...


Los ciclistas de sueños

Somos una familia y trabajamos para construir una ciudad más huma...


Los jardineros de la ciudad

Con el paso de los años, las zonas urbanizadas han fracturado el ...


Las guardianas del bosque

Cuando apenas tenía 25 años, Lucía llegó a Amanalco. Su pasión po...


Los captadores de agua

Si vives en la Ciudad de México, seguro te ha tocado al menos que...


Los rescatistas de arrecifes

¿De qué hablas con tus amigos en una tarde de calor y cervezas? T...


Las coleccionistas de mezclilla

Inspiradas por la tradición de las abuelas que con hilo, aguja y ...


Los rescatistas de colmenas

Con la idea de patrocinar una “vivienda” para abejas, hace cinco ...


Los agricultores mayas

¿Sabías que Tulum y su identidad podrían recuperarse gracias a la...


Los ingenieros del orden

Carlos Gershenson diseñó el sistema probado en el metro Balderas ...


Los aprendices del código

Como un modelo disruptivo que invierte en el talento y apuesta po...


Los robots ingeniosos

Con la intención de llevar la robótica al alcance de todos, José ...


"Yo no soy racista, pero...": 6 mitos sobre las personas mig...

Argumentos que se repiten, no porque sean ciertos, sino porque se...


“La cultura no es una cosa fifí”: Daniel Giménez Cacho

De concretarse el recorte de más de 500 millones de pesos al sect...


Pequeños viajeros

Los niños y las niñas son las personas más vulnerables a la hora ...


Un sueño de verano

Durante la universidad, era común ver a mis amigos pasar sus vaca...


Dulce tradición

En Tlaquepaque, una familia que se dedica únicamente a vender dul...


Sopa de migrantes

En toda América, de norte a sur, somos una sopa de migrantes; una...


Ser o no ser… del pueblo

Luego de que fueron desalojados del inmueble en la colonia Condes...


¿Qué culpa tengo yo?

La migración venezolana ya es “la peor de la historia latinoameri...


Los pollitos dicen 
pío, pío

En Estados Unidos, un país donde habitan 42 millones de personas ...


Un himno de justicia

La Unesco declaró Patrimonio Inmaterial de la Humanidad al reggae...


Marea sin fin

Aunque los centroamericanos han migrado desde hace varias décadas...


Teatro privilegiado

De acuerdo con Maya Zapata, hoy en día las puestas en escena se d...


Pájaros de verano

Ciro Guerra nuevamente hace ruido con su más reciente película, y...


Esto le costaría a México la censura de una red social por u...

Aunque estas prácticas de censura parecen lejanas, en 2018 se cal...


¿Y los derechos humanos, señor presidente?

No cabe duda de que el nuevo gobierno recibió un país en números ...


Nación desconectada

Mientras que tú pides la cena por Uber Eats, hay un montón de gen...


‘Pues si no te gusta, vete en taxi’

La CNDH establece que el derecho a la movilidad es un deber del E...


Todos somos personas

Oliver Jeffers escribe una carta a su hijo recién nacido. Quiere ...


Los niños y niñas no son el futuro, son el presente

Será en 2019 cuando la Convención sobre los Derechos del Niño cum...


La inestabilidad del planeta

El cambio climático ha demostrado, en los últimos años, todo su p...


Historias de injusticia

La escritora Dacia Maraini estuvo recluida por dos años en un cam...


Acusada

Gonzalo Tobal dirige una cinta que genera el debate y despierta u...


Suspensión de derechos

Organismos internacionales lo confirman: Venezuela vive una crisi...


No te preocupes, no irá lejos 

Postrado en una silla de ruedas, con una tremenda frustración y u...


La genialidad del ballet

Regresa El cascanueces, el espectáculo de la Compañía Nacional 
d...


No todos los héroes llevan capa

Graciela no se asumía como defensora de los derechos humanos, per...


"Roma": la experiencia humana es una misma

El Centro de Cultura Digital proyectará "Roma" de Alfonso Cuarón ...


Necesitamos que más personas con discapacidad diseñen tecnol...

Tenemos drones, tenemos vehículos autónomos y tecnología que prác...


Un ritmo diferente

La vida de Ricardo y Víctor dio un giro luego de dos sucesos ines...


Capacidad es ser diferentes

Les presento a un hombre que todos los días sale a ganarse la vid...


Materia pendiente

El gobierno que recién concluyó no sólo dejó de lado las discapac...


Ganar a ciegas

Jessica es atleta de alto rendimiento, también canta, tiene un di...


Música social

Jesse Baez es un tipo alto y relajado, no se preocupa por sus det...


Tecnología: más que una moda, debe ayudar

Tener acceso a las tecnologías es una manera 
de superar las desv...


Ilusionista profesional

El cine, la literatura y la televisión han provocado que cada vez...


Central de murales

Desde agosto de 2017 que comenzó este proyecto, suman ya 56 mural...


Rodando hacia ti

Un guion que a primera vista pareciera irreverente e irrespetuoso...


El mal querer

Con tan sólo 25 años, Rosalía se metió en todas las conversacione...


Rodar y volar

Somos una familia y trabajamos para construir una ciudad más huma...


Carta a otra mujer que me ataca

“Entre nosotras podemos destrozarnos, pero jamás nos haremos daño...


El costo de ser acosada sexualmente en el trabajo

El acoso u hostigamiento en el ámbito laboral contra las mujeres ...


El amor de la audiencia

Roger Waters ha tomado a México como uno de sus lugares obligados...


