Revista Cambio
Cultura · Economía · Política · Periodismo inspirado en ti Martes 14 de Julio 2020

“Ciérrale” no 
es suficiente

18 de Marzo 2018
Vane
Vane

Durante años hemos creído que podemos consumir los recursos naturales sin tener consecuencias, pero así sólo vamos a esperar a que nuestra negligencia acabe con el recurso más vital: el agua.

En días pasados, mientras estaba en el gimnasio, después de terminar mi rutina, ingresé a las duchas. No había pasado ni un minuto cuando escuché a la administradora decir: “Sálganse porque nos quedamos sin agua”. Ante esto, no falto alguien que –además de salir enjabonada– comentó: “Seguramente no pagaron”. Ojalá el problema se solucionara con el pago, pero no, el problema es más grave porque hemos contribuido a la escasez de este líquido mediante acciones como la contaminación, mal uso y consumo excesivo. Este problema afecta a cualquier persona, no importa edad, género o estatus socioeconómico.

Actualmente, la Ciudad de México no cuenta con el abasto suficiente de agua, por el exceso de población, y ponen horarios para cortar el agua. Esto me hizo reflexionar sobre qué tan conscientes estamos de la importancia de cuidarla y de que hay que tomar acciones sustanciales.

¿Te has dado cuenta de que te levantas cada mañana, te diriges al baño, abres la llave y sale el agua? Hemos mecanizado tanto esta acción que vemos el agua como una sustancia común, que siempre estará presente.

Esto me hizo recordar los años ochenta. En ese entonces, el gobierno lanzó la campaña “Amanda, ciérrale” que tenía como objetivo concientizarnos sobre no abusar del agua. Y a todos se nos pegó el “ciérrale”. Es muy grave que no hayamos hecho conciencia ni aprendido la lección, porque aunque hay toda una generación que creció con este tema seguimos contribuyendo a la pérdida de la misma.

Como solución individual realicemos acciones concretas: lávate los dientes con un vaso de agua, no barras con agua, pon una cubeta en la regadera y úsala en el WC, báñate en tres minutos. Aunque todo esto puede ayudar a ahorrar agua, no es suficiente. La solución debe ser colectiva porque a lo mejor aún no vemos el problema en lo inmediato pero ¿qué le vamos a dejar a las generaciones futuras?

Aquí te dejo algunas recomendaciones para hacer conciencia colectiva:

Conmemora haciendo conciencia y un hábito: el día 22 de marzo es el Día Mundial del Agua. En esa fecha, procura utilizar mínimamente el agua e invita a tus familiares y amigos a hacer lo mismo durante 22 días, con la finalidad de que nos acostumbremos a no mecanizar la acción y notemos cuánta agua gastamos. Puedes utilizar un diario donde anotes la cantidad de este líquido que es estrictamente necesaria.

Infórmate: conoce qué están haciendo los organismos y el gobierno. A partir de ello piensa qué puedes hacer o proponer. Por ejemplo, cada año, el Día Mundial del Agua aborda un tema particular; este 2018 el tema es “Nature-based Solutions for Water”, diseñadas, entre otros propósitos, para la seguridad hídrica. ¿Tú qué tema propondrías?

Haz tu propia campaña: porque no podemos dejar esta tarea sólo al gobierno, como sociedad civil podemos sugerir una campaña de concientización. Utilicemos la tecnología y nuestro ingenio.

Políticas de protección: estamos en tiempos electorales, cuestionemos a los candidatos cuál es su propuesta respecto a las políticas públicas para conservar el agua.

Todos estamos involucrados en este tema. No basta con preocuparse, hay que ocuparse. Hagamos conciencia sobre el agua.

*Maestra en resolución de conflictos.

@e_bei

Recientes