Revista Cambio
Cultura · Economía · Política · Periodismo inspirado en ti Martes 25 de Enero 2022

¿Tú cómo vas?

11 de Febrero 2018
RICARDOCHAVERO
RICARDOCHAVERO

Cierre de año e inicio de un nuevo ciclo, siempre son buenos momentos para plantearnos qué hacer con nuestros planes, metas y hacia dónde va nuestra vida. Ya vivimos la cuesta de enero, es de especial importancia para quienes nunca saben qué pasa con su dinero. Recordemos que en finanzas, los que no conocemos del interés compuesto, lo pagamos. Los que administramos mal nuestro dinero, se lo damos a ganar a los bancos. De esta forma funciona la gran maquinaria financiera, donde los que entienden el juego del dinero siempre tienen ventaja, y pareciera que hacen trampa con el propósito de estar a la cabeza.

Ya pasó un mes, ¿cómo vas con tus metas financieras? ¿Ya empezaste a ahorrar para el viaje que tanto buscas? ¿Ya pagaste el año completo del gimnasio y ahorraste dinero? –aunque seguramente no fuiste ni un día–. Es curioso cómo los mexicanos creemos que ahorramos dinero cuando pagamos algo. Gastamos y creemos que ahorramos. Es interesante, pero a la vez entendible en una sociedad donde el 0.35 % de la población invierte su dinero y hace filas los 15 de cada mes en la sucursal del banco con la finalidad de sacar su sueldo.

Recordemos que las deudas son un síntoma de una mala planeación financiera, siempre. Siempre que alguien tuvo que pagar una emergencia, fue por mala planeación. Deberíamos tener un fondo de emergencia, justo porque no sabemos cuándo lo podemos necesitar. Usualmente ese es el pretexto para decir por qué estamos en el buró de crédito, sin embargo, olvidamos que emergencias vamos a tener toda la vida.

Otro síntoma de esta enfermedad –llamada mala planeación–, consiste en gastar más de lo que tenemos. El gasto o nivel de vida siempre debería ir de la mano con nuestro nivel de ingreso. No obstante, gran parte de la población ocupa el crédito al consumo de forma aspiracional, con el objetivo de tener cosas o experiencias que no le corresponden a su nivel de gasto. Entonces, vienen las quejas por las inscripciones que son en febrero,–y seguirán siendo en febrero cada año–. Cómo podemos observar, la planeación financiera resuelve muchos males, entre ellos, el estrés que nos genera nuestra pareja irremplazable: el dinero.

Reglas sencillas para seguir nuestras metas: primero, dejarla por escrito. Número dos, el doctor y uno de los grandes exponentes de la economía del comportamiento Dan Ariely habla de que si necesitamos ahorrar, tiene que ser en automático. Los seres humanos no estamos hechos para sacrificar nuestro presente a fin de tener un mejor mañana. Queremos tener todo de forma inmediata. Si tienes una meta para agosto, es importante que tengas en automático una forma de sacar ese dinero de tus manos. De otra manera, nunca estarás dispuesto a sacrificar tu beneficio temporal por el mañana. Tres, es importante que tengas un profesional que te pueda guiar por el mejor camino para lo que estés buscando. Siempre procura que sea un asesor independiente; si trabaja en una sola institución, su recomendación está basada en sus intereses y no en los tuyos.

Ya acabamos el primer mes del 2018, y todas las metas financieras que pensaste para este año deberían tener 8.3 % de avance; si no es así, te va a costar el doble el siguiente mes y tres veces más si planeas empezar en marzo. Hacer un 300 % de esfuerzo por dejar pasar dos meses… es muy poco probable que logres algo. Ponte una meta, compártela a quien más confianza le tengas y mide su progreso.

*Asesor financiero especializado en fintech y coaching financiero.
@networthmx

Recientes