Danzas 
para la paz

Desmoronar ideas arraigadas sobre la violencia 
de género es posi...


No estás sola

El 35 % de las mujeres en el mundo ha sufrido algún tipo de viole...


Atadas por dinero

Pertenecen a distintos niveles socioeconómicos y educativos. Dent...


Vallarta en Azul

En una onda bien golosa, el chef Joel Ornelas prepara los platill...


Somos todo aquello

Desde la caída del Ángel de la Independencia hasta fotos inéditas...


WiFi Ralph

Los directores Phil Johnston y Rich Moore lo vuelven a hacer: tra...


Aliados

Para plantear caminos y transitar hacia mejores condiciones libre...


Búnker antistalkers

De acuerdo con un estudio del 2016 del Instituto Nacional de las ...


Abuso normalizado

La violencia psicológica que se ejerce cuando hay abuso sexual es...


#CuandoDicen
TodasJuntas

¿Qué hace una mujer que recorre el mundo con sus palabras? Porque...


Otra vez a brindar con extraños

Los hombres no tienen permitido mostrar sus emociones en público,...


Me llamo ____ y soy adicto a la tecnología

¿Sientes que el corazón se te detiene durante unos segundos si so...


El humo blanco también mata

Repasamos los riesgos de fumar con cigarro electrónico, para que ...


Dormir hasta la muerte

Mi doctor me recetó alprazolam para calmar mi ansiedad. La dosis ...


Puentes culturales

Son ya más de 10 ediciones del Festival Internacional de Escritor...


Con alma y corazón

Quizás no imaginemos a Bárbara en otro papel que no sea el de Ros...


Cinco personajes, una actriz

A Eréndira Ibarra el teatro le da la oportunidad de buscar camino...


¿Sigues ahí? Lo adictivo de lo virtual

¿No es una droga aquella que te provoca un bienestar momentáneo d...


A bailar y cantar

Consolidado ya como uno de los eventos más importantes de América...


Narcos: México

Al tope de sus habilidades, Diego Luna interpreta con gran solven...


El último cigarrillo

 Nariño fumó durante 50 años hasta que le dio un infarto. Hoy, al...


El padre de los dioses comunes

Stan Lee estuvo ahí antes que tú, que tus padres y quizás incluso...


Romper con el alcohol

En México, el alcohol mata a más personas que el narcotráfico: 24...


Hecho en casa

Ellas decidieron dar un giro a su vida. Comenzaron a buscar produ...


El crédito eterno

Natalia sacó su primer tarjeta con un tope de 2000 pesos, pasó la...


La maldita obsolescencia programada

Hoy en día la humanidad tiene que pensar en cómo alargar la vida ...


Arriba del ring

Luego de su paso por el Festival Internacional de Morelia, llega ...


Una guitarra, un dragón y Led Zeppelin

Jimmy Page tenía el sonido de Led Zeppelin antes de que existiera...


¿De verdad lo necesitas?

Aquí te dejamos nueve tips que te ayudarán a comprar de manera in...


No me puedo resistir a las compras

El fin de semana más capitalista ha llegado, y aunque no deberías...


Ropa sin caducidad

Este proyecto busca darle una alternativa a la gente para que com...


First Man

Damien Chazelle filma una película, no sobre una misión espacial,...


Caminatas feministas

Platicar de frente con Vivian Gornick (1935) es una experiencia e...


Vehículos autónomos: diseñando ciudades para el futuro

Suena disparatado, pero compartir un auto entre varios pasajeros ...


Tres estampas de un ícono

 A 45 años de su muerte, el comediante Germán Valdés sigue siendo...


Reconstruir una nación

Un país como Venezuela, donde todos los días aparece un problema ...


Una apuesta por la arquitectura para sanar

El entorno puede influir drásticamente en el bienestar de una per...


El trazo perfecto

Su traza urbana podría funcionar hasta nuestros días como un mode...


Música, maestro

Morelia ahora le abre la puerta a la música, y es que este 9 de n...


Realidad Virtual: Una dimensión para soñar

Steven Spielberg no está tan equivocado en cómo plantea el futuro...


Tecnología a nuestro servicio 

La relación entre la tecnología y los seres humanos se está reinv...


Crímenes por resolver

Canal Once produce una original serie de suspenso, protagonizada ...


Bohemian Rhapsody

Bryan Singer dirige una biopic absolutamente convencional que nar...


Playlist: 10 canciones para #DíaDeMuertos

Desde el son regional, hasta el pop mexicano: un repaso por la ce...


Ser bruja está de moda

Ser bruja está de moda, aún cuando siglos atrás esto significaba ...


La historia
 de un hit sin igual

“Despacito”, la canción más gigante del reggaetón, fue un parteag...


De brujería y embrujados

En 2016, mientras grababa Treintona, soltera y fantástica, Chava ...


PUNTOS DE VENTA



Capital Media
Capital Coahuila
Capital Hidalgo
Capital Querétaro
Capital Michoacán
Capital Edo. de Méx.
Capital Oaxaca
Capital Puebla
Capital Quintana Roo
Capital Morelos
Capital Jalisco
Capital Veracruz
Capital México
Capital Mujer
Reporte Índigo
Estadio Deportes
The News
Efekto
Green TV
Radio Capital
PirataFM
Capital Máxima
Capital FM


CAMBIO

es una marca registrada de Capital Media

Dirección: Montes Urales No. 425 Col. Lomas de Chapultepec México, Distrito Federal, C.P. 11000 Teléfono: (55) 30 99 3000

NEWSLETTER

* Campos requeridos