Revista Cambio
Cultura · Economía · Política · Periodismo inspirado en ti Jueves 06 de Agosto 2020

No soy güerita

12 de Enero 2019
No disponible
No disponible

Me gustan los mercados de México, disfruto su folclor, colores y aromas, y me sigo riendo cuando me dicen “güerita”, al menos lo hago hacia mis adentros, no me gustaría que crean que me estoy burlando del “marchante”; simplemente es que me preguntó: ¿güerita de dónde? Soy mestiza y me gusta mi color de piel, me identifico con él, y no, no usaría maquillaje para aclarar mi tono de piel.

En la escala de las seis manitas de
WhatsApp o de emojis en las redes sociales uso la cuarta. Me da risa observar cómo cada quien se asume de una forma distinta, incluso existe un colega que en vez de preocuparse por el género de las palabras prefiere que en sus posteos quepan todos los “colores” de piel. Tal vez hasta aquí el tema pareciera inofensivo o burdo, pero detrás hay factores asociados al racismo.

Incluso respecto a la última Encuesta nacional sobre discriminación (Enadis) 2017, el director del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) dijo que los pueblos indígenas y las etnias afrodescendientes se enfrentan históricamente a desventajas que limitan su acceso a oportunidades y el pleno ejercicio de derechos fundamentales debido al racismo, pues los resultados revelaron que la tonalidad de piel se relaciona con nuestro puesto de trabajo.

Básicamente el tono de piel es un motivo para ser discriminada o discriminado. En contraste, y de acuerdo con la misma encuesta, si sumáramos todas las diferentes tonalidades de piel morena, resulta que más del 88 % de los habitantes de México somos morenas y morenos. ¿Entonces? Creo que mucha de la responsabilidad recae en los medios de comunicación y la publicidad, que día con día contribuyen a reafirmar estereotipos de todo tipo.

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo, ¿no merece un papel más digno, un cuidado más amoroso en vez de maquillaje que aclare el tono de piel? ¿Cómo desarraigar desde nosotros mismos el prejuicio a la gente morena o a la veneración de la gente “güerita”? O mejor dicho, ¿cómo desdibujar nuestras tonalidades de piel en el sentido de no significar más o menos según el color de ella?

Considerando que este número de CAMBIO está enfocado en la pacificación, los derechos civiles, la no violencia ni el odio ni el racismo, podría decir que no soy “güerita”, y mucha de la gente con la que convivo tampoco; sin embargo, hay gente que sí, pero hasta ahora y en mi experiencia entre ciclistas, la única diferencia que percibimos en la pigmentación de nuestra piel es que si no usas bloqueador solar te arderá diferente.  

*Periodista. Autora de Rodada 2.0, marca que celebra la inclusión de la bici como estilo de vida en todas sus modalidades.

@Rodada2Punto0 

Recientes