Revista Cambio
Cultura · Economía · Política · Periodismo inspirado en ti Domingo 16 de Enero 2022

El viaje que cambia tu vida

07 de Enero 2018
Vane
Vane

POR VANESA RODRÍGUEZ*

En el año 2011, les comenté a varios familiares y amigos que viajaría sola a Europa. Al principio me observaron con cara de sorpresa, acto seguido escuché lo siguiente: “No conoces a nadie, te vas a aburrir”, y pensaron que con dichas frases desistiría de esta aventura. Pero no, yo ya estaba decidida. Busqué una agencia de viajes, ahí me armaron un itinerario con los destinos deseados y así llego el día de subirme al avión; el primer destino era Londres.

Este viaje me ayudó mucho para mi emprendimiento, porque cuando inicias un negocio regularmente lo haces solo, en el camino vas encontrando personas con las que coincides, y parte de esto lo facilitan los viajes que realizas solo, ya que puedes conocer otras formas de pensar y de ser que ayuden en la visión de 
tu negocio.

Cuando quieres dar a conocer tu negocio, lo haces en una primera esfera –familia y amigos–, pero esta fuente pronto se agota, entonces lo tienes que difundir. Sucede lo mismo al viajar por tu cuenta, te animas a presentarte con otros para platicar y en una de esas charlas puedes conocer a quien te puede apoyar, guiar o ser tu futuro cliente. En mi caso, gracias a este viaje y otros más, hoy tengo clientes de diferentes nacionalidades.

No dejes que te limite el miedo de viajar solo, no te escudes en un libro o teléfono, interactúa. Al iniciar una conversación, no utilices el cliché del clima o similares, puedes empezar con “Soy… ¿y tú?”, y de ahí deja que la conversación fluya, porque lo mismo hacemos con nuestros clientes, los dejamos hablar; además, aprende a escuchar los intereses, así la persona se sentirá a gusto y de ahí se pueden generan relaciones de amistad y de negocio duraderas. Si tu limitante es el idioma, que ese sea uno de tus propósitos de año nuevo: aprende el idioma del destino a visitar.

Si no te puedas lanzar a la aventura por falta de elementos que consideras indispensables, como el tiempo y dinero, no caigas en esta encrucijada; recuerda, lo que tienes que tomar es una decisión. Es lo mismo que haces cuando quieres emprender y de origen no cuentas con todo, al principio da miedo porque no sabes si vas a tener éxito, pero si tienes esa “cosquilla” lo tienes que intentar (de lo contrario, te puedes frustrar). Ejemplo de ello es J.K. Rowling, que escribió su mejor idea durante un viaje, y hoy Harry Potter es una marca y no sólo eso, cambió a toda una generación.

Si tu limitante es dinero, debes hacer lo 
siguiente:

Primer paso: decide el destino y haz un presupuesto (cotiza en temporada baja y busca las aplicaciones que dan ofertas seguras).

Segundo paso: considera el porcentaje que vas a destinar para el viaje y el que no puedes gastar (no hacer trampa).

Si tu limitante es el tiempo:

Determina en qué fecha te vas a ir. Hay que programar la mente para que logres el objetivo; aunque no lo creas, las circunstancias se van confabulando.

Tú decides cuánto tiempo quieres estar fuera. Date la oportunidad de viajar solo al destino que tú quieras, hay un mundo que te está esperando.

*Maestra en resolución de conflictos

@e_bei

Recientes